¿Cómo organizar un congreso abierto a todas las personas asociadas?

En la entrada anterior citaba algunas posibilidades para un congreso de socias con todas las garantías: bolsa solidaria, participación online, o servicio de guardería. Amplío ahora estas cuestiones y recojo otras que habéis enviado en los comentarios y en Facebook. ¿Qué mecanismos hay que poner en marcha para que un congreso de socios funcione correctamente?

Que a todos nos cueste lo mismo acudir

El congreso se celebrará en Madrid. Si vivo allí el coste de acudir es mínimo porque duermo en mi casa y viajo en Metro. Si vivo en Canarias el coste es muy elevado porque incluye el billete de avión y dos noches de hotel. Si no modificamos esto, mucha gente de Madrid podría ir, pero poca de Canarias, y no habría una participación homogénea de gente de todos los territorios.

En la pasada Mesa Federal Equo habilitó un «fondo solidario», para contribuir a los viajes. En el Congreso creo que deberíamos de ir más allá. Se sumarían los gastos de viaje y alojamiento de todas las personas, y se dividirían entre las que acudiéramos, y así nos costaría lo mismo viniésemos de donde viniésemos.

Participación y voto online

Para que toda la gente pueda seguir lo que ocurre en el Congreso se puede habilitar el streaming. Para poder intervenir en remoto se puede establecer una conexión skype conectada al audio de la sala. Es posible votar de forma remota.

Estas alternativas ya se han puesto en práctica en Equo: el encuentro de Equoncejales se emitió por streaming, Luis C. y Miguel B. comentaban en el artículo anterior que en la asamblea de Equo Asturias se hizo también y se permitió voto online, y en la última mesa federal hubo intervenciones y votos en remoto. De aquí al Congreso podríamos seguir ampliando nuestra experiencia con estos métodos y aumentando el número de gente que participa por este medio.

Asambleas descentralizadas

No todo el mundo tiene Internet en casa, y puede que no se maneje bien con las herramientas online. Podemos dar un paso más como el que apuntaban Toni R. y Federico G.: montar asambleas locales durante los días de congreso. Realizarían un seguimiento del mismo por streaming y en pantalla grande, y permitirían que la gente fuese allí, interviniese, votase, y que estos votos se transmitiesen inmediatamente al Congreso.

Delegaciones de voto

Habrá quien tenga que trabajar durante el fin de semana, o tenga un compromiso ineludible. Parece razonable implementar para estos casos delegaciones de voto, de forma que aunque yo no vaya, le pueda confiar mi voto a una compañera.

Tomás V. plantea la cuestión clave: ¿cuántos votos podría acumular una sola persona? Me inclino a que cada persona sólo pueda tener su voto más una delegación de otra persona. Probablemente puedas encontrar a alguien que tenga casi las mismas opiniones que tú a quien ceder tu voto, pero sea más difícil que tres o más votos agrupados representen fielmente la diversidad de opiniones durante todas las votaciones.

El Congreso es un proceso

Pongamos que en el Congreso podamos votar todas las personas afiliadas. Eso en realidad no resolvería nada si no hubiéramos podido participar en el proceso anterior de preparación de los documentos. Durante un sólo día se pueden hacer votaciones, pero es más difícil realizar debates de profundidad. Rafa M. comentaba en el anterior post lo siguiente: «Los documentos que vayan a la reunión de julio deberán discutirse intensivamente por los socios en las semanas anteriores, tanto en el marco de los grupos territoriales como en la red social. Y con posterioridad a la reunión, podría plantearse una fase de ratificación / votación de las conclusiones que salgan de la reunión.»

Ahí radica gran parte del éxito del Congreso: ser capaces de establecer un cauce de participación amplio, presencial y virtual. Que los documentos a debate lleguen a todas estén donde estén, y que se debatan, se comenten, modifiquen, y la gente los hagan suyos. Tanto en asambleas presenciales con la gente cercana físicamente como en la Equomunidad con toda la afiliación. Carlos R. cree que la nueva política pasa por buscar el consenso «con una dinámica de participación donde todas las personas puedan aportar al debate, ya sean estos chavales con gran manejo de las redes sociales, o «iaioflautas» que necesitan del contacto físico, pasando por los múltiples medios de participación que se dan en la sociedad.»

El día del Congreso: Guardería, alojamiento, y más.

Y luego, está el día en sí, que como dice Sergio A., es algo más que ir a votar. Es ir a aprovechar la cercanía, el contacto, para deliberar sobre los puntos aún no resueltos, para cambiar de opinión y cambiársela a los demás, para oir argumentos cara a cara.

Para que todo el mundo pueda acudir hay que pensar en algo más que en tecnología y dinero. El servicio de guardería, por ejemplo, debería de ser una constante en todas las reuniones de una organización como Equo. Además de eso Sergio propone todo un plan solidario y hospitalario de los Equos madrileños incluyendo alojamiento en casas particulares para quienes vienen de fuera, o llevar comida casera para sustituir al catering. Hacer, en suma, lo máximo posible para facilitar la participación.

¿Es suficiente así?

Se lo quiero preguntar especialmente a Arturo de Cádiz, que en este blog nos ha recordado las dificultades para participar de quienes no tienen correo electrónico. Y también a Manolo de Melilla, que comenta a su vez que el 40% de la población melillense no accede a Internet. Y por extensión a todas aquellas personas que puedan tener una situación similar: ¿Cómo lo véis? ¿Os parece que estas propuestas pueden ayudar a que la gente participe a título individual en igualdad de condiciones, vengan de donde vengan?

12 comentarios en “¿Cómo organizar un congreso abierto a todas las personas asociadas?

  1. José Carlos Alía

    Hola Rafa
    Buen trabajo. Creo que nos vamos acercando al conocimiento de cómo desarrollar la Democracia Horizontal en el nivel de complejidad que tiene, tanto por el gran número de personas de Equo, como su extensión a todo el Estado español.

    En la reunión de mi Grupo Territorial hemos analizado todas estas posibilidades que ahora recoges y existe un casi Consenso general (salvo un compañero que no acaba de ver las viabilidad de la propuesta).

    En sintesis, deseamos que este Congreso llegue a hacer posible la Democracia Directa, aunque reconocemos que el nivel de complejidad en el que nos movemos, el desconocimiento conceptual y práctico sobre el tema así como la falta de experiencia, son factores importantes a tener en cuenta y en eso tod@s coincidimos en el Grupo y en que era la causa de nuestras dudas y de la necesidad de buscar soluciones.

    Es por eso, que yo, personalmente vengo planteando la siguientes cuestiones:

    > Ser flexibles y hacer lo que podamos en este momento
    > Contemplar esto como un proceso que debe ir mejorando sobre la marcha (prueba y error)
    > Contemplar el proceso de Equo como un laboratorio de pruebas para lanzar la idea al resto de la Sociedad
    > Partir de la idea de que Madrid puede ser, a su vez, un laboratorio de pruebas para el resto de Equo

    a) En relación con la flexibilidad entiendo que, dadas las dicultades, debemos usar la imaginación y la creatividad (como ya se está haciendo), para encontrar fórmulas que nos acerquen al objetivo de la Horiontalidad, aunque por ahora se queden fuera algunas o parte de sus posibilidades teóricas (Proposición, Deliberación, Decisión)

    En este sentido, cosas como la combinación de
    – la Proposición/Deliberación Virtual/Presencial, anterior a la reunión Presencial,
    – junto a Asambleas locales paralelas a la reunión Final en julio, (de lo que también se habló en nuestra reunión)
    – y un tiempo posterior para votación online,
    constituyen soluciones flexibles para que todo el mundo pueda participar en el derecho de Proposición, de Deliberación, (que es el aspecto más complicado para un encuentro de la complejidad de este Congreso al que yo prefiero llamar Asamblea) y en el de Decisión.

    Es preciso comprender que la Deliberación On line para mil personas en un fin de semana, es prácticamente imposible y que solo propuestas como las anteriores pueden acercarnos a este planteamiento de defensa del derecho a deliberar, para tod@s.

    b) en segundo lugar, sería interesante asumir que el proceso que vamos a llevar a cabo debe ser un «laboratorio de pruebas» que ayude a pensar nuestro mensaje de Horizontalidad para el conjunto de la Sociedad. No es lo mismo un planteamiento Horizontal reducido a una Asamblea de pueblo o barrio (El Ágora de los antiguos Griegos), que un Congreo (Asamblea) estatal de Equo y mucho menos que trasladar este concepto democrático a toda la Sociedad.

    c) en tercer lugar, ya he dicho y así lo he propuesto en el GT de Organización y Congreso de Madrid, que nuestra Comunidad Autónoma tambien debe y puede ser un laboratorio de ensayo para el resto de Equo y su Congreso/Asamblea.

    ¿Por qué?. Por tres razones:

    Por que es un ambito más pequeño y sencillo para experimentar, a la vez que tiene ya un nivel de complejidad que permite probar y corregir antes del encuentro estatal.

    Y porque hay (o eso creo yo) una voluntad generalizada de hacer cierta la Democracia Horizontal en nuestra Comunidad.

    La propuesta que dicho GT ha hecho a la Mesa de Madrid es la de experimentar todo ello en la próxima Asamblea, que debera ser antes del próximo encuentro de la Mesa Federal en abril. Estamos a la espera de que se acepte, para organizarlo desde nuestro GT.

    Un saludo a tod@s y al esfuerzo que se está haciendo para conseguir la viabilidad de tan importante objetivo
    José Carlos Alía

    Responder
    1. Rafa Font

      Gracias Jose Carlos,

      Quiero subrayar una de las cosas que dices: esto lo hacemos para luego trasladarlo a la sociedad. No se queda sólo dentro de Equo, sino que responde a una filosofía de cómo tiene que funcionar el espacio público: mucho más abierta a la participación decisoria de la ciudadanía.

      Responder
  2. Andrés

    Hola Rafa
    Veo que poco a poco van mejorando los perfiles de lo que podría ser el congreso o asamblea estatal de socios y la organización horizontal de Equo a corto plazo.
    Hago aquí dos pequeñas aportaciones a ver que te parecen:
    1) Respecto a la participación on line durante el congreso. Efectivamente puede ser casi imposible que si mucha gente quiere intervenir a distancia, sea posible que todos tengan tiempo de hacerlo; especialmente con voz y en sesiones plenarias. Pero sí veo posible usar esta opción para los grupos de trabajo; aún más si se aplica un filtro previo. Es decir, si todos los que quieran intervenir pueden enviar un mensaje corto (por ej, de 50 palabras como máximo) a un moderador, o equipo de moderación, adjunto para la participación on line en el grupo, que iría leyendo y seleccionando mensajes a los que daría entrada con voz.
    2) En relación con la logística. Me parece buena idea hacer un promedio de la cantidad que tendrían que aportar los asistentes al congreso a partir de los costes estimados según distancias y accesibilidad a Madrid. Esta cantidad podría minorarse mediante ‘pago en especie’ (alojamiento y/o comida) o aportación de trabajo (por ej., colaborando en la organización, guardería…)
    Saludos
    Andrés

    Responder
  3. Arturo Martínez González (Equo Cádiz)

    Rafa, creo que tu trabajo es muy concienzudo, pero me gustaría aportar algo más.

    * En cuanto a la participación en la vida de Equo (y especialmente en las votaciones) de la gente que no tiene correo electrónico, creo que una de las soluciones puede ser la que ya estamos usando en Equo Cádiz: El apadrinamiento. Consiste en que una persona de de Equo que tenga acceso a Internet apadrine a otra que no lo tenga. Yo he «apadrinado» a un reciente fichaje de Cádiz, le he creado una cuenta de correo a su nombre, lo mantengo informado de las principales noticias que recibo, y -en caso de votación- nos juntaríamos para que pudiera votar con su correo desde mi PC.

    * Fondo solidario para viajes: Perfecto, pero con ciertos matices. Para poder estimar lo que costaría, sería necesario que quienes quieran participar en un congreso se inscriban previamente. En el formulario de inscripción dirían si quieren acogerse a este fondo, la provincia desde la que se desplazan, y si necesitan alojamiento. De esta forma, con un baremo preestablecido de coste de viaje por provincia y noche, se podría calcular el dinero necesario, dividir por el número de personas que se hayan inscrito, y determina la «cuota solidaria», a abonar en el momento de recoger la acreditación.
    Si aparece en el congreso gente que no se haya inscrito, no tendrían derecho al fondo solidario, pero tendrían que pagar igualmente la cuota de inscripción.

    * Participación y voto en línea: No se si la tecnología está lo suficientemente madura como para permitir su uso masivo. Las mini experiencias que hemos tenido en Cádiz no son muy esperanzadoras. ¿Cómo se pide el turno de palabra a distancia? ¿Cómo se acredita que la persona que quiere participar es quien dice ser?

    * Asambleas descentralizadas: Muy buena idea, falta saber si tenemos los medios técnicos (pantalla grande, conexión de alta velocidad) como para ponerla en práctica.

    * Delegación de voto: No lo veo claro. Si se puede delegar ¿por qué limitar el número de votos delegados? ¿cómo se acredita la delegación ¿fotocopia del DNI, acta notarial 🙂 ?

    * Guardería: Buena idea, pero en plan cooperativo (que los padres y madres con niños se autoorganicen para cuidarlos y participar).

    * Alojamiento: Esto se podría enlazar con la preinscripción, de forma que quienes tengan plazas de alojamiento lo indiquen en su inscripción, y «el sistema» o alguna persona vaya asignando ls plazas disponibles a quienes lo soliciten, y se envíe un correo electrónico a las dos partes para ponerlas en contacto.

    Muchos problemas, muchas ideas, mucha polémica. ¡La cosa va bien!

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola Arturo,

      Estoy de acuerdo con bastantes matices de los que haces 🙂

      Sobre la cuestión del número de delegaciones, te cuento por qué veo un problema que se delegue masivamente. Si tu tienes 30 votos delegados de Cádiz, y yo quiero que se apruebe una resolución sobre un tema cualquiera, voy a ir a hablar primero contigo que con cualquier otra persona. Si te convenzo, ya tengo un apoyo 30 veces mayor que si convenzo a otros. Creo que eso desvirtúa la dinámica de un Congreso.

      Otro argumento es que 30 votos representan una diversidad de opiniones muy grande. Durante un Congreso habrá diferentes discusiones, cambios de opinión… si yo llevo 30 votos delegados, creo que es difícil que lo que yo vote represente fielmente lo que las 30 personas hubieran elegido por sí mismas en cada votación.

      Esos dos argumentos me llevan a pensar que cuantas menos delegaciones de voto, mejor para el proceso.

      Sobre las experiencias en voto online, ¿por qué no han funcionado en Cádiz? Quizá podamos echar una mano para la próxima 🙂

      Responder
  4. SergioA

    Algunos datos y comentarios:
    En Rivas éramos 2.500 soci@s y fuimos unos 290 quienes acudimos presencialmente. Ahora desgraciadamente somos sólo 1.000 y para Julio digamos que vamos a remontar y seremos 1.500 afiliad@s. Si no ponemos medios para facilitar que al congreso venga quien quiere y aplicando una regla de 3 podeos estimar que iremos presencialmente 175 personas y quedarán en casa 1.325 personas. Pero supongamos que si ponemos los medios para que venga quien realmente quiera van a venir… ¿250 personas?

    Si funcionamos por delegad@s y somos 1.500 afiliad@s habrá 150 delegados con una fórmula de 1 delegad@ por cada 10 personas. ¿Es realmente muchísimo más complicado organizar un congreso para 250 personas afiliadas que para 150 delegad@s?

    Además habrá 5 Comisiones previas al plenario: Carta Constituyente de Equo, Estrategia socio-política de Equo 2012-2014, Estatutos (y sus anexos), Carta Financiera, Propuesta para la composición y procedimiento de elección de las demás instancias electivas de Equo. Es decir, los participantes presenciales y los que participen remotamente desde su casa se dividirán (de manera desigual, claro) en 5. No veo tan complicado que en comisiones con una media de 50 personas presentes puedan participar por Skype con voz y voto otras tantas. En la Mesa Federal del día 25 eran cerca de 90 personas y 3 votaron por Skype. Una de las personas que estaba conectada por Skype intervino con voz entrando en el sistema de audio de la sala. La reunión se transmitió además por streaming. El coste de todo este despliegue tecnológico: Cero Euros. Tan sólo hace falta 1 ordenador para streaming y 1 ordenador y 1 voluntari@ por cada digamos 10 participantes remotos.

    En plenario es más difícil permitir que quien quiera intervenga desde su casa por Skype para que le escuchen tod@s en la sala. Pero también es complicado intervenir estando presente si nos guiamos por la experiencia de RIvas.

    Y sobre todo, compañer@s: Tenemos 3 meses y medio para intercambiar ideas, establecer procedimientos, recabar información sobre recursos disponibles, solicitar donaciones, pedir voluntari@s… No nos autolimitemos.

    He hecho un documento abierto para poner en claro y en común todas estas ideas encaminadas a facilitar que quien quiera participar pueda y no deje de hacerlo porque viva lejos y no puede pagar un billete de tren, comidas y alojamiento o que si finalmente no viene deje de sentirse parte del proceso:
    Os invito a que participéis con vuestras aportaciones. De hecho me he tomado la libertad de coger ideas de Rafa, de José Carlos, de Arturo y de Andrés 😉

    Este es el enlace al documento:

    https://docs.google.com/document/d/1vAeGk4JOiIOkRPB9lrNRojhA-0j5_-v71z9crtoxU50/edit

    Responder
  5. lorenzo meler

    Sobre el tema de que a todos nos cueste lo mismo. Me gusta mucho esta reflexión, pero para mi gusto le falta una cosilla. La idea que propongo es parecida pero con un matiz: Se suman los gastos de todos los socios que han acudido y se divide no por el número de asistentes, sino por el número total de socios que tiene eQuo. Eso nos dará una cantidad, en principio pequeña, y que asumirá cada asamblea provincial dependiendo del número de socios que tenga (a más socios, más se aporta vayan o no sus miembros)

    Responder
    1. Andrés

      Hola Lorenzo
      La opción que propones puede ser válida y tiene grandes ventajas: simplicidad y equidad. Además, si tu propuesta fuera adelante, ni siquiera sería necesario recaudar nuevos fondos (siempre que hubiera suficiente liquidez de tesorería a esa fecha) Bastaría con distribuir directamente las cantidades correspondientes.
      Pero veo un inconveniente importante. Como muchos socios (unos 600) han contribuido este año con cuotas reducidas (documento ‘Explicación del presupuesto de ingresos y gastos AÑO 2012 – BORRADOR 2.0’) la cuota extra a aportar podría incrementar considerablemente la cuota previa de 50 € (En el documento citado está previsto un gasto fijo de 25.000 €, solo para la organización del Congreso, cuantificado en función de los costes de la Asamblea de Rivas) Por lo que el ‘pago en especie’ (alojamiento y/o comida) o mediante aportación de trabajo (de organización financiera, logística…, guardería…) evitaría o reduciría la aportación extra de algunos socios.
      Saludos

      Responder
  6. Manolo

    Hola,
    por alusiones en el comentario de Rafa, os comento que en la mesa federal ultima, si que hice mis reparos a que la comunicacion por excelencia sea casi unicamente el internet. Es una formula de comunicacion que a niveles estatales esta bien, pero que a nivel local, al menos en Melilla, pues mal. Aunque hay un auge importante en redes sociales, aqui lo que mas funcionan son los medios de comunicacion locales, el boca a boca, el contacto directo, las reuniones, la llamada telefonica, y es la formula de participar habitual y logica en un territorio como el mio.

    Responder
    1. Rafa Font

      Gracias Manolo, creo que es muy importante tener la opinión de los que vivís en un sitio mal comunicado y con poca penetración de Internet.

      En el caso de Melilla o de cualquier otro sitio pequeño creo que las reuniones presenciales serán más habituales que las virtuales. Sin embargo cuando se trata de hablar de temas estatales, con el resto de gente del Estado, o lo hacemos por Internet o va a ser complicado. Por eso me interesa pensar fórmulas que permitan a la gente de sitios desconectados poder participar en la conversación con el resto de la gente.

      ¿Qué te parece por ejemplo lo que hacen en Cádiz del «apadrinamiento»?

      Responder
      1. Manolo

        Hola
        En primer lugar quiero que sepas que considero más democrático y perfecto una asamblea de socios que de delegados, y los reparos son única y exclusivamente por tema de recursos, que aunque veo la originalidad y la voluntad a la hora de solucionarlos de muchos de vosotros, nos vamos a pegar en ese muro reiteradas veces
        El tema de congreso por internet que incluya votaciones es complejo. Si se opta por esa opcion, ten en cuenta los requerimientos técnicos. En cada provincia haría falta una estación con las aplicaciones, drivers, pluging, ancho de banda, etc. que haga falta, aparte del local. Por otro lado en Madrid harían falta unos recursos humanos y materiales en software y hardware que no fallaran y que solo te lo puede garantizar una empresa con un coste económico importante.
        El congreso se puede retransmitir, claro está, para que cualquiera pueda verlo (con muy poco coste), pero participar ya es un pelín más delicado. ¿Te imaginas que se prometiera la participación on-line y hubiera cualquier fallo técnico? Entonces sí que saltaría por los aires el tema de participación. El Congreso sería fallido y los problemas que crearían serían mayores.
        Saludos

        Responder
  7. Pingback: Equo tendrá un Congreso de afiliadas Y de delegadas | Rafa Font (eu)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *