Archivo de la etiqueta: ecología política

Todo lo que ya hemos ganado

Mi voto por correo salió ayer así que mientras confío en que llegue a tiempo puedo pasar la jornada de reflexión con otros asuntos, saliendo del frenesí de campaña y mirando atrás. Resultados aparte, quiero valorar aspectos que nos refuerzan como organización. También en esto hay que ser sostenible, no vale de nada crear estructuras de un solo uso, hay que crear cosas que se puedan usar durante mucho tiempo.

Creo que nuestro activo más importante ha sido la «construcción» de candidatas. Gracias a las primarias ha salido a la luz gente con un gran potencial. Hace meses eran desconocidos, hoy nos maravilla oirles hablar y lo bien que expresan nuestras propias ideas. Quiero destacar a mis dos favoritas en este campo: Rosa Martínez, directa, didáctica (escúchala hablando sobre quienes somos) , y el valiente Guillermo Rodríguez a quien enviamos a los debates más complicados. Muchas otras habéis dado uno o varios pasos al frente, conformando una estupenda lista de candidatas, y con vuestras tablas nos hacéis más fuertes a todas. Mención especial merece Florent, a quien creo que la campaña le ha sentado muy bien (habla más despacio y es más incisivo). Ya era grande, y aun así desde que decidió presentarse a las primarias le he visto crecer. Su intervención en el Forum Nueva Economía fue para quitarse el sombrero, ese que ha popularizado en esta campaña.

También hemos construido discurso. El que nos hagan preguntas difíciles significa que somos votables, que la gente quiere saber cómo vamos a financiar lo que proponemos. Quiero destacar el rol del grupo de preparación de Contenidos, que ha dado apoyo a las candidatas para preparar su actos, con argumentarios basados en el programa de EQUO y en el del Partido Verde Europeo, afinando nuestro discurso, respondiendo a preguntas difíciles e identificando de paso nuestros propios agujeros. La labor de este grupo no es crear contenidos nuevos, sino basarse en los existentes en el programa, cuya elaboración ha sido coordinada por Sergio Aguilar y Cecilia Carballo, en uno de los (muchos) trabajazos de esta campaña. Creo que este grupo debería de seguir adelante y servir a nuestros co-portavoces, federales y territoriales, a preparar sus intervenciones públicas.

Con más gente mejor preparada y un discurso más atinado somos más fuertes que cuando empezamos este proceso. Cuando miro atrás, en particular a la lastimosa y caótica situación que vivimos hace 5 años quienes estábamos regenerando el tejido verde en España y que nos obligó por decencia a no presentarnos a las europeas, el camino recorrido en este tiempo parece increíble. Por eso, sean cuales sean los resultados, ya hemos realizado un gran avance.

Mi primera campaña fue en el 99. Repartimos folletos en Avilés durante 2 horas el viernes antes de las elecciones, eso fue todo, y obvtuvimos 500 votos. En 2003, con mucha más preparación y una candidatura ciudana, sabíamos que era difícil sacar concejal, pero al menos esperábamos triplicar votos. Obtuvimos 700. Elección tras elección he visto como nos dejamos llevar por los deseos, y a sobreestimar nuestras opciones en base al recibimiento positivo que tenemos en la calle. Por eso, con los pies en la tierra, asumo que los resultados nos darán 0/1 escaños. Cuidemos también nuestra moral, mantengamos la cabeza alta orgullosas por el trabajo realizado, y seamos conscientes de que el ecologismo político en España nunca fue tan fuerte, nunca tuvo a tanta gente tan buena en sus filas ni un discurso tan bien construido. Que Primavera Europea obtenga un eurodiputado sería será un éxito histórico.

No es descabellado pensar en un gran frente de partidos críticos para las municipales. Cada uno de esos potenciales compañeros aportaría un valor añadido, sea de método, de ideas, o de capacidad de llegar a la gente. El nuestro sería la ecología política, un ideal que debemos preservar a la vez que compartir, sea cual sea nuestra apuesta electoral.

Desde lejos, quiero agradecer a todas y cada una el esfuerzo realizado en esta campaña. ¡Nos deseo toda la suerte el domingo y que se queden cortas todas las encuestas!

Editado 24/5: Después de publicar este texto me doy cuenta de lo injusto que es citar a algunos pero no a todos. Tanta gente, en tantos sitios, durante tanto tiempo… He elegido a algunos que me parecen relevantes, y otros que han hecho un trabajo oscuro que me gustaría resaltar, pero son sólo unos entre cientos. Se que hay también, escondidos, muchos que tienen un mérito especial. Prometo darles relevancia en cuanto tenga oportunidad.

«Dí una cosa positiva de Equo y otra que cambiarías», en Sevilla

Sevilla es la base de operaciones del candidato de Equo a la Junta de Andalucía, Esteban de Manuel, y su equipo de campaña. Basta con mirar el muro de Facebook de Equo Sevilla para ver la intensidad de actos programados, y en concreto el sábado pasado salían a las 8 de la mañana a presentar a los candidatos cordobeses ante la prensa.

Por eso era poco optimista en principio con esta visita. Yo quería ir a Sevilla, pero dada la vorágine organizativa local, me conformaba con acudir al acto sobre la función pública andaluza que tenían programado en la (fría) Casa de las Columnas, y luego ya tendría la oportunidad de hablar con quien estuviese interesado. Al final salió mejor de lo que imaginaba, y allí estaba Andrés Muñoz, de Equo Sevilla, para recibirme y al menos invitarme a un cola-cao para entrar en calor.

Algunas ideas interesantes de la charla:

  • El principal activo de la Administración son las personas que trabajan en ella.
  • ¿Puede la Administración ser 2.0? ¿Tiene sentido una «equomunidad» de miembros de la administración y usuarios de la misma?
  • Una de las causas de la desmotivación de los empleados públicos es que no hay diferencia de trato entre hacer las cosas bien, y hacerlas mal.
  • La movilidad interna podría ir en contra de la gestión del conocimiento. Cuando un empleado abandona un puesto, todo lo que conocía sobre los temas trabajados se va con él.

¿Cómo abordar la función pública desde la ecología política?

  • Usando intensivamente las tecnologías informáticas para reducir la huella ecológica de sus actividades.
  • En particular, usando software libre para que cada Ayuntamiento no tenga que construir desde cero sus programas de gestión, sino que pueda compartirlos con otros Ayuntamientos.
  • Aplicando criterios de contratación y compra verde
  • Estableciendo un sistema menos jerárquico.

En el turno de debate, Itziar Aguirre, también candidata a la Comisión Gestora, me presentó muy amablemente e interrumpimos el debate durante un breve tiempo para hablar sobre Equo. Seguimos la dinámica de comentar una cosa positiva de Equo, y otra negativa que cada uno cambiaría.

Había puntos positivos centrados en la idea general de Equo, y cómo era capaz de transmitir esperanza al ciudadano, cómo era el «único mensaje coherente» en la escena política, y la «única opción para lograr un cambio en el modelo social y productivo». Más concretamente se valoraba la apuesta por las energías renovables, el discurso vertebrado sobre la sostenibilidad, o el ser capaces de dar el salto de lo verde a lo general. Otro grupo de respuestas estaban más enfocadas en el tipo de partido que se está construyendo, y valoraban la participación gracias al principio de 1 persona = 1 voto, la construcción «de abajo hacia arriba», y el carácter experimental e innovador de la formación. Los últimos comentarios positivos iban dirigidos a la fortaleza humana de Equo, al gran potencial de su gente.

Entre los aspectos a mejorar, había algunos dirigidos al discurso general, aún poco profundizado en temas como empleo, salud, o sanidad, y faltando hacer más énfasis en el cambio de modelo, desencasillándose de lo verde. Había quien notaba cierta indefinición, quien pedía ser más contundentes en el mensaje, y quien decía que mejor no criticar a otras fuerzas y centrarnos en promocionar nuestras propuestas. Otro grupo de opiniones se centraron en la construcción interna, diciendo que pese al discurso, todavía éramos demasiado piramidales y poco en red, poniendo por ejemplo el que los socios no reciban las notas de prensa y no sepan qué opina Equo sobre los temas de actualidad, a la vez que había quien pedía un sistema más operativo. Un último conjunto de criticas estaban basadas en actitudes internas, diciendo que había que ser más pragmáticos y no querer estar en todo, que había cierta agresividad y mal estilo, y que estábamos demasiado presionados por las prisas, que deberíamos de construir más pausadamente.

En mi opinión, el principal aspecto negativo de la situación actual de Equo es el gran potencial presente y todavía no puesto en marcha. Hemos sido capaces de atraer a un montón de gente muy válida y con mucho conocimiento, y no estamos dándoles la oportunidad de participar y desarrollarse. Si lo hiciéramos, pondríamos en marcha una rueda imparable. En cambio el aspecto que más valoro es la implementación que hemos hecho hasta ahora del principio 1 persona = 1 voto. Por ejemplo, nuestras elecciones son todas primarias abiertas. Eso se está convirtiendo en una seña de identidad de Equo, y será muy difícil que en el futuro próximo demos un paso atrás en este sentido. Ahora lo que tenemos que hacer es que ese principio impregne todo el funcionamiento interno de la organización.

Me despedí agraciéndoles su tiempo a los compañeros sevillanos, y esperando que les hubiese resultado interesante esta dinámica. Me dirigí después a la estación de Santa Justa a devolver el coche y a subir en el AVE, el tren de alta velocidad que no proporciona a sus viajeros acceso a Internet.

Apuntes desde Alicante sobre Equo en la Comunidad Valenciana y su eventual vinculación con Compromís.

Aterricé el viernes a las 9:00, escapando de los 11 grados bajo cero de Bruselas junto con los yayos flamencos que madrugaban para visitar la costa blanca. A la sala de juntas de la sede de la Universidad de Alicante, reservada gracias a la gestión de Luis Falcó, fueron llegando algunos de los actores relevantes de la situación valenciana y alicantina, y aunque fuimos pocos, fuimos variados.

Al principio el ambiente fue tenso, hubo reproches y malos modos. «Me has insultado», «no sabes entender una ironía», «tu has dicho tal cosa», «yo no he dicho eso», «habéis hecho un desembarco», «por qué crees que tienes tu más derecho a votar que otros»… Debido a los enfados previos existentes, se estaban criticando a la vez muchos temas entrelazados. Esa discusión ocultaba los temas de discrepancia subyacentes. Logramos reconducir la situación, y exponer los problemas de fondo.

Como la ubicación ideológica de Equo. ¿Verde, verdi-roja, otra? Pasqual Mollà, miembro de Iniciativa del Poble Valencià, dió una visión crítica de lo «verde, verde». Para él, Equo es un proyecto ecosocialista, similar a nivel estatal a Iniciativa en la Comunidad Valenciana. La postura de quienes han militado en partidos verdes es distinta: piensan que Iniciativa contempla la ecología como algo accesorio y no troncal.

Otro debate oculto: el modelo de partido. ¿Único en toda España, o diferentes según los territorios, y luego asociados a Equo? Mercedes Menor, concejala verde en Villena, defendió una única organización en todo el estado. Para Pasqual Mollà, en cambio, una referencia válida sería Iniciativa-Verds en Mallorca, donde no existe Equo como tal, sino que Iniciativa-Verds «es Equo».

Había coincidencia en que dentro de Equo deberían de estar quienes hoy forman Iniciativa del Poble Valencia (IpV), Els Verds – Esquerra Ecologista (EV-EE), Los Verdes de Villena, y todas las otras personas sin militancia previa. Coincidían en que ese espacio político sería de nueva creación, y debería de ser Equo.

Para mí, Equo ha de ser una única organización con mucha autonomía territorial. Si se crean partidos territoriales, es para poder tener autonomía de decisión, por ejemplo para elegir candidatos o decidir sobre alianzas electorales. Si esa libertad ya viniese otorgada por el modelo de funcionamiento del partido, no sería necesario crear otro distinto.

Siguiente tema: la relación con el Bloc Nacionalista Valencià, socio principal de «Compromís». Quienes forman ahora mismo parte de Compromís (IpV y EV-EE) quieren que Equo sea un socio estratégico de esta coalición. En cambio, quienes llegan a Equo desde otros partidos verdes, o como nuevo proyecto político, no lo ven así. Más aún, unos entienden que hay que realizar un esfuerzo de comunicación por vincular Equo a Compromís, y para otros precisamente esa asociación es causante de tensiones, pues lo ven al contrario. Patxi Esquembre, alcalde verde en Villena, suele decir «dejad que Equo sea Equo», lo que quiere decir: construyamos primero Equo y nos ocuparemos, después, de si pactamos con Compromís o no.

¿Es posible que toda esta gente en el entorno de Equo trabaje junta en el mismo proyecto? Me atreví a plantear la creación de un grupo de trabajo temático sobre gestión de residuos, un tema que los verdes valencianos de diferentes partidos ya habían tratado conjuntamente en el pasado reciente. Todos los presentes estuvieron de acuerdo en que podría funcionar, integrando a quienes ya están trabajando ahora en este tema en Iniciativa, a quienes tienen experiencia en el mismo en los partidos verdes, y a todos aquellos interesados en colaborar, dentro de un grupo de trabajo territorial de Equo.

Hay preocupación por la gente que se está dando de baja del proyecto. Encontré en la reunión un posible argumento para ofrecer a quienes dan un paso atrás para que reconsideren su postura: de la mesa de coordinación provisional alicantina, 7 personas de 12 dimitieron por desacuerdos. En una mesa de 12, 7 hubiesen sido mayoría.

Me fui de Alicante con un moderado optimismo. La situación de conflicto existe y hay temas sin resolver (principalmente el voto de simpatizantes en las elecciones a la mesa). Sin embargo, creo que es un avance haber escuchado la voluntad de disolución de todos los partidos verdes existentes dentro de Equo, el ver que la apuesta por construir Equo es compartida (pese a las discrepancias sobre la relación con Compromís), y el sentir la voluntad de que sea la gente que forma Equo en Alicante la que decida su propio futuro. Atisbo un posible camino, basado en hacer crecer Equo Alicante a base de grupos temáticos, en unificar a todo el mundo bajo las mismas siglas, y en decidir entre todas aquellas personas que quieran estar en Equo, qué camino tomar. Todo esto con apoyo y mediación externa, para dar un marco de funcionamiento, y facilitar la toma de acuerdos entre las personas individuales integrantes de Equo.