Equo de aquí al 2014

Se han abierto los plazos para presentar candidaturas a la Comisión Federal de Equo (la nueva Gestora). Aunque puede que el Congreso posponga la votación, diferenciando los tiempos de discusión interna de la elección de quienes llevarán las riendas en los próximos años, es hora de ir pensando qué hacer.

Hago una valoración agridulce de mi paso por la Gestora. Repasando los emails enviados, tratan sobre todo de aumentar el número de gente implicada en la toma de decisiones, y de que haya más colaboración en la edición de notas y documentos y más protagonismo para los grupos de trabajo. Sin embargo una buena parte de estas propuestas se han dejado de lado, sea por falta de voluntad o de comprensión de las mismas. Cuando he tenido que quejarme de la actuación de la Gestora ante la Mesa Federal lo he hecho. Los dos últimos meses han sido más reconfortantes en cuanto al trabajo en equipo, ocupado principalmente en co-coordinar el grupo de Órganos Electos para el Congreso.

Defender nuevas ideas para su aplicación inmediata ha sido difícil, pues incluso en un partido que se reclama innovador hay todavía muchas inercias. Sin embargo, plantear Equo como un aprendizaje continuo con resultados más en el medio plazo que en el inmediato, como ya hacen varias asambleas territoriales, me devuelve la ilusión. Y me abre los ojos: hay mucha gente recién llegada que va reciclando su bagaje personal y adaptándolo a la ecología política con los valores originales de Equo, y tienen unos tiempos distintos de quienes venimos «lanzados» de experiencias previas. Hay que sincronizar el paso.

Mi visión de Equo de hace unos meses sigue vigente, así como los temas que surgieron durante la campaña.

En el contexto mundial, el necesario cambio de sistema requiere de varios aspectos: una ampliación de la democracia directa, para que las decisiones se tomen entre todos y no entre unos pocos; una mayor transparencia para no encontrarse con agujeros y sorpresas desagradables; y una mayor implicación y participación de la gente en todos los niveles, poniendo en valor la inteligencia de la comunidad. Si estos cambios son adecuados en general, entonces deberían de poder aplicarse a cualquier escala, por ejemplo a la nuestra, y ser practicados desde abajo.

Más participación y de mejor calidad

Los grupos de trabajo son una de las grandes ideas con las que empezamos, y el instrumento que nos permitió redactar el programa electoral de forma colaborativa. Ahora mismo están infrautilizados, por una causa principal: no tienen la pieza clave que necesitan para mantener una dinámica de trabajo: coordinadores. Varios han dimitido y hasta la fecha no se ha permitido que hubiera nuevos. Es hora de revitalizar una de nuestras herramientas más singulares.

Si queremos crecer como organización hay que facilitar la participación. El simpatizante de hoy es el afiliado de mañana, y por esa razón hay que eliminar las barreras. En nuestra estrategia de crecimiento tenemos que contemplar también los nichos de interés, los temas de menos alcance pero que llegan a gente más comprometida.

Podemos tener una organización de varios miles de activistas, organizados en asambleas, en grupos de trabajo, en redes transversales, en grupos locales. Aplicar el modelo de «que todo aquel que quiera participar, lo pueda hacer» requiere de un esfuerzo de ingeniería política, y de aprender por el camino: no se ha hecho antes.

Transparencia por defecto

Este texto de Ismael Peña-López analizando el Anteproyecto de Ley de Transparencia resume mi sentimiento al respecto:

En mi opinión, no caben comentarios [sobre el Anteproyecto de Ley de Transparencia] sino negar la mayor. El texto se basa en una asunción completamente extemporánea en una sociedad digital: el ciudadano pide y la Administración responde. O, dicho de otro modo, la Administración es reactiva y acaba publicando. Lo natural sería todo lo contrario: la Administración debería trabajar digitalmente, en abierto, de forma constante y en tiempo real y los datos ser accesibles por defecto y para todos los ciudadanos. Y solamente las excepciones — pocas y necesarias — requerirían una solicitud expresa y su pertinente resolución.

¿Vamos a proponer que exista una Administración Abierta? Pues empecemos practicándolo nosotros mismos.

La palabra antes conocida como horizontalidad

Sobre la horizontalidad hemos escrito y leído bastante, tanto que a veces nos centramos demasiado en la palabra en sí obviando el significado. Para variar un poco el enfoque, en esta ocasión propongo lo siguiente, algo que está relacionado con un nuevo modelo de partido: abandonemos el modelo «leninista» de organización. ¿Qué quiere esto decir?

Los movimientos sociales “tradicionales” siempre habían seguido este modelo, o alguna aproximación razonable. El viejo manual de Lenin: un grupo de gente muy motivada y especializada toma las riendas y lleva las protestas adelante. La protesta puede ser de masas, pero la organización es pequeña y profesional. Hay líderes representativos, pero hay un centro que da dirección y mantiene el movimiento vivo, a la vez que evita que el colectivo se meta a discutir cuestiones procedimentales hasta el fin de los días o pierda el tiempo debatiendo sobre la necesidad de biodanzas.

Este modelo, de una organización pequeña y profesional, es el que hay que superar. No dejar de ser profesionales, sino dejar de ser pequeños. Ser capaces de orquestar un movimiento de masas, pero organizado; con 10.000 personas, pero efectivo. El artículo del que lo extraigo, del blog Politikon, hace una crítica precisamente a los movimientos desorganizados.

Completar nuestro discurso político

Creo que Equo está bien asentado en dos ámbitos del discurso político: el que llamaré «tradicional ecologista», defensivo, de oposición por ejemplo a las nucleares y a cualquier otra agresión al medio ambiente; y el «tradicional social», el de apoyo a las reivindicaciones sociales más conocidas. Hay otros aspectos de nuestro discurso que tenemos que mejorar:

– El propositivo, pasando del «qué mundo no queremos» al «qué mundo queremos«, siendo capaces de plantear siempre alternativas. Con cada crítica, una propuesta.

– El «social holístico», relacionando las luchas sociales con las ambientales, porque forman un todo. Aquí entra por ejemplo el explicar cómo se afronta una Huelga General desde el punto de vista de la ecología.

– El de «nichos», dando cabida a una variedad de posicionamientos de poca relevancia mediática, pero de mucha relevancia particular para la gente que está interesada en ellos, y que valora que un partido político se posicione. Le hemos dado voz a lo que pedía la actualidad, ahora hay que darle voz también a lo que pide la gente.

Creo que nos falta abordar algunos temas para completar nuestro perfil. Entre los que soy más cercano por mi formación estarían el software libre o el acceso universal a Internet. También creo que la Comisión Federal no es el lugar para proponerlos, sino que han de salir del grupo de trabajo correspondiente. La Comisión Federal no ha de ser el aparato político, ya que debería de ser todo Equo, sino quienes se encarguen de poner la máquina a funcionar y mantenerla engrasada.

Y además, deberíamos de tener una app de la Equomunidad para el móvil.

El lunes se cierra el plazo para presentarse a la Comisión Federal. Probablemente mi nombre estará en la lista, pero mientras tanto me gustaría saber qué opinas tú de todo esto.

7 comentarios en “Equo de aquí al 2014

  1. Xavier Mayoral

    Hola Rafa, en esto no te voy a decir mucho. Creo que «esbozas» unos parámetros de construcción de Equo que se distancia bastante del Equo actual o de hace dos días y que «rechinaba» mucho, excepto buenas propuestas y contribuciones particulares que no pudieron circular precisamente por las inercias que has comentado: mucho estalinismo y poco «kelliyanismo» (Petra Kelly muy avanzada en aquellos años y el contexto que había).

    En definitiva, lo que dices SI suena a aire fresco y con capacidad de ilusionar porque «suena» bien y se entiende bien para lo que queríamos respecto a la «estructuración» de ese partido nuevo y que además no deja a nadie fuera de la participación democrática. De momento, nada más.

    Saludos…verdes
    Xavier Mayoral

    Responder
    1. Rafa Font

      Genial vídeo. Desde el minuto 42 hasta el 50 más o menos Stephan M.Grueso y Patricia Horrillo cuentan, además de lo del Community Manager, las siguientes cuestiones de organización social a las que se vieron enfrentados, muy similares a las que hemos vivido nosotras:

      – ¿Cómo integrar a la gente voluntaria? Cómo generar los grupos de trabajo para que no hubiera que decirle a la gente lo que había que hacer, cómo definir los espacios de trabajo pero no las tareas.

      – ¿Cómo conseguir que la gente haga suyo el proyecto? Y que no espere a recibir instrucciones del grupo promotor, sino que tenga la iniciativa para desarrollar el proyecto según la idea del grupo.

      – ¿Cómo dinamizar los grupos? Y la importancia de tener a gente dedicada en exclusiva a la dinamización de los mismos. Porque gente dispuesta a hacer cosas a cambio de nada, la hay, pero hay que dinamizarla.

      – ¿Poner un deadline o no ponerlo? No ponerlo es un error porque al final no lo hacemos. Es importante ponerse fechas porque se trabaja de forma más comprometida.

      Muy recomendable, ¡gracias Jorge!

      Responder
  2. Jose Luis

    Hola Rafa,

    El primer anyo de Equo ha sido, en parte, una satisfaccion por ver realizada la Unidad de Accion por la que tanto trabajamos y, por otro, una cierta frustracion por ver que tenemos que empezar de nuevo en ciertas cosas.

    Entiendo lo que dices de que hay que «acomodar el paso» para que los que vienen llegando les de tiempo a ver donde estan, tomar contacto con las formas de organizacion y accion de la Ecologia Politica -que son claramente distintas de las formas de accion politica de la izquierda tradicional, sean leninistas/elitistas o troskistas/asamblearias- y empiecen a colaborar activamente en el grupo. Pero me frustra tener que empezar de nuevo y, sobre todo, tener que lidiar con unos «lideres» que no solo no entienden la dinamica de una red de activistas, simpatizantes y militantes sino que con frecuencia la entorpecen.

    Esas dos razones (mision cumplida y frustacion con el estilo de liderazgo) son las que nos han hecho a muchos retraernos, dedicarnos a otras cosas y, sobre todo, no poner un duro en un proyecto que no ha demostrado que sea «de todas». Por el momento, de hecho, todo el dinero que han puesto los militantes ha ido a la Fundacion, no al partido.

    Pero, en fin, hay que darle tiempo al tiempo

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola JL,
      Las cuotas de 2012 ya están yendo para el partido. En 2011 éramos socios de la Fundación, ahora ya somos afiliados del partido.

      Lo del liderazgo me parece más una cuestión de cultura de las organizaciones, y de momento no me preocupa mucho (salvo cuando se entorpecen las cosas, en efecto).

      También siento esa frustración de tener que empezar de nuevo con muchas cosas, sobre todo porque ya podríamos haber montado todo en condiciones hace un año. Sin embargo, hay matices: ahora hay mucha más gente que lleva un año en Equo que ya no son nuevos, están preparados para gestionar un proyecto horizontal; no estamos igual que hace unos años: hemos aprendido mucho y se nota.

      Lo que sí que es necesario es encontrar el ritmo donde más gente se pueda sentir cómoda para ir avanzando tranquila y constantemente.

      Responder
  3. Emilio Verdu

    Hola a tod@s .

    Pues Rafa , ya puedes contar con mi voto y apoyo a tu candidatura a la Comision Federal . :))

    Un abrazo y feliz Semana a tod@s . :))

    Responder
  4. María

    Ha sido un placer encontrar tu trabajo:,e ha gustado especialmente lo que dices en COMPLETAR EL DISCURSO POLÍTICO,es lo que muchos echamos de menos. Muy interesante tus análisis. Lo que es decepcionante para el que se acerca a conocer EQUO a través de ,por ej,Facebook es la ausencia de debate en los diferentes perfiles así como la ausencia de los textos de interés que muy bien podían estar recopilados en Notas o en Información del perfil. Estoy segura que si te pones a ello le encontrará solución. Y luego lo q resulta aberrante es que los q figuran elegidos como coordinadores sean bastante ignorantes y por tanto se comporten como machacadores de la opinión que no comparten o que ni siquiera entienden ni les interesa,una muestra de que los trepillas son los interesados en llegar a ser nombrados «coordinadores de la nada»: mejor que no existieran,porque se comportan como los comisarios políticos de las viejas organizaciones.al coordinador que no promoviera en un par de meses equipos de trabajo y propiciara el debate y la difusión de iniciativas lo haría dimitir.Date un paseo por EQUO Canarias en facebook,y aunque figuren una centena de miembros no verás participación sino de un par de personas y ,claro, de las coordinadoras comisarias en el papel q he esbozado. Es una pena , y lo mismo le esta sucediendo al Frente Cívico de Anguita..Con sólo poner un animador – compilador de ideas, con la mentalidad tuya ,moderando el perfil y propiciando el debate se empezaría a ganr simpatizantes que como dices se conviertan en afiliados, justo lo contrario de lo q ahora está sucediendo. Es importante tener presente que una de las primeras cosas a trabajar es lo que tu expones acerca de como hay que trabajar en red y romper con los modelos mecanicistas que invaden los cerebros de esos coordinadores.

    Responder

Responder a Xavier Mayoral Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *