Archivo de la categoría: Verdes europeos

No hay vuelta atrás – La unificación del espacio verde en torno a Equo (2006-2012)

Escribo este texto para que quienes no han vivido de cerca la época de los múltiples partidos verdes en España, la rebelión de las bases, y la transición hasta la creación de Equo, conozcan mejor el pasado. Ahora deben tomar decisiones claves para el futuro del partido de la ecología política en España y mejor hacerlo sabiendo lo que se ha hecho ya. Hay también quien malmete, ya sea por ignorancia o por mala baba, así que esto es también un antídoto para la desinformación.

Habrá quien considere que Equo ha sido un punto de partida. Que en 2012, en su creación, era el momento “cero”, que las cosas empezaban ahí. Sin embargo, hubo un tiempo en que todo era mucho peor. En octubre de 2006 los indicadores de “unidad” y “madurez” del movimiento verde en España marcaban “-10”.

2006 – Tres familias verdes

Tras llegar a Bruselas me voy dando cuenta de la existencia de 3 familias verdes que andaban a la gresca: la Confederación, Los Verdes de Europa, y Grupo Verde. Mi partido, Los Verdes de Asturias, formaba parte de la Confederación, que a su vez era miembro oficial del Partido Verde Europeo.

Enseguida participé en la creación de un grupo de trabajo llamado “Informática Verde”, que quería promover el software libre y luchar contra las patentes de software. Allí convergieron verdes de todas las familias. Entre otros destaco a 3 relevantes entonces y ahora: Carolina López, hoy en Equo Cataluña, y entonces asistente europarlamentaria y apoyo clave para que este grupo saliera adelante; Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo hasta 2019, y entonces representante de Los Verdes de Euskadi; y Jorge Luis Bail, hasta hace poco diputado de Equo, y entonces miembro de Los Verdes de Aragón.

Sobre el papel, cada uno era de una diferente familia política verde en España. En la práctica, todos trabajábamos juntos y no veíamos diferencias sobre de dónde veníamos y a dónde íbamos. No fue la primera iniciativa unificadora. Los pioneros de la unificación verde en España fueron Jóvenes Verdes (organización de la que Carolina y Florent eran co-portavoces en aquel momento).

Los co-portavoces de Jóvenes Verdes votan por primera vez como miembros de pleno derecho en la Asamblea General de la Federación Europea de Jóvenes Verdes (FYEG en inglés), en Viena en abril de 2007.

2008 – 2009 – El Manifiesto de Hondarribia

La Confederación era inoperante. Cansados de la parálisis y animados por las buenas relaciones entre los verdes de Asturias y Euskadi, se convocó una primera reunión de bases verdes en la localidad de Hondarribia, bautizando el movimiento, en junio de 2008.

En el Manifiesto de Hondarribia (declaración completa disponible en Internet Archive) se recogía lo siguiente:

Los firmantes de esta declaración dirigimos a todos los verdes de España la reflexión de que no existen diferencias ideológicas que justifiquen las actuales divisiones entre nosotros.

Es necesario un giro de 180 grados para consolidar un movimiento autónomo, relevante y cohesionado que incluya todas las opciones verdes.

El movimiento cogió fuelle. En octubre de 2008 se celebró la segunda reunión, en Gijón. El manifiesto marcaba el objetivo de una única candidatura verde en las europeas de 2009:

Nuestra responsabilidad frente a la crisis ecológica nos obliga éticamente a superar esta división crónica. Para ello vemos un requisito imprescindible: la unidad de acción de todos los partidos verdes en una misma candidatura.

Declaración completa aquí.

Hondarribia 3.0 se celebró a principios de 2009 en Cabañas de Polendos, provincia de Segovia, que ostentaba una alcaldía verde. Acudieron un centenar de personas. Fue quizá el momento más optimista, cuando parecía, a tenor de las declaraciones de los presentes, que aquello iba definitivamente para adelante. El Partido Verde Europeo envió un observador oficial.

[Acordamos] Proponer a todas las familias verdes del Estado que convoquen el día 14 de marzo una conferencia política, para definir el programa y la candidatura para las elecciones europeas de 2009.

Tercera reunión de bases del movimiento de Hondarribia en Cabañas de Polendos.

Declaración completa H 3.0 aquí.

Los grupos de trabajo

En paralelo se habían ido creando creando nuevos grupos de trabajo: Internacional (marzo 2008), Economía Verde (junio 2008), Salud (noviembre 2008), Animalismo (noviembre 2008), Medio Rural y Agricultura (diciembre 2008), Territorio-Urbanismo (enero 2009), Administración y Justicia (enero 2009), Energía (febrero 2009), Educación y Cultura (abril 2009), Biodiversidad (enero 2010).

También se habían creado redes transversales: Ecofeministas (noviembre 2008), Ecosindicalistas (octubre 2010).

La última versión del documento explicativo de los grupos de trabajo es de febrero de 2011 y contiene la filosofía de trabajo de los mismos.

La red de concejales verdes era un grupo sui generis que agrupaba a 42 concejales ecologistas de toda España. Compartían mociones y ordenanzas municipales. Tenían una web con un perfil de cada concejal. Por ejemplo, el de Olga Álvarez, concejala de Los Verdes de Asturias en Mieres.

Mientras las cúpulas de las familias verdes estaban inmóviles, las bases se encontraban y las afiliadas individuales descubrían al otro lado a gente afín, con la que se podía trabajar. Les estábamos segando la hierba debajo de los pies a los “dinosaurios” que controlaban el percal.

El fiasco de las europeas de 2009

El intento de lograr una lista verde unificada no fraguó, y los dinosaurios vencieron a las bases. Hubo dos candidaturas verdes: la Confederación (junto con ERC – Europa de los Pueblos), y Grupo Verde, que registró una candidatura a espaldas de los demás mientras se negociaba. Ante la falta de unidad, el movimiento de Hondarribia se apartó de las europeas.

La Universidad Verde de Verano

En 2009 se lanzó la Universidad Verde de Verano. La Univerde actual es herencia de las bases verdes. Equo la asume a partir de la cuarta edición, en 2012.

A través de la Univerde se materializaba el apoyo de los verdes europeos al movimiento de bases de Hondarribia, en forma de subvención de la Green European Foundation. El partido verde oficial seguía siendo la Confederación, pero en aquel momento era “una cáscara vacía”, dado que la mayoría de los partidos integrados en ella habían insertado a su gente en la dinámica de Hondarribia.

Nace la Coordinadora Verde

Nos hicimos mayores de edad en Hondarribia 4.0, en julio de 2009, cuando se creó la Coordinadora Verde. Dimos un paso al frente y consolidamos una estructura de proto-partido, con co-portavoces, y diferentes responsabilidades en una especie de ejecutiva. Todo el movimiento iba a través de listas de correo, con coordinación entre grupos de trabajo y territorios (grupo “kunlaboro”), y de coordinación de prensa (grupo “komuniko” – con todos los responsables de prensa territoriales). Había una lista de correo general (“hondarribia”) para todo aquel que firmase el manifiesto por la unidad de acción y quisiese participar.

La declaración H 4.0 apuntaba a la consolidación orgánica. El Partido Verde Europeo envió a su co-portavoz y eurodiputado, Philippe Lamberts.

Lamberts, en el medio, fue víctima a la vez de la baja calidad fotográfica, y de mi traducción simultánea de su intervención en una plenaria de la UniVerde 2009. Pese a eso, el Partido Verde Europeo tenía esperanzas en conseguir un partido verde operativo en España.

Declaración H4.0:

Para culminar un proceso continuo de consultas con todos estos agentes, proponemos la convocatoria de la Asamblea Abierta de la Ecología Política a celebrar en el primer semestre de 2010.

Para lo cual, tomando como referencia los grupos de trabajo generados y las asambleas locales adheridas al proceso de Hondarribia, se conforma a partir de este momento la Coordinadora Verde.

La quinta reunión de bases se celebró en Málaga en diciembre de 2009.

Asumimos por tanto el compromiso de alumbrar el partido-red de la ecología política española abierto a todas las corrientes del ecologismo para las elecciones del 2011, que deberá conformarse definitivamente para las elecciones de 2012 y 2014.

ECOLO en las elecciones locales 2011

Hondarribia 6.0 se celebra en Madrid. Llegan las elecciones locales. Se pone todo en el asador. Hay un programa común, elaborado por los grupos, un nombre “paraguas” (ECOLO) para todas las candidaturas verdes, una campaña coordinada, y presencia en todo el territorio. ECOLO se definía como la red de personas y colectivos que construían política verde.

ECOLO se presentaba como miembro de la Red Equo, pero la Fundación, que apenas había echado a andar, decidió no apoyar públicamente las candidaturas, no queriendo empañar el futuro lanzamiento de un proyecto estatal por unos resultados que no se esperaban muy altos. Los resultados de las candidaturas asociadas a ECOLO fueron de 70 concejales, 3 alcaldías, y 2 diputados autonómicos. En Madrid se obtuvieron 13.000 votos (el 0.88%).

El programa de ECOLO estaba basado en el Green New Deal:

Para salir de la crisis, apostamos por el New Deal Verde que potencie el empleo verde, los intercambios locales, la economía alternativa y solidaria, unas inversiones y fiscalidad ecológicas y éticas y unas empresas responsables. En otras palabras, una economía del vivir mejor con menos: baja en carbono, equitativa y que respete los límites ecológicos del planeta.

2012 – La convergencia con EQUO

Llega el final del camino de la unificación de Los Verdes y el comienzo de Equo. La Coordinadora Verde, que había unificado hasta donde era posible el espacio verde, que había generado una dinámica nueva, y que había creado las estructuras de un proto-partido, decidió finalizar recorrido integrándose en Equo. El 4-J un gran número de partidos verdes firmaron el manifiesto fundacional de Equo.

Mirando hacia atrás se puede ver como mientras muchas de las estructuras creadas por la Coordinadora Verde sobreviven en la estructura de Equo, otras sufrieron al inicio de Equo una neta involución. Pero esto es otra historia (la aportación de la Coordinadora Verde a la construcción de Equo).

Conclusiones

Entre 2006 y 2011 se gestó un movimiento de bases que removió los cimientos de un partido anquilosado, y por mucho que fuese miembro oficial del PVE, lo acabó echando por tierra.

No creo que sea eso lo que toque ahora. De aquella estábamos a «-10». Hoy hay muchas cosas que ya están hechas: ya no están los que querían bombardear la unidad de acción verde, hay una estructura, unas relaciones, y unas dinámicas.

Lo que es importante es repensar Equo. Analizar su estrategia, y ver si responde a la identidad verde. Analizar el tipo de organización que es, y ver cómo modernizarla. Pensar en cómo nos hemos comunicado hasta ahora y cómo queremos hacerlo en el futuro. Darle un liderazgo acorde a los tiempos.

En mi opinón Equo debe refundarse bajo esos conceptos. Pero ya no es 2006: no hay vuelta atrás.

No es tragedia electrónica todo lo que reluce

Cosima Dannorizter ha dirigido el documental «La tragedia electrónica», en el que investiga el tráfico de basura electrónica. Aquí aparece el barrio ghanés de Agbogbloshie, un lugar habitual cuando se habla de las prácticas nocivas de tratamiento de residuos electrónicos.

El pasado viernes los compañeros de Equo Madrid lo proyectaron en su cinefórum y lo promocionaron diciendo que mostraba «el verdadero problema» de los residuos electrónicos. En este texto explico por qué «el verdadero problema» no es el que Dannoritzer presenta, sino otro diferente.

Durante el verano de 2014 realicé mi investigación de fin de master sobre residuos electrónicos en Agbogbloshie. Los argumentos que uso en este texto están más desarrollados en el texto completo (Tools for informal e-waste recyclers in Agbogbloshie, Ghana).

Dannoritzer, al igual que Greenpeace y Los Verdes europeos, enfoca el tema como una injusticia ambiental. En otras palabras: «nosotros los ricos del Norte consumimos, y los pobres del Sur gestionan nuestra basura«. Parece un argumento suficiente para apoyarlo desde la ecología política. Resuena además con fuerza en parte de la población del Norte consciente de que su modo de vida está reventando el planeta. Y lleva muy rápidamente a la conclusión de que es necesario prohibir la exportación de basura electrónica, como se refleja en la convención de Basilea, piden activistas veteranos como Jim Puckett, y de hecho implementa la Unión Europea en su directiva WEEE.

Y sin embargo, los residuos electrónicos ¿son realmente basura?

EwasteQuiz

¡Atención, pregunta! ¿Qué hay en en la imagen?

  • a) Viejos conectores arrancados de ordenadores obsoletos: BASURA.
  • b) Impurezas plásticas extraídas de cables de cobre para poderlos triturar: BASURA.
  • c) Conectores de corriente que pueden alimentar los motores eléctricos de un quadcopter: RECURSO.
  • d) Polímero de Cristal Líquido potencialmente reciclable: RECURSO.

(Respuesta al final del artículo)

Dannoritzer es eurocéntrica: evoca «nuestra basura», «nuestro modo de vida», «les contaminamos a ellos», «tenemos (nosotros) que hacer algo». Si se mira con lupa se ven otros eurocentrismos más ocultos como «las principales empresas que reciclan residuos electrónicos son europeas». Los Verdes, que presumimos de tener una visión global del asunto, pensamos igual.

Y cuando escuchamos a gente de otros lugares nos damos cuenta de que nuestra visión no es global. Un buen conocedor de Agbogbloshie como DK Osseo-Asare (de quien hablaré más adelante), que se define panafricanista, dice: «Los residuos electrónicos tienen un alto valor y no deberían de salir de África; tenemos que crear nuestra propia industria de reciclaje«. Escuchemos también a quienes trabajan en Agbobloshie, que emigran desde el norte de Ghana para trabajar allí y obtienen su pan de cada día de desguazar residuos.

Dannoritzer no escucha a esta gente. Muestra, en cambio, a Mike Anane, especialista en explotar la culpabilidad del hombre blanco mostrándole residuos electrónicos de su país de origen, sea cual sea. Anane cobra 600€ por día en concepto de guía de Agbogbloshie, mientras que los chavales que queman cables ganan 60 veces menos y odian que Anane se aproveche para sacarles en documentales mientras ellos no ven un duro.

Los ordenadores que muestra Anane en Agbogbloshie tienen entre 15 y 20 años. Si en Europa son considerados obsoletos a partir de los 6 años, todo el tiempo que transcurre entre que llegan a Ghana y aparecen en Agbogbloshie han sido reutilizados en algún lugar de Accra. Desde este punto de vista de la reutilización máxima, ¿sigue siendo «malo» que haya exportaciones de ordenadores obsoletos?

En mi trabajo exploro la diferencia entre basura y recurso, y lo que significa la basura electrónica en las vidas de los que la tratan en Ghana. Investigo el ciclo económico de Agbogbloshie y qué ocurre con los materiales, y veo que sólo hay dos cosas que realmente se vierten: los cristales de las pantallas CRT (que llevan plomo) y los plásticos de los cables (que se queman produciendo una contaminación brutal). Pero el resto de los materiales: aluminio, cobre, placas base, no se vierte sino que se vende. Hay toda una red comercial, desde el basurero, al intermediario, al exportador. Quien trabaja en Agbogbloshie dejándose la salud es una pieza más de una economía circular.

La solución propuesta por Dannoritzer, Anane y compañía es «frenar las exportaciones de basura electrónica». Esta propuesta no será efectiva por dos razones:

– Por un lado, hay ordenadores que sí que funcionan y se exportan, nuevos y usados. Africa crece, tiene grandes ciudades, universidades, y es cada vez más consumidora de electrónica. Estos ordenadores se acabarán convirtiendo en basura electrónica y llegarán a Agbogbloshie tarde o temprano.

– Por otro, enfocando Agbogbloshie desde la basura electrónica sólo se ve una parte del problema. Aproximadamente la mitad de lo que se procesa allí son coches, que se desguazan, se abren sus motores, y se amontonan sus baterías. Pero los coches, que también se reutilizan durante muchos años en África, no tienen la mala fama de los ordenadores, ni existen los «Mecánicos Sin Fronteras». Cuando vas a ver los cables que se queman, gran parte provienen de los coches.

En mi trabajo abogo por una redefinición de la «injusticia ambiental». Que haya exportaciones no es injusto. Lo que es injusto es que en Ghana no existan las herramientas necesarias para llevar a cabo el reciclaje con unas mínimas condiciones de seguridad, y que tengan que seguir quemando cables porque es la manera más rápida (y por tanto rentable) de extraer el cobre. Lo verdaderamente injusto es la carencia de tecnología adecuada.

Estoy del lado de DK Osseo-Asare, y de su Agbogbloshie Makerspace Platform, una organización que busca crear herramientas adecuadas conjuntamente con los trabajadores de Agbogbloshie, un empuje desde abajo, conociendo el terreno, y que apoya a aquellos que trabajan allí, tratándoles como protagonistas del cambio a quien ayudar y empoderar, y no como víctimas.

La respuesta al acertijo de la foto es «todas las respuestas son correctas».

Cómo optar a un empleo con los verdes en Bruselas

De vez en cuando doy publicidad a las ofertas de empleo del Partido Verde Europeo, y noto un interés creciente en ellas, probablemente por la situación económica española. Recopilo aquí algunas ideas que considero útiles para aquellas personas que tengan interés en los temas verdes, quieran trabajar en ellos, y estén dispuestas a desplazarse a Bruselas.

¿Cómo enterarse de las ofertas de empleo?

Lo primero: revisando las páginas web donde se publican. El Partido Verde Europeo tiene esta página de «Vacancies» y el grupo parlamentario verde tiene ésta otra sobre «Vacancies & Internships«.

En los perfiles tanto del PVE como de VERDES/ALE en las redes sociales no suelen aparecer estas ofertas. Pero quien sí suele publicarlas es Jacqueline Cremers, Secretaria General del PVE. Por ejemplo la última en la que decía «I am looking for an assistant…»

Imprescindible buen nivel de inglés

No vale el nivel «intermedio» que solemos poner en los CV españoles. El idioma de trabajo del PVE es el inglés. Hablar otros idiomas es un valor añadido, pero secundario.

Mi recomendación para una persona que quiera optar a estos puestos pero no tenga un nivel de inglés alto es que lo asuma como una prioridad en su formación. Que participe en clases, viajes, estancias, o lo que surja que mejor se adapte al presupuesto. En teoría el nivel mínimo sería equivalente a un B2, aunque según lo que yo conozco, ese nivel sería todavía insuficiente para poder llevar a cabo el trabajo en buenas condiciones.

Es necesario conocer bien tanto al PVE como al grupo VERDES/ALE

La primera idea a retener es que son dos entidades diferentes.

Por un lado, el PVE (EGP-European Green Party) es un «partido de partidos» que agrupa a los partidos políticos verdes europeos (y no sólo de paises de la UE). Tiene una pequeña oficina en Bruselas, su ejecutiva se elige cada 2 años, y sus co-portavoces son Bütikofer y Frassoni. Es «el partido»

Por otro, el grupo VERDES/ALE (GREENS/EFA) es el grupo parlamentario donde se integran los eurodiputados verdes y de otras formaciones afines. En contraposición a «el partido», este es «el grupo». Tiene 58 eurodiputados, 48 de los cuales son verdes, 7 son de la Alianza Libre Europea, 2 son Piratas, y 1 independiente. Sus co-portavoces son Cohn-Bendit y Harms. Su labor es principalmente parlamentaria. Comparativamente como organización son bastante más grandes que el PVE, tienen más empleados, y mucho más presupuesto.

Cada organización trabaja en un ámbito, y sus ofertas de trabajo no tienen nada que ver. Es interesante seguir su actividad (por ejemplo a través de las redes sociales) y seguir el trabajo que hacen.

Como idea general, los puestos de trabajo del PVE son más «genéricos» (por ejemplo responsables de comunicación, campañas). Y los puestos de VERDES/ALE son más especializados (por ejemplo, expertos en diferentes campos).

Se valora conocer EQUO y/o ICV

En la actualidad el PVE no tiene a ningún español en nómina. Aunque el PVE no busca tener equilibrio entre nacionalidades, sí que tiene un interés especial en los países más poblados en los que está haciendo esfuerzos para ayudar a los partidos verdes locales. Por tanto es factible que haya una oferta de trabajo en la que se pida hablar español, y conocer algo de los partidos miembros en España.

Para quien no forma parte de un partido es complicado conocerlo. Pero para quien sí forma parte, no debería de ser tan complicado. Creo que es interesante conocer un poco de la historia de EQUO, e incluso previa a la formación de EQUO, y saber más o menos cómo se mueve internamente, estar un poco al día. Si hay alguien interesado en presentarse a estos puestos y no conoce la historia, que la pregunte. A mi, o a cualquier otra compañera o representante dentro de EQUO, más cercana a las listas de correo donde se cuece el día a día de la organización.

Hay que estar dispuesto a vivir en Bruselas con un sueldo belga

Todos los empleos están basados en Bruselas.

En el caso del PVE, los sueldos no suelen ser muy altos, y además los impuestos belgas son muy elevados y se llevan casi la mitad del sueldo neto. Por ejemplo en el último publicado, de asistente a la Secretaria General, el sueldo eran 1.900 euros netos. Otras ofertas tenían mejores condiciones, pero no muy diferentes.

En el caso del grupo parlamentario, las condiciones suelen ser bastante mejores, puesto que el sueldo va equiparado al del funcionariado europeo de un nivel similar. Pagan de impuestos el 16% del sueldo.

Una sugerencia para quien lo tenga claro

Una de las recomendaciones que más oigo para quien quiere destacar en un campo determinado con vistas a obtener un empleo es escribir un blog. Creo que es una buena sugerencia para reciclar y aplicar en este caso particular.

Un blog, escrito en inglés, y que trate tanto política verde europea, como temas de la política verde española explicados a un público europeo, sería una estupenda tarjeta de presentación de cualquier persona que quiera optar a un puesto en estos ámbitos. ¿Quien se anima?

Dos amigos de Groenlinks (Los Verdes de Holanda) explican su descenso electoral

Jos van Dijk e Inti Suárez son compañeros de Los Verdes de Holanda (allí el partido se llama Groenlinks, Izquierda Verde). Les conocí hace años en las reuniones del Partido Verde Europeo, Jos es fan del conocimiento abierto y trabajamos juntos en la resolución del Partido Verde Europeo sobre Derechos Digitales. Inti es un holandés venezolano de Buenos Aires, un auténtico transfronterizo, y especialista en biología y migraciones.

El 12 de septiembre fueron las elecciones generales en Países Bajos y Groenlinks, que partía con 10 escaños, bajó hasta 4. Les escribí para preguntarles cómo lo veían, y si había alguna idea o enseñanza que pudiéramos sacar para Equo. Esto es lo que hablamos:

Voto estratégico: si la gente piensa que no eres relevante, no te votan

Jos: Ha sido dramático. Nuestros ex-votantes han votado a los socialdemócratas (PvdA, 24’8%) y a los socialistas (SP, 9’7%). Es el «voto estratégico»: si no quieres a los neoliberales en el gobierno votas por el oponente más fuerte, y Los Verdes no estábamos en esa posición. Los últimos días de campaña fueron: ¿no quieres repetir gobierno? Vota socialdemócrata. ¿No quieres peligrosos izquierdistas? Vota centroderecha. Pese a todo, lo más probable a la vista de los resultados es una coalición de socialdemócratas y neoliberales. Ese voto estratégico no ha servido para nada.

Rafa: El voto estratégico es similar al voto «útil» en España. Pero, ¿cómo luchar contra él?

Inti: Para evitar los efectos del voto estratégico los pequeños partidos tienen que trabajar en su imagen. En el momento en que la gente piensa que no eres relevante, no te votan, es así de simple. En Holanda sacamos más votos cuando la gente cree que vamos a marcar una diferencia, nuestro resultado más alto fue cuando existía la posibilidad real de que participásemos en el Gobierno. Ustedes en España, ¿cómo pueden ser relevantes en la batalla entre PP y PSOE? Creo que tendrían que intercambiar estrategias con los ingleses, no creo que haya otros países europeos con un bipartidismo tan marcado.

Jos: Creo que es mejor mantenerte en tu línea, explicar por qué necesitamos un cambio fundamental hacia lo verde. ¿Qué futuro quieres para tus hijos y nietos? Creo que una llamada al voto responsable tiene más impacto que jugar con los electores.

Jos Van Dijk

Wilders: todos contra la ultra-derecha holandesa

Geert Wilders es el líder del partido anti-islam, euroescéptico, populista, de la derecha tirando a radical. En las elecciones anteriores obtuvo el 15% de los votos y fue el principal apoyo del gobierno de centro-derecha. Su partido no gestionó ministerios, pero dado que el gobierno estaba en minoría, su influencia se multiplicó, pues era quien permitía que el gobierno se mantuviese. De hecho cuando retiró su apoyo, todos los otros partidos debieron formar la «Spring Coalition» para sostener al gobierno, y sacar a Wilders del poder.

Jos: En Groenlinks aún estamos divididos con respecto a nuestra participación en la «Spring Coalition» que sirvió para aprobar los presupuestos de 2013 y salvar el gobierno. Gracias a la participación de Groenlinks se evitaron algunas medidas de austeridad, sin embargo tuvimos que pactar otras no deseables como aumentos en los precios del transporte.

Inti: Quizá desde España Wilders no parezca un tema tan grave como lo es para nosotros. Después de todo, gran parte de las cosas que dicen en el PP son parecidas a lo que dice él. Pero para nosotros es muy extremo.

Rafa: ¿Fue entonces un error esa coalición? Si volviese a darse esa situación… ¿lo haríais de nuevo?

Inti: Esa coalición tenía que hacerse, para echar a Wilders. En aquel momento tuvimos mucho apoyo, si las elecciones hubieran sido entonces hubiéramos mejorado nuestros resultados. Pero los tiempos lo son todo en política. Los electores acabaron viendo que podían votar a partidos centristas si se ponían de acuerdo… así que no nos votaron a nosotros. ¿Lo haríamos de nuevo? Depende. Fue lo correcto en su momento. Y a la vez, nos hundió.

Jos: A mi, en abril me parecía que era la opción correcta, porque derrotábamos a Wilders. Pero con la condición de que hubiera un seguimiento sin los neoliberales después de las elecciones para retirar las peores medidas. Con lo que se ahora, soy más pesimista. Hemos rescatado a los neoliberales, su reputación no quedó dañada para la campaña electoral. No creo que debiéramos hacerlo de nuevo.

Inti Suárez

Perfil verde

Rafa: Todos los partidos verdes en Europa tienen problemas para poner los temas verdes en el centro del debate político. ¿Lo habéis logrado vosotros?

Jos: Para poner los temas verdes en la agenda necesitas un «largo aliento», como decimos aquí. Groenlinks no tiene la misma reputación que tienen por ejemplo ECOLO (Los Verdes belgas francófonos). Ellos invierten un montón en investigación, educación, campañas sobre temas verdes en colaboración con ONGs… En Groenlinks podemos hacer cursos sobre debate y comunicación, pero no sobre temas verdes. Mira el programa de la Fundación de ECOLO (Etopia), estoy realmente celoso de lo que ofrecen. Los Verdes deberíamos de poder presentarnos ante los medios de comunicación como expertos, dignos de confianza. Siendo así, cuando ocurra algo nos escucharán. Así construyes una buena reputación, suficiente para no temer al voto estratégico.

Inti: Los Verdes gustamos por nuestra coherencia. Tenemos problemas cuando el electorado piensa que nos comportamos como los partidos tradicionales, escogiendo cuando decir qué cosas. El problema es que todavía hay gente que piensa que el ecologismo es un lujo, en gran parte por nuestra incapacidad para relacionar lo verde y la izquierda. Por ejemplo con la pobreza: con pobreza no es posible lo verde, y con lo verde, luchamos contra la pobreza. Este simple mensaje no hemos sido capaces de transmitirlo, y por eso la gente probablemente no nos vote en tiempos de crisis.

Lecciones aprendidas

Inti hace un repaso en su blog de las tres causas principales por las que considera que Groenlinks perdieron apoyo:

– No es que seamos ecologistas coñazo: es que somos unos yuppies arrogantes. Es una crítica común: hablamos de la pobreza pero no somos pobres. Hablamos del medio ambiente pero contaminamos como los demás. Pensamos que el mundo no se puede mover sin nosotros y nos elegirá para gobernar, pero estas elecciones nos muestran que no es así. Debemos aprender a exponer nuestras ideas con más humildad.

– Hay una gran separación entre nuestros líderes y nuestras bases. En varias ocasiones nuestros órganos de gobierno adoptaron posiciones que eran las de una minoría frente a la clara opinión de la mayoría. Esto puede ocurrir en alguna ocasión puntual, pero desmotiva mucho a los integrantes, que se plantean, ¿para qué voy a hacer una campaña para gente que ni siquiera me escucha?

– Nos peleamos internamente como en cualquier otro partido, pero no dejamos que «gane» nadie, no cerramos nuestras diferencias públicamente. Por eso nos quedamos con el sambenito de tener un conflicto interno perenne.

Ahora en Groenlinks…

Tras las elecciones, Jolande Sap y el ejecutivo de Groenlinks dimitieron. El grupo parlamentario eligió a Bram van Ojik, es visto como alguien capaz para reunificar a las bases con los cargos electos. La confianza en el futuro pasa por la fuerte base local que tienen.

¿Qué podemos aprender de estas experiencias ajenas, para sacar ideas a aplicar nosotras aquí?

 

La salida verde a la crisis griega

El próximo 17 de junio habrá de nuevo elecciones en Grecia. Tras la consulta celebrada en mayo los partidos no lograron cerrar acuerdos de gobierno, y los ciudadanos deben volver a las urnas.

Además de SYRIZA, Los Verdes existen en Grecia

Bastantes integrantes y simpatizantes de Equo se han interesado por la coalición de la izquierda radical, SYRIZA, una suerte de izquierda moderna cuyo voto ha subido desde el 5 al 17%, y que con un 26% en las encuestas podría dar la campanda. SYRIZA tiene un programa contrario al memorándum y al rescate griego, y es vista en cierto modo como una esperanza a nivel europeo contra las políticas de austeridad.

Sin embargo, Los Verdes existen en Grecia. Consiguieron un 2,93% en las últimas elecciones (a 7 centésimas de conseguir representación). Creo que la referencia de quienes defendemos la ecología política han de ser Los Verdes, y no SYRIZA.

Nikos Chrysogelos, eurodiputado verde griego

La izquierda griega se reconoce en la izquierda europea, tanto en el «Group of the United Left» en el Parlamento Europeo, como en el socialdemócrata y comunista «Party of the European Left«. También reconocen a IU como su homólogo. Los Verdes griegos en cambio forman parte del Partido Verde Europeo, y su eurodiputado, Nikos Chrysogelos, forma parte del grupo VERDES/ALE en el europarlamento. Su discurso está basado en la ecología política y en el cambio del modelo productivo.

Los Verdes griegos tomaron la decisión de ir en solitario a los próximos comicios. Había argumentos favorables a la coalición con SYRIZA, como el momento histórico, el tener sondeos flojos (cercanos al 1,5%), y la necesidad de unidad. También el evitar un gobierno de Nueva Democracia y del PASOK que continuara con la misma política realizada hasta ahora. La presencia de SYRIZA muestra que se puede resistir a la troika.

Finalmente lo que más influyó en la decisión fue el mantener la identidad propia, no diluirse en una coalición más grande, y presentar un programa bien diferenciado. También la crítica a las posiciones cambiantes de SYRIZA buscando contentar a todo el mundo, y prometiendo cosas difíciles de cumplir (como el aumento del número de funcionarios o del salario mínimo) que luego, cuando no resulten, van a provocar rechazo.

El programa verde: reforma de la economía para hacerla sostenible

Además de propuestas de corto plazo para hacer frente a la crisis, como la de suspender los pagos a los acreedores durante 3 años para financiar la reforma de la economía real, y congelar todos los programas armamentísticos durante 3 años, los verdes griegos basan su programa en la aplicación de un paquete de inversiones para aplicar el Green New Deal en Grecia (documentos originales en la Equomunidad):

  • Crear empleo para jóvenes y desempleados (y no sólo subvencionando seminarios y estudios, como se ha hecho hasta ahora)
  • Promover la eficiencia energética y las fuentes de energía renovable. Con créditos blandos para empresas sociales, pequeñas y cooperativas.
  • Fortalecer la economía social.
  • Invertir en tren, bici y transporte público, en vez de en autopistas.
  • Reconvertir el sector naval para construir barcos verdes y eficientes.
  • Eliminar la dependencia de los combustibles fósiles, conviertiendo las economías de las zonas dependientes del carbón hacia las tecnologías de energía renovable.
  • Reformar en verde el sector de la construcción. Reenfocar el sector hacia reformas, restauraciones, reutilización de edificios antiguos, aislamientos, etc.
  • Reformar la agricultura. Apoyar a los jóvenes que quieran volver al campo y apoyar la agricultura y ganadería orgánicas.
  • Mejorar las infraestructuras sanitarias, haciendo énfasis en la prevención y en la innovación.

La mejora de la competitividad de la economía griega no puede basarse en condiciones de trabajo tercermundistas y en la desregulación de la protección social, ambas cosas contrarias a la legislación europea, sino en la mejora de la innovación, en la eficiencia energética y la gestión sostenible de recursos naturales, en las capacidades del capital humano, en la reducción de la burocracia, en la eliminación de la corrupción y en el uso eficiente de los recursos económicos locales y europeos.

Vera Koronaki, miembro de Los Verdes griegos, explicaba estos días junto a Florent Marcellesi que hay que renegociar el memorandum firmado con la Troika. Que la posible salide de Grecia del euro no puede usarse como chantaje, y que es imprescindible una auditoría de la deuda para saber su origen (en detalle, en «Grecia, de la cuna al futuro de Europa«).

No me interesa SYRIZA. Me interesa la candidata verde Ioanna Kontouli, me interesa la aplicación de la ecología política en Grecia, y que los verdes griegos lleguen al 3% y entren en las instituciones por sí mismos. Es a ellos y sólo a ellos a quien apoyo.

Hagamos que ACTA sea historia

Los Verdes son una de las principales fuerzas europeas que se oponen a ACTA. En España el movimiento verde ha sido también un luchador constante en pro de las libertades en Internet, y con la reorganización en torno a Equo se han sumado nuevas voces en contra del ataque global a los derechos digitales. En su última reunión en Copenhague el Partido Verde Europeo aprobó una resolución llamada «Hagamos que ACTA sea historia» de la que traduzco algunas líneas (los enlaces los he puesto yo):

ACTA no es transparente, es anti-democrática, y excluyente. ACTA fue negociada por la UE, EEUU, y otros estados con el apoyo de grupos de presión, a puerta cerrada, sin la participación ni de los parlamentos nacionales ni de la sociedad civil.

ACTA amenaza la libertad de información en Internet. Aunque ACTA ya no obliga a los firmantes a controlar las infracciones de propiedad intelectual, sí que las lista entre sus objetivos.

ACTA pone en peligro el acceso a la medicina. En especial en los países en vías de desarrollo que dependen de los genéricos asequibles.

ACTA marca un camino erróneo sobre cómo tratar con el copyright. La legislación actual pone en problemas a los países en desarrollo, mientras que las empresas pueden patentar nuevas plantas y las farmacéuticas cada pequeño cambio de un medicamento. Los Verdes queremos una reforma del sistema de propiedad intelectual basada en un equilibrio justo entre los derechos de los usuarios y de los creadores. ACTA sin embargo significaría estancarse en un enfoque anticuado durante los próximos años.

ACTA ni siquiera consigue lo que promete. ACTA es inútil para evitar la falsificación de, por ejemplo, gafas Gucci, porque el mayor productor de artículos falsos, China, no es firmante de ACTA. Tampoco puede prevenir la falsificación de medicamentos.

La gente no quiere ACTA. El gran movimiento de protesta mundial, especialmente en Europa, prueba que los ciudadanos europeos no quieren ACTA. La Comisión Europea empieza a dudar y ha remitido ACTA al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Otros grupos políticos en el Parlamento Europeo empiezan a despertar y a lanzar críticas, después de haber recibido miles de emails de ciudadanos preocupados. Hay una situación política adecuada para que ACTA sea definitivamente historia.

Greens/EFA MEPs protest ACTA

Los Eurodiputados del grupo VERDES/ALE protestan contra ACTA delante del Parlamento Europeo en Estrasburgo, en febrero de 2012. De izquierda a derecha mirando a cámara: Margrete Auken, Carl Schlyter, Eva Lichtenberger, Christian Engström (Partido PIRATA), Michael Cramer.

Como verdes europeos:

  • Nos oponemos firmemente a ACTA
  • Apoyamos el movimiento de protesta en todo el mundo.
  • Pedimos al Parlamento Europeo y a los parlamentos nacionales de países que han firmado ACTA que la rechacen.
  • Pedimos que se realicen informes de impacto sobre los derechos humanos antes y después de cada acuerdo de comercio.
  • Somos conscientes de que en realidad ACTA no es un intento aislado de reducir la libertad en Internet o el acceso a los medicamentos. Llamamos al Parlamento Europeo y a la Comisión Europea a apoyar y luchar continuamente por la neutralidad de la red, por una Internet abierta y libre, por el acceso a los medicamentos, y contra la reducción de la libertad en Internet a través de legislación sobre propiedad intelectual u otras negociaciones internacionales en el futuro.