Archivo de la categoría: Funcionamiento interno

¿Puede la actividad en Twitter predecir quienes serán co-portavoces de EQUO?

En anteriores elecciones encontré una fórmula que, aplicada a la actividad en Twitter, aproximaba bastante bien los resultados: “número de interacciones con una candidata + número de personas diferentes que interactuaron con ella + el doble del número de interacciones en las últimas dos semanas”. Para recoger datos en esta campaña he vuelto a usar Tweetbinder, centrándome en las candidatas a co-portavoz y en la actividad alrededor de los hashtags de campaña (#Equo2p0 y #EQUOenAccion).

Aplicando la fórmula el resultado sería que Rosa Martínez y Juantxo Uralde serían elegidos co-portavoces con holgura, y que en el duelo de hashtags ganaría #EQUOenAccion.

¿Sería extrapolable el resultado del hashtag a todas las candidatas del equipo? Para intentar contestar a esta pregunta busco otros datos:

– Número de interacciones de las candidatas bajo el hashtag de su equipo. Si éste fuese el criterio, los elegidos para la CEF serían por este orden: Beatriz del Hoyo, Roberto Carro, Alejandro Aguilar, Pilar Calvo, Jon Ruiz de Infante, Alberto de los Ríos, Pepe Larios, Carmen Molina, Sindo Rubín. Sale una mayoría de #EQUOenAccion (6 contra 3) y para el resto de puestos no tengo datos.

– Número de seguidores de los candidatos en Twitter. Si éste fuese el criterio, serían elegidos por este orden: Mónika Monteagudo, Pepe Larios, Pablo Aldama, Roberto Carro, Alberto de los Ríos, Carmen Ibarlucea, Beatriz del Hoyo, Jon Ruiz de Infante, Antonio Ortiz, Carmen Molina, Mateo Quirós, Alejandro Aguilar, Ana Gallardo, David Marzo. 7 #EQUOenAccion, 5 #Equo2p0 , 2 independientes.

A la falta de datos comparables con otras elecciones hay que añadir otros dos aspectos relevantes:

– El efecto Uralde. Juantxo cuenta con más de 66.000 seguidores, unas 7 veces más que Florent. Debido a su relevancia fuera de la organización sus interacciones pueden no equivaler a apoyos internos, pero no tengo forma de diferenciarlos. La actividad de Juantxo proyecta a todo el equipo #EQUOenAccion, y análogamente la de Rosa y Florent a #Equo2p0, pero no puedo definir hasta qué punto eso se transforma en votos para las candidatas individuales .

– El universo Facebook. Este análisis parte de la premisa de que la realidad se refleja más o menos correctamente en Twitter. Y lo que refleja es una ventaja de #EQUOenAccion. En Facebook, sin embargo, tengo la sensación de que es #Equo2p0 quien tiene ventaja, pero no tengo herramientas que puedan medirlo.

En resumen: muchas incertidumbres. Aplicando la fórmula: Uralde y Martínez repiten, y #EQUOenAccion obtiene mayoría en la CEF. ¡Suerte a todas!

Análisis Tweetbinder de #EQUOenAccion, @juralde y @martasalamanca2
Análisis Tweetbinder de #Equo2p0, @RosaM_Equo y @fmarcellesi

Actualización 06/11:

Aciertos:

  • Rosa y Juantxo elegidos co-portavoces.
  • Rosa elegida con holgura
  • Mayoría de #EquoenAccion sobre #Equo2p0 (7 a 6)
  • Alto número de interacciones correspondido con elección: Beatriz del Hoyo, Alejandro Aguilar,  Pilar Calvo, Pepe Larios.
  • Alto número de seguidores correspondido con elección: Mónika Monteagudo, Pepe Larios, Carmen Ibarlucea, Beatriz del Hoyo, Mateo Quirós, Alejandro Aguilar.

Fallos:

  • Juantxo elegido por la mínima, cuando la estimación era con holgura
  • Alto número de interacciones no correspondido con elección: Roberto Carro, Jon Ruiz de Infante, Alberto de los Ríos, Carmen Molina, Sindo Rubín.
  • Alto número de seguidores no correspondido con elección: Pablo Aldama, Roberto Carro, Alberto de los Ríos, Jon Ruiz de Infante, Antonio Ortiz, Carmen Molina, Ana Gallardo, David Marzo.

Conclusiones:

  • Está bien haber acertado los co-portavoces aunque en el masculino podría haber sido lo contrario.
  • El alto número de interacciones es la base para mis previsiones anteriores. En este caso no ha funcionado bien. Ha predicho 4 y fallado 5; un mono lo hubiese hecho mejor (al azar).
  • El alto número de seguidores NO era parte de la base de mis previsiones anteriores. En este caso predice 6 y falla 8. De nuevo, un mono lo hubiese hecho mejor. (En realidad serían 6 aciertos y 6 fallos, porque le puse más miembros a la CEF de los que realmente tiene).
  • En resumen: el seguimiento en Twitter parece acertar en términos generales y fallar en aspectos concretos.

¿En qué se diferencian #EquoEnAccion de #Equo2p0?

Dentro de 2 semanas Equo celebra su Asamblea Federal. Durante la misma se elegirá la nueva CEF (Comisón Ejecutiva Federal) y los co-portavoces, femenino y masculino como marca la tradición (e ideología) verde.

La votación es individual y preferencial (bajo el sistema del Voto Único Transferible). Pero dos equipos se han organizado para presentarse en conjunto: #Equo2p0, buscando una actualización del partido, liderado por Rosa Martínez y Florent Marcellesi, y #EQUOenAccion, buscando un retorno a los orígenes, liderado por Juantxo Uralde y Marta Santos.

A mi modo de ver hay diferencias muy relevantes entre ambas propuestas. Creo que es necesario que se conozcan, de forma que el voto sea lo más informado posible. Creo que es muy valioso además generar debate sobre las diferencias de planteamientos.

Con la información que tengo ahora mismo creo que hay cuatro grandes diferencias entre ambas candidaturas. ¿Opiniones?

1/4 En el modelo de liderazgo.

Uno más modelo ONG, con un grupo pequeño decidiendo y otro mayor de “activistas” ejecutando sin cuestionar. Con tal confianza en el líder que no se ve necesidad de debate interno. Aprovechando el tirón mediático. Para contrarrestar esta imagen se puede poner al candidato detrás en las fotos y firmar el manifiesto dos personas que no se presentan a co-portavoz.

Otro modelo que, al no haber tenido tirón mediático (hasta ahora) se ha basado en salir a buscar aliados y ganar apoyos persona a persona. Más abierto a lo que la gente proponga y quiera hacer. Un liderazgo construido a base de ir sumando diferentes piezas (feminismo, decrecimiento, animalismo y otras). ¿Será suficiente para ganar la(s) co-portavocía(s)?

Me imagino a mí mismo proponiendo una actividad para EQUO a ambos equipos si fuesen elegidos. Unos me dirían “buena idea, ya lo hacemos nosotros”, y otros “buena idea, hazlo tú y te apoyamos”.

Me pregunto: ¿qué pasará si no ganan? ¿Serán capaces de ponerse al final de la CEF a apoyar, o decidirán irse a su casa?

2/4 En el modelo de ecologismo que proponen

Ambos defienden el “ecologismo político”, pero de forma diferente. Para unos es una idea transversal que toca todas las políticas (una diferencia con el ecologismo social es que el político está abierto a más temas). Para otros está más centrado en las luchas clásicas ecologistas llevadas a las instituciones (el ecologismo político se presenta a las elecciones como tal y el social no).

#EquoenAccion lleva en su mismo nombre una referencia a una de las grandes ONGs ambientales, Ecologistas en Acción. Las luchas en las que el ecologismo social está son en las que Equo se debe centrar: contra el carbón, contra la nuclear, contra la tortura animal, y contra la corrupción como origen de muchos abusos ambientales. Debemos estar en la calle con las ONG y ser su referencia en las instituciones, de la que hasta ahora carecían. “Somos lo que somos”, decía Juantxo hace un par de años, y lo que somos es “ecologistas de corte clásico”. Asumimos ese ideario, no hay que romperse mucho la cabeza y lo que hace falta es ponerse a andar.

#Equo2p0 propone una visión transversal: el ecologismo toca todas las políticas. Energía, sí, y también feminismo, salud, y presupuestos participativos. Cualquier tema que no esté en la agenda del ecologismo clásico, si tiene paralelismos y es coherente, es susceptible de ser visto con las gafas verdes y bienvenido en el ecologismo transversal. “No podemos ser Greenpeace”, dice Alberto de los Ríos, no debemos tratar cuestiones ambientales exclusivamente. Eso sí, se requiere debate sobre el encaje de los nuevos temas y la propia definición de “lo que somos” está abierta a la actualización.

Desde este punto de vista se entienden otras cosas. ¿Por qué el software libre, que no es un tema ecologista clásico pero que es defendido a capa y espada por los verdes europeos, no ha tenido hasta ahora predicamento en Equo? Porque es un tema nuevo, mucha gente no lo entiende y tiende a refugiarse en su zona de confort, y nos fuerza a interactuar con grupos que lo defienden y a quienes no conocemos bien. En definitiva: no forma parte de “lo que somos”. En cambio, sí que puede formar parte de “lo que seremos”.

El modelo de ecologismo que prevalezca en Equo puede ser clave en nuestra relación con las Confluencias y con Podemos. Si nos centramos “en lo nuestro” reforzamos un espacio verde dentro de las confluencias (a costa de perder voz en otros temas). Esta visión tiene la ventaja de darnos voz pública, como socios, y proyección (quizá un Ministerio de Medio Ambiente, si se ganan las elecciones), y tiene la desventaja de convertirnos en el apéndice verde de las coaliciones (“a estos de Equo los ponemos en Parques y Jardines y se quedan tan contentos”), poniendo así en cuestión la propia necesidad de ser un partido independiente. La visión transversal, en cambio, generará más conflictos en las coaliciones porque querremos hablar de todos los temas, y tiene como contrapartida que, al no arrogarnos la exclusiva de “lo verde”, seremos mucho más receptivos a gente con ideales ecologistas que está en las Confluencias pero no en Equo, y que podrían venirse con nosotras en el futuro. Sabiendo crecer en las confluencias podremos aspirar a cualquier Ministerio.

La pregunta es: ¿que modelo de ecologismo político es mejor para el futuro de Equo en el contexto de las confluencias?

3/4 En el modelo de comunicación

Para unos basta con darse a conocer para obtener votos. Para otros la clave es acertar con el mensaje.

#EQUOenAcción tiende a comunicar, como en el ecologismo de corte clásico, a la contra. Nos definimos por estar en contra de una serie de cosas (nucleares, carbón, tortura animal). Esta estrategia por un lado muestra “lo que somos” y por otro se supone que el público objetivo (la población que se define ecologista) es como nosotros y por tanto será receptivo al mensaje. Un ejemplo de mensaje es “Un EQUO sin miedo a luchar contra…” Poner las mesas en la calle es la principal acción para dar a conocer a Equo; en cuanto la gente que se considera ecologista nos conozca, nos votará. Los medios de masas son un objetivo preferido a las redes, pues son otra vía rápida para darse a conocer.

#Equo2p0 probablemente no utilice la palabra miedo. Su lenguaje tiende a ser más positivo e incluyendo la alternativa que se quiere además de la oposición a lo que no se quiere. Lakoff y su “no pienses en un elefante” inspiran esta comunicación. El principal promotor de Lakoff en Equo es Carles Porcel, ponente en varios talleres en la Univerde y asesor ocasional de personas relacionadas con #Equo2p0 (con mucha menos receptividad en el entorno de #EQUOenAccion). #Equo2p0 es más cercano, en principio, a una expansión basada en buscar grupos afines, y a comunicar en medios alternativos y en redes, aunque en estos momentos sus dos cabezas visibles están intentando aprovechar también el espacio mediático que les proporcionan sus cargos.

Es de reseñar que a día de hoy Carles Porcel, vinculado a Verds Equo en Valencia, está expulsado del partido por ser crítico con la dirección regional. Colocando otra pieza más en el puzzle, #EQUOenAccion recibe un importante apoyo de gente vinculada a dicha dirección regional.

¿Qué lenguaje nos hace conectar más con el público objetivo, el negativo o el positivo? Para ganar más afiliados, ¿más mesas en la calle o más contactos con grupos afines?

4/4 En el modelo de partido que proponen.

A las diferencias en liderazgo, comunicación y planteamiento les sigue, quizá solapándose, quizá resumiéndolas, una visión diferente de lo que un partido tiene que ser.

Hace unas semanas publicaba sobre Rushkoff, defensor del decrecimiento y del comercio local, un “aliado inesperado” del ecologismo político. Rushkoff teoriza sobre nuevos modelos de empresas, poniendo a Uber como ejemplo innovador pero que a la vez es capitalismo del de toda la vida, porque el valor lo acaba extrayendo el propietario del sistema. Si Uber fuese propiedad de los conductores sería otra cosa: una plataforma de movilidad auto gestionada. ¿Puede existir un equivalente político? ¿Una plataforma para que la gente haga política ecologista que sea propiedad de esa misma gente?

Pongamos por caso que pedimos voluntarios. Seleccionaremos a aquellos cuyo interés coincida con lo que queremos hacer. Estaremos extrayendo el valor para beneficiarnos nosotros (que somos un grupo pequeño director). Al fin y al cabo, los voluntarios vienen a hacer lo que les pidamos y el resultado es para nosotros: “Venid a apoyar *nuestra* causa”.

Pongamos, por otra parte, que montamos una plataforma política y le decimos a la gente que la puede usar para defender sus propias propuestas. Estaremos haciendo que quienes se presenten mantengan el valor de sus contribuciones, a la vez que nos beneficiamos como plataforma: “Venid a apoyar *vuestra* propia causa”.

El primer modelo funciona mejor con un núcleo director pequeño (y con un liderazgo incuestionable). Así se pueden tomar decisiones rápidas sobre los temas, dedicar recursos, y actuar sin necesidad de pensar mucho en procedimientos. Encaja también mejor cuando el partido está muy definido (“somos lo que somos”) porque así la gente que viene ya sabe lo que esperar. No hacen falta grupos de reflexión sobre los temas porque hay cosas que sabe todo el mundo (o deberían saber). No es necesario invertir en tecnologías de trabajo colaborativo porque no se les ve el valor añadido. Se pueden directamente comenzar a repartir las tareas pendientes. Esto es un partido “de verdad”, centrado en hacer avanzar al propio partido.

El segundo modelo necesita por definición unas estructuras de gobernanza más amplias (y fomenta múltiples liderazgos). Las decisiones serán más lentas, y necesitarán de procedimientos. Una ideología transversal está más cercana a este modelo, que permitiría que diferentes “aliados inesperados” se sumen al proyecto para defender “sus” temas, que son también los nuestros. Las tecnologías de trabajo colaborativo son imprescindibles para coordinar efectivamente a un gran número de personas. Este modelo está centrado en hacer avanzar a la gente que participa en el partido.

Veo a #EQUOenAccion más cercano al primer modelo, más cómodo con un grupo director pequeño, y menos amigo de los múltiples grupos de trabajo. #Equo2p0 estaría más cercano al segundo modelo, con más interés en que funcionen las herramientas colaborativas, y más abierto a gente diferente con ideas similares. Creo, aunque no he visto mensajes específicos, que simpatizan con la idea de hacer de Equo esa plataforma para la participación cívica.

¿Queremos/debemos ser el Uber auto-gestionado de la política verde?

Conclusión

#EquoEnAccion representa un partido nucleado en torno a su líder masculino y fundador, defendiendo un ecologismo clásico, con una comunicación principalmente a la contra, y que favorece un núcleo pequeño director.

#Equo2p0 tiene un liderazgo repartido, defienden una ecología política transversal, tiene a comunicar en propositivo, y favorece una gestión más abierta.

Varias preguntas son cruciales para seguir el desarrollo de la campaña:

  • ¿Qué harán los candidatos a co-portavoces si no ganan?
  • ¿Qué modelo de ecologismo político debe representar Equo?
  • ¿Qué lenguaje nos ayuda a conectar mejor con nuestro público objetivo?
  • ¿Debe Equo convertirse en una plataforma para la participación ciudadana en política verde?

Y sobre todo, teniendo en cuenta que las opciones de que se escoja una CEF repartida entre ambos grupos es alta:

¿Cómo pueden garantizar ambos equipos que van a cooperar en la nueva ejecutiva?

Qué se cuece en la Equomunidad – Julio 2015

En la preparación para las elecciones generales, la elaboración y puesta al día del programa electoral de Equo vuelve a tener protagonismo, y con ella, la Equomunidad. Una herramienta que, aunque cojea desde su creación, es nuestro baluarte principal para el trabajo colaborativo. Hago en esta entrada un repaso a las cuestiones más interesantes que se mueven en la Equomunidad en estos días.

El programa electoral ya tiene un índice definido. ¿En qué sección quieres colaborar?

El índice del programa es el primer resultado del trabajo coordinado por Maite Pozo y Carlos Martins. Tiene 3 grandes áreas: Democracia y sistema político; Políticas para el buen vivir; y Transición ecológica de la economía, a su vez divididas en 11 capítulos y 64 secciones. Encuentra la sección en la que más te gustaría colaborar en el índice completo en la Equomunidad.

¿Cuando vamos a interactuar con las asociaciones?

Algunas personas demandan interacción con la sociedad civil desde el primer momento para configurar el programa. En el planning de trabajo existe un plazo para ese contacto con las asociaciones, pero antes se persigue tener un primer borrador interno. Puedes sugerir con qué personas se ha de contactar, con qué organizaciones, y qué documentos se han de tener en cuenta para configurar el programa en este enlace: “Cuestionarios para la redacción del programa“.

¡A los wikis!

El programa se irá redactando de forma colaborativa en los wikis de la Equomunidad. Allí se irán recogiendo aportaciones y configurando los documentos paso a paso. Los wikis están en cada una de las áreas temáticas:
Democracia y libertades, coordinados por Sergio Aguilar
Derechos y equidad, coordinados por Rosa Martínez
Transición ecológica de la economía, coordinados por Aitor Urresti.

Los wikis estarán abiertos hasta el 25 de julio. ¡Busca tu tema favorito y participa!

Lo que es común lo decidimos en común

De primeras parece obvio: lo de que es de todas lo gestionamos todas juntas. Pero creo que no lo estamos practicando bien. En ocasiones decidimos cosas comunes por separado y probablemente no nos demos ni cuenta.

Un suponer: acudo a la asamblea de Equo Asturias con otras 60 personas para hablar de política energética. Decidimos que el déficit tarifario debe desaparecer paulatinamente en 5 años. 2 compañeras muy implicadas en el sector nos explican que esta medida beneficiaría a las renovables. Al día siguiente salimos en prensa con la propuesta y nos felicitan, por ser valientes.

Al mismo tiempo, la gente de Equo en Zamora discute el mismo tema. Son 30 personas, sin expertos en energía, pero con sensibilidad ante las dificultades económicas de las familias frente los crecientes precios de la electricidad. Creen que hay que mantener el precio bajo por encima de todo, pese al déficit. Sacan una nota de prensa y les felicitan, por ser sensibles.

Situación: 2 asambleas de Equo con 2 posicionamientos válidos, apoyados por su entorno, pero opuestos. Y si hay más asambleas y características locales diferentes, más posicionamientos habrá. ¿Hasta aquí parece todo normal?

El error: fijar un ámbito de decisión inapropiado

En mi opinión el error está en posicionarse sobre un tema estatal en una asamblea territorial. Si el tema (la política energética estatal) nos concierne a todas, el ámbito de decisión debería de ser todo Equo en conjunto, y no cada asamblea de forma parcial. Si el debate fuese sobre política energética territorial, entonces sí, estaríamos en el ámbito adecuado.

El funcionamiento parcial nos aboca a la democracia representativa. Armonizar múltiples opiniones territoriales para así encontrar la opinión estatal requiere nombrar representantes y negociaciones entre ellos. La decisión ya no se tomará en base a los expertos en energía o a la preocupación por la economía familiar, sino en base al peso relativo de cada territorio: tantos afiliados tenemos, tanto pesan nuestros argumentos.

El caso presentado sobre política energética es ficticio, pero ya se han dado otros ejemplos análogos:

  • Equo territorial de la comunidad X pide al gobierno estatal soluciones para la crisis de vivienda. ¿No debería de hacerlo Equo estatal?
  • Equo en la comunidad Y opina a favor de sumarse a una convocatoria de Huelga General. ¿Podría darse el caso de que unas asambleas apoyasen y otras no?
  • Equo de la provincia Z se suma a una Plataforma contra la crisis que agrupa a varios colectivos de la provincia. Esta Plataforma decide mantener su autonomía con respecto a otras Plataformas similares en otras provincias. ¿Para poder tener su propia opinión sobre temas estatales?

La alternativa: una estructura horizontal estatal

Equo ya tiene herramientas funcionando que solucionan esta situación, que proporcionan una solución más horizontal, con menos intermediarios, y promueven la participación de toda aquella persona que lo desee.

En el ejemplo presentado sería el grupo de trabajo de Energía, de carácter estatal, el encargado de discutir el tema y ofrecer un posicionamiento. En este grupo estarían todos los interesados en Energía de todos los territorios, así como todos los expertos, independientemente del territorio al que pertenezcan.

Es importante que todos los territorios estén bien representados en los grupos. Probablemente al hablar de política pesquera se escuchará más a la gente de Galicia, en los asuntos mineros a la de Asturias y otros territorios mineros, en política de paz a la gente de Euskadi. Pero la óptica y la lógica del debate son estatales, y no territoriales. No es un “qué hay de lo mío”, sino un “qué hay de lo nuestro”.

La autonomía de los territorios

Este planteamiento tiene un corolario interesante. Si lo que nos concierne a todos lo decidimos entre todos, cuando hablamos de política energética en Asturias, ¿quien decide? Pues Equo Asturias, de forma independiente.

Es decir, es un modelo que favorece una independencia muy alta de las asambleas territoriales en su ámbito. La política energética de apoyo a la energía eólica la decidimos a nivel estatal. Ahora, si la cuestión es que se instale otro parque eólico en plena sierra del Sueve y urbanizar de paso medio monte, pues será en Asturias donde decidiremos si estamos de acuerdo o no.

Este modelo choca con ideas aprendidas

Nuestra asamblea territorial no debería de tener opinión sobre todos los ámbitos. Esta frase choca con ideas que he aprendido: me obliga a desaprender algunas. ¿Cómo es posible coartar la capacidad de opinión de una asamblea? ¡Deberíamos de poder opinar de todo!

Si choca con lo que tengo en mente es porque considero que mi asamblea territorial es mi única vía de opinión decisión ¡no puedo cortarla! Pero tengo que darme cuenta de que los grupos de trabajo estatales me abren precisamente más vías de opinión decisión, y las colocan en el ámbito adecuado (el estatal) y con los compañeros de debate adecuados (todos los interesados por la política energética de Equo).

Se limita por tanto el ámbito de opinión decisión de la asamblea territorial, pero se mejoran las posibilidades de opinión decisión de las personas individuales:

  • Quiero tomar una decisión sobre la política asturiana: voy a Equo Asturias
  • Quiero tomar una decisión estatal sobre política energética: voy al grupo estatal de Energía
  • Quiero tomar una decisión sobre política energética en Asturias: voy al grupo territorial sobre Energía, si existe.

El resultado es una mejor organización y mayor eficiencia a la hora de canalizar opiniones y tomar decisiones en conjunto.

Llevar la discusión a un grupo temático hace que el debate se base en los aspectos concretos. Si se mantuviese dentro de un grupo territorial, el debate estaría más centrado en la dinámica inter-territorial. Por tanto, delimitar los ámbitos de actuación de las asambleas ayuda a construir una organización basada en las personas.

¡Mueve las sillas!

Todas las asignaturas que cursé en la Universidad fueron iguales, menos una.

Acabando ya mi periplo académico, escogí una asignatura de libre configuración con una temática especial: la relación entre la cooperación al desarrollo y la tecnología. Era una Escuela de Ingeniería donde habitaban (y todavía lo hacen) algunos soñadores sin fronteras. Pero no fue esa la diferencia.

En la mayor parte de las asignaturas el papel del alumno era pasivo: sentarse en el sitio más discreto, escuchar durante una hora, tomar apuntes, perder el hilo de la explicación, pedirle los apuntes a un compañero, eventualmente dejar de acudir a las clases por sentirlas inútiles, y en el caso de las asignaturas de matemáticas buscar una buena clase particular. El modelo era: uno habla, 150 escuchan, las interacciones profesor-alumnado reducidas al mínimo, y las “alumnado-alumnado” materia de ficción.

En las reuniones políticas verdes veo repetida demasiadas veces la misma colocación: un grupo pequeño de personas enfrente, y un gran número de oyentes que mira hacia ellos. A veces, una reunión así se llama Asamblea, pero los participantes, que en teoría deberían de dirigirse los unos a los otros, se acaban por dirigir a la tribuna. Algunas conferencias así configuradas tienen el cuajo de llamarse “Mesas Redondas”. ¿Redondas? ¡JA!

mesa_no_redonda

Ejemplo de “mesa redonda” no redonda

Cuántas veces, incluso bajo el discurso de la horizontalidad en el que todas somos iguales, acabamos por dejarnos llevar por los límites existentes sin darnos cuenta. En este caso, limitadas por la arquitectura, porque ¿alguien vio algún “asambleódromo” que no fuese así? Lo tenemos tan en la cabeza que hasta las parodias de grupos políticos con la vitola de asamblearios se hacen con ese formato.

asamblea_de_nucas

Vine a la asamblea a veros las caras y sólo veo nucas.

Haz algo grande: mueve una silla.

Eso fue lo que hizo diferente mi asignatura de las demás: movimos las sillas. Las movimos y dejamos de mirar al profesor para mirarnos a nosotros. Jorge Coque, nuestro docente, se quitó el sombrero de “enseñante depositario del conocimiento” para sentarse con nosotras en círculo a ser facilitador de nuestro aprendizaje. Se acabó el ir a clase a pasar el rato. Comenzaron las interacciones entre compañeros, algo que la geometría anterior no facilitaba.

Hasta la fecha ha habido muchas reuniones de Equo con el mismo formato que mis vetustas clases universitarias, encastradas en una arquitectura igualmente vetusta. Me encantaría ver una asamblea circular. Me gustaría lanzar el premio a la Asamblea Circular de Equo 2013 a quienes se atrevan a reconfigurar los asientos, y a dejar que la nueva forma de verse las caras guíe las interacciones. Sería ilusionante ver fotos de esas reuniones circulares, y conocer qué sienten quienes las realizan al pasar a dirigirse al conjunto de sus compañeras.

Con 10 personas es fácil hacerlo. Pero lo grande sería hacerlo con 30, con 50. ¿Se atreverá la Mesa Federal con un centenar? Ver una Asamblea de 300 personas configurada así sería fantástico. ¿Creemos en Equo que la configuración en semicírculo de los Parlamentos es la correcta, o más bien demoleríamos el hemiciclo y construiríamos varios círculos concéntricos en su lugar?

Consejo de Seguridad de la ONU: raro ejemplo de arquitectura circular

Consejo de Seguridad de la ONU: raro ejemplo de arquitectura circular para reuniones “redondas”

Quede convocado entonces este premio simbólico “Asamblea Circular de Equo 2013“. Quienes hagan este cambio a la vez pequeño y relevante verán cómo merece la pena. ¡Enviadme las fotos!

Cómo mejorar la estrategia de comunicación de EQUO

Xabier Iglesias es profesor y comunicador, biólogo y estudiante de Políticas, edita el blog “Ciencia y Origen” en la edición digital de El Correo, y autor del libro “Seguimos Informando“, que será editado gracias al crowdfunding.

Además, es candidato a la Comisión Federal de Equo. He escrito junto a él este texto sobre cómo mejorar nuestra estrategia de comunicación. Damos tres claves: convertirla en un trabajo colectivo, dar cabida a los nichos de interés que nos pueden acercar a gente comprometida con causas e interesada en Equo, y a dar salida a los posicionamientos de los Grupos de Trabajo. Además creemos que todas, empezando por él y yo, debemos trabajar en mejorar nuestra comunicación.

El texto completo puede leerse y comentarse en su blog: Cómo mejorar la estrategia de comunicación de EQUO.

Equo en La Rioja: un pequeño grupo que hace grandes cosas

La implantación de Equo ha supuesto una revitalización del movimiento verde en La Rioja. El grupo que tira del carro ecopolítico riojano es pequeño en número, pero grande en intereses y en inquietudes. En este post he querido acercarme a ellos como posible ejemplo para otras asambleas con poca gente activa, para que vean lo mucho que se puede hacer aún siendo poca gente.

Juange Iglesias se incorpora en julio de 2011 con un perfil muy común en Equo: no tiene experiencia previa en movimientos políticos. Desde entonces participa activamente en otras plataformas, como por ejemplo:

  • Som Energía: Una cooperativa de producción y consumo de electricidad 100% renovable. “Es una ilusionante alternativa al actual sistema de grandes corporaciones con grandes centrales de producción”, dice Juange. Están dando a conocer el proyecto en su zona y buscando ubicaciones para generar electricidad renovable.
  • Plataforma contra el Fracking: este novedoso y contaminante mecanismo de extracción de gas es uno de los actuales caballos de batalla del ecologismo. La Plataforma informa a la población, y vigila a la administración.
  • ILP por la dación en pago: una familia es deshauciada en La Rioja cada día, quedándose sin casa pero con deudas. Para Juange, esto es “insostenible moral y económicamente”, y por ello es fedatario de las 500.000 firmas necesarias para convertir esta propuesta ciudadana en propuesta parlamentaria. La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) suele colocar mesas de firmas en todos los actos públicos que puede.

La participación política de Juange no sólo pasa por Equo. Para él no se entendería si sólo fuese Equo. Un partido político es un instrumento para cambiar el mundo, y se complementa necesariamente con otras actividades.

Hay que buscar alternativas al sistema como Som Energía y luchar contra las agresiones medioambientales y a la salud de personas y animales, como son la energía nuclear y el fracking. El ser fedatario es una postura social ante la crisis que asola a gente que se ha quedado con pocos o sin recursos, a la gente se le explica también el problema, firmen o no, y se hace visible. Equo-Verdes de La Rioja es el eje central de mi activismo pero articulado en otros movimientos también enriquecemos Equo y nos hacemos ver, ¡estamos empezando el camino!

José Manuel Zúñiga participa también en las Plataformas contra el Fracking, y de afectados por la Hipoteca, y además en:

  • Estrategia Global. Este proyecto aglutina a diferentes colectivos y organizaciones sociales de La Rioja, para generar una red de apoyo mutuo y coordinación.  Su acción más relevante ha sido acudir a los plenos de los Ayuntamientos a grabarlos. Han tenido polémica porque les han expulsado de la sala por ello, pero la justicia les ha dado la razón y una victoria: hoy los plenos se retransmiten públicamente por Internet (nota: indica Paz desde Facebook que la iniciativa parte del 15M, aquí la información al respecto de la Asamblea de Logroño)
  • Coordinadora contra Garoña: Garoña no está en La Rioja, pero una central nuclear no entiende de autonomías, más aún cuando el Ebro es su principal sistema de refrigeración.
  • Asociaciones animalistas. En particular, participa contra la privatización de la perrera de Logroño. La gestión privada en vez de la gestión por parte de las Asociaciones supone más sacrificios y que haya que pagar una tasa por sacar a los animales para evitar su sacrificio.

El mensaje del principio, “No somos un partido en busca de votantes, somos votantes en busca de un partido” sigue teniendo plena vigencia, hay muchas personas que desconocen lo que es EQUO, unas no han oído hablar nunca de nosotros y otras desconocen cual es nuestro mensaje, labor nuestra es que ese mensaje esté en palabras y en hechos.

Puedes seguir a José Manuel en su blog personal.

Acción de la Coordinadora Contra Garoña - Foto @jozusu

Miguel Ángel Argaiz es un veterano militante ecologista: lleva en los verdes un cuarto de siglo. Ve como la aparición de Equo ha supuesto una incorporación de mucha gente nueva, pero echa de menos que los veteranos se reenganchen.

Aporta una visión crítica a esta múltiple implicación en plataformas. Para él es preferible concentrar fuerzas, y además cree que muy poca gente de las plataformas citadas ha acabado votando a Equo, sino que han preferido otros partidos. Prefiere elegir un tema y concentrar en él todos los esfuerzos.

Defiende la necesidad de ser coherentes, de dar ejemplo con nuestra práctica diaria. Y de ser humildes, hacer las cosas de corazón, sin forzar las situaciones, con la vista puesta a largo plazo y evitando las frustraciones por la falta de resultados. Al igual que Luther King, Miguel Ángel plantaría un árbol hoy aunque el mundo se acabase mañana.

Marina Rodríguez es profesora de secundaria. Se ha acercado a la política gracias a Equo, ya que no había militado antes en ningún otro partido. Se ha convertido en co-portavoz de Equo-Verdes de la Rioja, un poco empujada por las necesidades de la paridad, y ha descubierto así nuevas oportunidades, en particular las de practicar la comunicación política a través de las notas de prensa.

Comparte presencia en la PAH como fedataria de la ILP, y es socia y cliente de Som Energía. Además participa en las siguientes actividades.

  • Forma parte del Movimiento 15M, donde ha estado más vinculada a la Comisión de Educación.
  • Participa también en la Plataforma por la Educación Pública, a quienes tanto quehacer está dando el gobierno de turno. Su bandera: la defensa del derecho a la educación en igualdad de condiciones para todas las personas.
  • Aunque en Logroño los grupos sin representación no pueden tomar la palabra en el Pleno, acude a representar a Equo La Rioja cada primer jueves de mes al Pleno municipal.

Considera que la política debe de recuperar su sentido original griego: la gestión de los asuntos públicos entre todos. Así es como ve su implicación, como una forma de recuperar y practicar esta manera de entender la política, tan alejada de otras concepciones más actuales. Marina recuerda la denominación que los griegos daban a aquellas personas que se desentendían de lo público, “idiótes”, y pretende fomentar su contrapuesto, “ciudadano”. Ciudadanos que toman verdadero significado cuando se ocupan de los asuntos que les conciernen como tales.

La relación que tiene esto con participar en Equo es mucha y muy importante, ya que significa recuperar el auténtico sentido de la política allí donde nació, en Grecia, donde la política era ni más ni menos que participar en los asuntos de todos, los asuntos públicos, en oposición a los asuntos privados.

En marcha con Equo-Verdes de La Rioja - Foto @jozusu

Equo tendrá un Congreso de afiliadas Y de delegadas

Equo tendrá un Congreso novedoso, con afiliados, delegados y simpatizantes, con el consenso como bandera, emitido en streaming y con posibilidad de voto online para ciertos apartados. Con bolsa solidaria pero sin repartir los gastos entre todos por igual, con guardería posible pero no garantizada.

Analizo aquí el resultado final, después de debatir sobre el tipo de Congreso que celebraría Equo en “¿Cuales son los problemas de un Congreso de Delegados?”  y “¿Cómo organizar un Congreso abierto a todas las personas asociadas?” .

La última Mesa Federal de Equo decidió que ante el debate afiliados vs. delegados optaría por una solución combinada: habrá personas delegadas que representen a los territorios, y habrá afiliadas que puedan representarse a sí mismas. He colocado el texto final acordado en este Google Doc: Participación 1er Congreso EQUO.

Doble sistema, doble mayoría

Lo principal será el doble sistema de participación. Abierto a los participantes individuales, y a la vez con 300 delegados repartidos proporcionalmente al número de afiliados en cada territorio. Esta combinación “delegados / afiliados” es, hasta donde yo se, novedosa en el espacio político español, y posiblemente sólo tenga parangón dentro del Partido Pirata (agradezco correcciones en los comentarios).

Algunas decisiones se reservan únicamente para las afiliadas: la elección de la Comisión Federal, y la aprobación de los textos finales de las resoluciones. Votarán en urna quienes asistan, y por Internet los demás. En las demás decisiones, enmiendas a los textos, y en las comisiones sólo participarán los asistentes presenciales.

Para aprobar una propuesta será necesaria una mayoría de participantes, y a la vez una mayoría de delegados. En la práctica es un sistema de doble mayoría. Sólo se aprueba lo que tenga el respaldo de los delegados, y a la vez de los asistentes. Esto otorga  otorgaría una ligera ventaja al colegio de delegados, en el caso de que votaran también como asistentes individuales.

A mi juicio plantea un pequeño problema de representatividad: la persona que acuda a título individual estará representada dos veces: una por sí misma, y otra por su delegado territorial correspondiente.

Creo que hemos encontrado una salida interesante para nuestra situación actual: quienes quieran representarse a sí mismos podrán hacerlo, y quienes quieran participar a través de sus delegados, también.

Creo también que no hemos resuelto los debates de fondo. Aún no damos una respuesta a quienes apuestan por un modelo de participación directa “Si tenemos los medios para prescindir de los intermediarios, ¿por qué no vamos a poder hacerlo?“. Y tampoco a quienes no tienen los medios “¿Cómo participamos quienes no tenemos el tiempo o el dinero necesario para representarnos a nosotros mismos?

Simpatizantes

Toda aquella persona que se haya registrado como simpatizante podrá participar y votar en el Congreso. Me parece relevante que Equo sea capaz de compartir sus decisiones no sólo con sus afiliadas, sino también con otras personas que sin afiliarse sí que estén dispuestas a echar una mano, en este caso los simpatizantes registrados. Esto choca, sin embargo, con el hecho de que los grupos de trabajo que están funcionando ahora para preparar el Congreso sean sólo accesibles a afiliadas. Los simpatizantes podrán participar en la decisión final, sin haber participado en la elaboración de la misma de igual manera que los afiliados.

Los tiempos de intervención

Mientras que el trabajo previo al Congreso puede constar de infinitos hilos y agrupar a muchas personas en paralelo, el tiempo de intervención es lineal y finito, y es preciso repartirlo de la forma más representativa posible. En el Congreso serán prioritarias las palabras de los delegados, después las de los afiliados, y después las de los simpatizantes.

El consenso como metodología

Las propuestas de resolución del Congreso se elaborarán por consenso. Esto requiere más tiempo, más debate, pero por otra parte permite propuestas respaldadas más ampliamente. Hay que tener en cuenta que si hay escasez de tiempo el consenso se convierte en un arma de doble filo, pues permite que las posturas se radicalicen y el consenso se convierta en un mínimo común denominador descafeinado. En el trabajo previo al Congreso, con mucho más tiempo para el debate, tenemos más facilidad para encontrar consensos que no desvirtúen las propuestas.

El consenso es en mi opinión la vía más adecuada para construir discursos políticos colectivos sostenibles. Las personas nos sentimos más vinculadas a las ideas que nosotras mismas hemos trabajado, y el ganar una votación con el 51% de los votos sólo significa cerrar un debate en falso.

Bolsa solidaria

Existirá una bolsa solidaria para co-financiar los viajes de los delegados. Los afiliados que quieran participar tendrán que pagarse sus viajes sin ayudas.

Creo que en este punto nos quedamos cortos. Por un lado, porque la fórmula es mejorable, y lo ideal sería que cada delegado pagase exactamente lo mismo, viniese desde donde viniese.

Por otro lado, el no intervenir económicamente en la participación de los afiliados significa  dejar a la participación directa expuesta a las desigualdades. El afiliado de Madrid se pagará su billete de Metro y acudirá, mientras que el afiliado de Melilla no podrá pagarse su billete de avión más hotel, y se quedará en casa. No intervenir económicamente en la participación directa refuerza la participación delegada.

Una posible solución pasaría porque todos los afiliados, vengan de donde vengan, paguen lo mismo por participar en el Congreso.

Internet

El Congreso se emitirá por streaming. Después de varias experiencias emitiendo de forma restringida las reuniones de la Mesa Federal, tenemos la confianza suficiente como para lanzar en streaming el Congreso. Además la gente podrá votar por Internet, lo que nos obligará a poner en marcha un mecanismo para identificar a nuestros afiliados y simpatizantes.

Sí, podríamos hacer más cosas a través de Internet, como permitir votar en todas las votaciones existentes, y participar en las comisiones. Pero los pasos que vamos a afrontar en cuanto al uso de la tecnología son muy relevantes y poco a poco se van consolidando.

Guardería

En cuanto a la guardería, se facilitará “en la medida de lo posible“. Tener una guardería funcionando implica que las madres y padres con niños pequeños podrán venir y participar en el Congreso.

En mi opinión, buscar una persona, contratada o voluntaria, que se haga cargo de los niños, debe de ser una constante en todos los eventos estatales que celebre Equo, sean Congresos, Asambleas, o Universidades Verdes. Los padres necesitan tiempo para planificar este viaje y por nuestra parte tenemos que ofrecer la “garantía” de una guardería igual que ofrecemos la garantía de una sala de plenos, y no sólo la “posibilidad”.

En la práctica el equipo logístico de Madrid, volcado en hacer que el Congreso salga lo mejor posible, resolverá este tema. Pero como organización tenemos que ser más exigentes, y en nuestros textos necesitamos enviar un mensaje más potente sobre el tipo de partido que queremos ser.

Democracia 4.0

Como decía anteriormente, un afiliado individual que acuda estará doblemente representado: por su asamblea y por si mismo. ¿Se puede resolver esta duplicidad?

Enlazo con las propuestas del movimiento pro Democracia 4.0 que persigue algo análogo: que los ciudadanos puedan votar directamente en el Congreso de los Diputados:

– … ya que somos 35 millones de ciudadanas y ciudadanos mayores de edad, a quienes nos representan 350 diputados, existe la posibilidad de descontar una pequeña cuota de representación a cada uno de ellos, una treinta y cinco millonésima parte (la cuota de soberanía que nos corresponde), cuando queramos acceder vía internet al Congreso.

Al voto de los los delegados se le resta la parte proporcional a la gente que acude en persona.  ¿Y si aplicásemos esta medida en nuestro sistema de delegación?

¿Cómo organizar un congreso abierto a todas las personas asociadas?

En la entrada anterior citaba algunas posibilidades para un congreso de socias con todas las garantías: bolsa solidaria, participación online, o servicio de guardería. Amplío ahora estas cuestiones y recojo otras que habéis enviado en los comentarios y en Facebook. ¿Qué mecanismos hay que poner en marcha para que un congreso de socios funcione correctamente?

Que a todos nos cueste lo mismo acudir

El congreso se celebrará en Madrid. Si vivo allí el coste de acudir es mínimo porque duermo en mi casa y viajo en Metro. Si vivo en Canarias el coste es muy elevado porque incluye el billete de avión y dos noches de hotel. Si no modificamos esto, mucha gente de Madrid podría ir, pero poca de Canarias, y no habría una participación homogénea de gente de todos los territorios.

En la pasada Mesa Federal Equo habilitó un “fondo solidario”, para contribuir a los viajes. En el Congreso creo que deberíamos de ir más allá. Se sumarían los gastos de viaje y alojamiento de todas las personas, y se dividirían entre las que acudiéramos, y así nos costaría lo mismo viniésemos de donde viniésemos.

Participación y voto online

Para que toda la gente pueda seguir lo que ocurre en el Congreso se puede habilitar el streaming. Para poder intervenir en remoto se puede establecer una conexión skype conectada al audio de la sala. Es posible votar de forma remota.

Estas alternativas ya se han puesto en práctica en Equo: el encuentro de Equoncejales se emitió por streaming, Luis C. y Miguel B. comentaban en el artículo anterior que en la asamblea de Equo Asturias se hizo también y se permitió voto online, y en la última mesa federal hubo intervenciones y votos en remoto. De aquí al Congreso podríamos seguir ampliando nuestra experiencia con estos métodos y aumentando el número de gente que participa por este medio.

Asambleas descentralizadas

No todo el mundo tiene Internet en casa, y puede que no se maneje bien con las herramientas online. Podemos dar un paso más como el que apuntaban Toni R. y Federico G.: montar asambleas locales durante los días de congreso. Realizarían un seguimiento del mismo por streaming y en pantalla grande, y permitirían que la gente fuese allí, interviniese, votase, y que estos votos se transmitiesen inmediatamente al Congreso.

Delegaciones de voto

Habrá quien tenga que trabajar durante el fin de semana, o tenga un compromiso ineludible. Parece razonable implementar para estos casos delegaciones de voto, de forma que aunque yo no vaya, le pueda confiar mi voto a una compañera.

Tomás V. plantea la cuestión clave: ¿cuántos votos podría acumular una sola persona? Me inclino a que cada persona sólo pueda tener su voto más una delegación de otra persona. Probablemente puedas encontrar a alguien que tenga casi las mismas opiniones que tú a quien ceder tu voto, pero sea más difícil que tres o más votos agrupados representen fielmente la diversidad de opiniones durante todas las votaciones.

El Congreso es un proceso

Pongamos que en el Congreso podamos votar todas las personas afiliadas. Eso en realidad no resolvería nada si no hubiéramos podido participar en el proceso anterior de preparación de los documentos. Durante un sólo día se pueden hacer votaciones, pero es más difícil realizar debates de profundidad. Rafa M. comentaba en el anterior post lo siguiente: “Los documentos que vayan a la reunión de julio deberán discutirse intensivamente por los socios en las semanas anteriores, tanto en el marco de los grupos territoriales como en la red social. Y con posterioridad a la reunión, podría plantearse una fase de ratificación / votación de las conclusiones que salgan de la reunión.”

Ahí radica gran parte del éxito del Congreso: ser capaces de establecer un cauce de participación amplio, presencial y virtual. Que los documentos a debate lleguen a todas estén donde estén, y que se debatan, se comenten, modifiquen, y la gente los hagan suyos. Tanto en asambleas presenciales con la gente cercana físicamente como en la Equomunidad con toda la afiliación. Carlos R. cree que la nueva política pasa por buscar el consenso “con una dinámica de participación donde todas las personas puedan aportar al debate, ya sean estos chavales con gran manejo de las redes sociales, o “iaioflautas” que necesitan del contacto físico, pasando por los múltiples medios de participación que se dan en la sociedad.”

El día del Congreso: Guardería, alojamiento, y más.

Y luego, está el día en sí, que como dice Sergio A., es algo más que ir a votar. Es ir a aprovechar la cercanía, el contacto, para deliberar sobre los puntos aún no resueltos, para cambiar de opinión y cambiársela a los demás, para oir argumentos cara a cara.

Para que todo el mundo pueda acudir hay que pensar en algo más que en tecnología y dinero. El servicio de guardería, por ejemplo, debería de ser una constante en todas las reuniones de una organización como Equo. Además de eso Sergio propone todo un plan solidario y hospitalario de los Equos madrileños incluyendo alojamiento en casas particulares para quienes vienen de fuera, o llevar comida casera para sustituir al catering. Hacer, en suma, lo máximo posible para facilitar la participación.

¿Es suficiente así?

Se lo quiero preguntar especialmente a Arturo de Cádiz, que en este blog nos ha recordado las dificultades para participar de quienes no tienen correo electrónico. Y también a Manolo de Melilla, que comenta a su vez que el 40% de la población melillense no accede a Internet. Y por extensión a todas aquellas personas que puedan tener una situación similar: ¿Cómo lo véis? ¿Os parece que estas propuestas pueden ayudar a que la gente participe a título individual en igualdad de condiciones, vengan de donde vengan?

La aportación de la Coordinadora Verde a la construcción de Equo

El primer email en mi bandeja sobre el “Movimiento de Hondarribia” es de mayo de 2008. Se preparaba lo que iba a ser un encuentro de partidos verdes del norte de España, y resultó un punto de inflexión en la política verde estatal. En la localidad vasca de Fuenterrabía se celebró la primera reunión positiva que había tenido el movimiento verde durante varios años. Siguieron seis “encuentros de bases verdes“, originándose la Coordinadora Verde y su marca electoral ECOLO. El 4-J la Coordinadora Verde fue una más de las firmantes del manifiesto “Suma y sigue“: el partido verde estatal relevante que buscábamos había llegado.

Las aportaciones de la Coordinadora Verde

Una de ellas ha sido la Universidad Verde de Verano, que celebrará este año su cuarta edición. Fue un ejemplo de que si los afiliados de base se organizaban, podían sacar adelante propuestas políticas, compartirlas y llevarlas a cabo. A la segunda edición, celebrada en Beire (Navarra), asistieron Juan López de Uralde y Mónica Frassoni, co-presidenta del Partido Verde Europeo, para escenificar la unidad del movimiento verde en torno al proyecto político que hoy es Equo.

Otra aportación relevante han sido los Grupos de Trabajo. Su actividad, dinámicas, y varios de sus coordinadores ya expertos pasaron a Equo. Se integraron en una renovada estructura que construyó colaborativamente el programa electoral de las generales. La última versión del documento explicativo de los grupos es de febrero de 2011 y contiene la filosofía de trabajo de los mismos.

La Coordinadora Verde también ha servido para agrupar a personas y partidos verdes en torno a un proyecto común. Algo más de 300 participaban en los grupos, y en el conjunto del territorio había unas mil personas involucradas. A partir del 4-J toda esa masa crítica pasa a formar parte del proyecto Equo, con diferentes grados de implicación.

Los programas electorales realizados para las generales anteriores y para las últimas municipales por los Grupos de Trabajo forman ya parte del acervo de la ecología política, del que se ha nutrido Equo. Han sido utilizados como documentos de referencia en las convocatorias estatales y autonómicas celebradas. Estos programas ya recogían mejoras y actualizaciones sobre los programas verdes anteriores, y en posteriores convocatorias se seguirán actualizando.

Un último aspecto que la Coordinadora Verde aporta es una cultura de trabajo en red, de la que destaco varios aspectos:

– Dar a cada persona un voto, o como decíamos “aquí cada uno se representa a sí mismo“. Hay personas en Equo que ya tienen ese convencimiento, pero en la Coordinadora Verde llegar a esa idea fue un proceso de aprendizaje y de superación de la caótica situación verde. Las delegaciones de voto y los censos falseados habían conseguido que hubiese personas con tantos votos delegados que tuviesen casi mayoría por sí mismos. Por eso, el movimiento de Hondarribia es “de bases“, sin representaciones. Hoy, gracias al espaldarazo recibido por el 15M, esta idea fundamental se conoce como el principio “1 persona = 1 voto“.

– La construcción paulatina de contenidos a través de wikis, herramientas de mucho potencial político. Sirven para consolidar los resultados de los debates, y han sido incorporados por defecto en la Equomunidad. Hoy más gente que nunca dentro del movimiento verde los sabe utilizar.

– La práctica del consenso como metodología. En lugar de utilizar la votación para acallar a las minorías, otro de los aprendizajes del proceso verde fue tomarse un poco más de tiempo para poder llegar a una postura aceptable para todo el mundo, poniendo por fin en práctica un principio verde tradicional. Una organización que integra las ideas, y que consensúa más que vota, es una organización más estructurada y estable en el medio y largo plazo.

Lo que falta todavía por transferir

Faltan todavía ideas y proyectos por transportar al nuevo espacio político. Entre los lanzados en el entorno de la Coordinadora Verde hay algunos que podrían convertirse fácilmente en proyectos Equo, como por ejemplo:

– La Biblioteca Verde, un espacio para recopilar textos de referencia del ecologismo político.
– La Galaxia Verde, un agregador de blogs relacionados con el movimiento verde. Este podría convertirse en la Galaxia Equo en cuanto los bloggers nos organizáramos.
– Un conjunto de páginas web de los diferentes grupos de trabajo, que responden a la idea de abrir nichos de participación especializada y segmentar las comunidades.

La Red de Concejales Verdes es un proyecto surgido a partir de la recopilación exhaustiva de los resultados de las municipales, buscando por todo el territorio los pueblos donde se han elegido concejales verdes, generalmente sitios pequeños y con un gran problema medioambiental. La Red comparte mociones y ordenanzas hechas en otros lugares, y mantiene en contacto a los concejales. Estos días se celebra el primer encuentro de cargos electos de Equo, que puede ser una herramienta ideal para traspasar la red al espacio Equo.

La propia idea de la lista de correo de Hondarribia, una especie de Asamblea General online, queda todavía por ser transferida. La Equomunidad tiene su Foro General, que en teoría podría ser un sustituto, pero todavía está lejos de ser una herramienta que se use para tomar decisiones.

También falta capital humano. Teóricamente todos aquellos que formamos parte de la Coordinadora Verde también somos parte de Equo a partir del 4-J. En la práctica muchos hemos formalizado nuestra afiliación, otros todavía están a la expectativa de lo que se construya, y otros tienen claro que de momento no se quieren sumar y permanecen al margen.

A partir del 4-J la Coordinadora Verde dejó de elaborar y enviar posicionamientos políticos, sus grupos están integrados en los de Equo, mientras su lista de correo se mantiene abierta. 5 de los 16 miembros de la actual Gestora formamos parte de esa lista, y en ella se siguen produciendo debates sobre la situación del movimiento verde en España. La Coordinadora Verde, una vez transferido todo lo posible hacia Equo, y constituido éste como partido, deberá definir de nuevo su función y proyecto. Durante un tiempo fue el motor para la existencia de un partido verde unificado. Cuando ese objetivo se haya cumplido, ¿cual será su futuro?