Archivo de la categoría: Formación

Fragilidad blanca

Si definimos el racismo como el prejuicio individual intencionado contra la gente negra, puedo decir que no soy racista. Es más, me ofenderé cuando alguien sugiera lo contrario. Si se me presentan hechos racistas cometidos por otros blancos, diré que no tienen nada que ver conmigo: yo, como individuo, soy diferente. Trato a todas las personas por igual independientemente del color de su piel.

Hay otra perspectiva: considerar el racismo como una característica del sistema, engranado en las instituciones, y parte de la sociedad en múltiples niveles. Desde este punto de vista, participo en el racismo en la misma forma en que soy parte de esta sociedad. No puedo pretender estar libre de él. Mis acciones, en tanto que están condicionadas por el entorno, pueden tener un impacto racista, aunque yo no sea consciente.

Esta definición sistémica del racismo es un asunto angular del libro «Fragilidad blanca» de Robin Diangelo.

El libro está dirigido a un público blanco. La autora pide para contrarrestar el racismo que quien lea sea capaz de nombrar su identidad racial como blanca. A partir de ahí se puede entender que el racismo además de perjudicar a personas de color, también beneficia a las personas blancas.

Lo blanco es lo estándar, es la medida de todo. Incluso el término «personas de color» puede dar a entender que las otras son neutras: no tienen ningún color. Para superar la fragilidad blanca es importante nombrar tanto el color de la piel como los privilegios asociados a él. Los blancos disfrutamos de tales privilegios, pero no parecemos darnos cuenta. En gran medida, el privilegio blanco es invisible.

Diangelo considera útil considerar el racismo no como una cuestión binaria, sino como un continuo, como una graduación. Si me considero «no racista», ¿que más he de hacer? Ya he llegado a destino. Si en cambio me considero dentro de una sociedad que tiene actitudes racistas que afectan lo que digo y lo que hago, entonces puedo entender que es necesario mejorar y aprender, para identificar y desactivar esas actitudes.

Diangelo es formadora y realiza habitualmente talleres sobre diversidad e identificación de actitudes racistas. Lo que se ha encontrado a lo largo de los años es una manifiesta incapacidad blanca para encajar críticas. La fragilidad blanca es la piel fina que se siente agredida cuando le señalan que una actitud o comentario refuerza situaciones racistas. Tanto es así, que el libro da un catálogo de las actitudes y emociones que va a despertar en gente blanca el recibir este tipo de feedback.

Si la gente blanca vamos a poner el grito en el cielo cada vez que se señala una actitud problemática (hay un capítulo dedicado a las lágrimas de las mujeres blancas), entonces nadie va a querer seguir dándonos feedback. En base a la experiencia de la autora, la única forma de dar feedback sin desatar la fragilidad blanca es no dando ningún feedback.

En este aprendizaje es problemático esperar que la gente de color enseñe a la gente blanca sobre el racismo, por varias razones. Primero, el racismo es un problema que sufren unos y que beneficia a otros: la gente blanca tenemos un rol neutro. Segundo, una expectativa así refuerza relaciones de poder desiguales: le corresponde a la gente blanca hacer el trabajo de formarse. Por último, ignora dimensiones históricas de la relación entre razas: para poder hablar de racismo con la gente de color es preciso ser consciente de lo que significa ser blanco. Si no existe esta consciencia, la persona negra se sentirá invalidada.

«Fragilidad blanca» está anclado en la cultura e historia norteamericanas. El racismo estaba presente en el propio nacimiento de los EEUU, en el que se hizo compatible la esclavitud con el noble ideario de igualdad de la declaración de independencia. La segregación racial y la lucha por los derechos civiles es otro capítulo clave en el engranaje del racismo en la sociedad norteamericana. Hoy en día sus efectos se pueden ver nítidamente. Las vidas negras importan.

Me resulta especialmente interesante la cita de Ta-Nehisi Coates: «la raza no es el padre, sino el hijo del racismo». Primero vino la explotación de pueblos para extraer sus recursos, y sólo después se inventó la justificación de que eran pueblos inferiores en función de su color de piel.

Me gustaría próximamente indagar en la relación de Europa y de España con el racismo. No tenemos los mismos referentes y me gustaría identificar los propios españoles (Cuba, Guinea Ecuatorial, las pateras, los CIE…) y europeos. De momento estas son algunas de las voces que estoy escuchando: European Network against Racism, Sarah Chander, Es Racismo, Daniela Ortiz, Georgina Marcelino, ASNUCI, Moha Gerehou

Las 3 claves del cambio: el elefante, su jinete y el camino

La parte racional de las personas es «el jinete«. Es quién toma las riendas y piensa dónde ir. La otra parte, la emocional, es «el elefante«. Muchas veces da igual cuanto empeño ponga el jinete, que el elefante es más fuerte y acabará yendo donde quiere. 

Esta entente entre jinete y elefante es una propuesta del psicólogo Jonathan Haidt para entender el comportamiento humano. Basada en ella, Chip y Dan Heath han escrito «Cambia el chip: Cómo afrontar cambios que parecen imposibles«. 
Hay 3 claves en el libro para favorecer procesos de cambio (primera nota: el cambio no es un evento, sino un proceso). La primera es: dirige al jinete. Entiende cómo funciona y cómo proponer argumentos racionales para el cambio. La segunda es: motiva al elefante. Se consciente de la fuerza de la emoción. La tercera es: dale forma al camino. Modifica el entorno para facilitar el cambio. 

Dirige al jinete

El jinete tiende a darle muchas vueltas a las cosas. Pónselo fácil:

  1. Muestra el destino con total claridad. Muchas veces lo que parece resistencia al cambio es sólo una reacción a la falta de claridad. 
  2. Señala las reglas críticas. Tomar decisiones cansa, pero si tienes un conjunto mínimo de reglas que seguir, lograr un cambio será más fácil.
  3. Replica los pequeños éxitos. En vez de enfocarte en arreglar lo que está roto, busca las cosas que están yendo bien y multiplícalas. 

Motiva al elefante

De nada sirve el mejor jinete si el elefante toma otro camino. El elefante entiende de emociones. Guíale así:

  1. Encuentra el sentimiento. En vez de convencer con datos, convence generando sentimientos. El patrón del cambio no es ANALIZAR > PENSAR > CAMBIAR. Sino VER > SENTIR > CAMBIAR.
  2. Desmenuza el cambio. Si el objetivo es demasiado ambicioso, el elefante se desmotiva. Busca el cambio más pequeño posible, reduce las expectativas, y haz que la única opción sea el triunfo, por pequeño que sea. Además, la sensación de progreso es un gran motivador. Es más motivador pasar de 2 a 12 que de 0 a 10.
  3. Apela a la identidad (que es un mecanismo irracional de toma de decisiones) en vez de a las consecuencias (mecanismo racional). Queremos que algo cambie porque dice cosas acerca de quienes somos.

Dale forma al camino

Para ayudar al cambio se puede modificar el entorno, quitar complicaciones, y buscar fluidez. 

  1. Crea hábitos. Los hábitos son el piloto automático del comportamiento. Son decisiones «pre-cargadas» en la mente del jinete. Tomar decisiones desgasta, y un hábito evita tener que pensar. Encontrar disparadores ayuda: cada vez que entre en una habitación de hospital me desinfectaré las manos, sin pensar. 
  2. Cambia el entorno. Hay situaciones estructurales que frenan el cambio. Por ejemplo, para facilitar la colaboración entre compañeros de oficina vale más crear una buena sala de reuniones o activar un wiki, que doscientos correos de los jefes animando a colaborar.
  3. Busca al grupo. Los cambios de comportamiento son contagiosos. Mostrar que otros ya han cambiado ayuda a cambiar. «Más del 50% de tus compañeros de oficina ya han contestado a esta encuesta». 

Algunos ejemplos del libro

¿Cómo conseguir que los empleados manden sus hojas de gastos a tiempo? 

  • Investiga por qué los que sí las mandan a tiempo lo hacen > Replica los éxitos
  • Muestra como los compañeros de contabilidad se agobian al deber tratar gastos que llegan atrasados > Busca el sentimiento. 
  • Simplifica el formulario de gastos > Cambia el entorno 

¿Cómo reducir el presupuesto de una organización sin crear un gran lío? 

  • Busca los departamentos que ya están ahorrando > Replica los éxitos
  • Busca el ahorro más pequeño posible > Desmenuza el cambio. 
  • Muestra los ahorros conseguidos en otros departamentos > Busca al grupo. 

¿Cómo hacer cumplir la política de seguridad en una fábrica? 

  • Reducir el número de normas > Señala las reglas críticas. 
  • Pintar una línea azul en el suelo a partir de la cual es obligatorio el uso de casco y gafas > Crear hábitos (y disparadores). 

Para finalizar, una pregunta abierta: ¿cómo aplicar este modelo a cambios orientados a frenar el cambio climático, o a otros problemas ecosociales? 

Buscamos tres verdes con ambición honesta

¿Quieres presentarte a las elecciones por un partido verde? Te presentamos una opción para mejorar tus habilidades.

Necesitamos formarnos continuamente

Estamos en desventaja. Enfrente tenemos grandes empresas y sus departamentos de marketing, partidos tradicionales donde milita alguna gente poco honrada, políticos de toda la vida que conocen el sistema y se enrocan en él. Nosotras venimos a la política en los ratos «libres», que en realidad le quitamos a la familia o a otros quehaceres. Tenemos algunas habilidades profesionales, que pueden ser útiles en política, o no. En ocasiones nos perdemos en el maremágnum del proceso legislativo. Cuando obtenemos representación nos cuesta un montón cambiar un mínimo las cosas, y además el electorado no suele premiar nuestros esfuerzos. 

En nuestros partidos verdes no hay un programa de formación. Vemos actitudes limitantes. 

En cada proceso electoral aprendemos mucho: de la administración, de la comunicación y los medios, de los rivales, de cómo es la gente en realidad. Nos enfrentamos a nuestras carencias. Y nos preguntamos, ¿todo esto no me lo podían haber contado antes? 

Ambición honesta

Faltan cuatro años para las próximas elecciones. El momento de dar un paso adelante es ahora. ¿Quieres llevar la ecología política a tu Ayuntamiento o Comunidad? ¿Quieres ser co-portavoz? Buscamos gente con esa ambición. 

Que, a su vez, ha de ser honesta. No queremos gente que venga a servirse a sí misma ni a crear una camarilla. Creemos en los liderazgos múltiples y distribuidos. Queremos gente dispuesta a currar por el bien común. 

Sesiones de mejora individual para potenciar habilidades y/o actitudes 

Queremos apoyar principalmente a personas con recursos monetarios limitados (si tienes un trabajo bien remunerado te animamos igualmente a que inviertas en tu formación). Ofrecemos a cada una de las 3 personas seleccionadas 3 sesiones de 1 hora enfocadas a mejorar áreas personales. ¿Cuáles? Depende de la persona, de sus capacidades iniciales y de su interés en mejorar en ciertas áreas. Por ejemplo: negociación, comunicación o visibilización. Una buena manera de empezar es trabajando las limitaciones o dificultades que la persona sabe que tiene.Aquí tienes algunos ejemplos de lo que se puede trabajar https://capacitador.info/es/mejora-individualizada/

Las sesiones corren a cargo de Carles Porcel, especialista en comunicación y capacitación y simpatizante de las políticas verdes. No son gratuitas, pero entre Carles y yo hemos acordado contribuir con 500€ para pagárselas completamente a 3 personas que tengan esa ambición honesta y estén entre la población objetivo (tenemos un interés especial en formar mujeres, inmigrantes, clase trabajadora, defensores de los derechos LGTBI y personas con recursos limitados). 

Contáctanos antes del 31 de agosto: carles@capacitador.inforafa.font@rafafont.eu