El ecosocialismo, sus partidos, el factor identitario, y su relación con Equo

Verdes y/o Izquierda Verde: partidos ecosocialistas en España

Para definirnos, ¿basta con «verdes», o es mejor decir «verdes y de izquierdas»? Opiniones hay para todos los gustos en un debate aún abierto en el ecologismo español.

Hay diferentes prioridades. Hay quien se considera más «ecopacifista», más «ecofeminista», o más «ecosocialista», en función del énfasis que cada uno haga sobre la no violencia, el feminismo, o la vertiente social. Hay quien se pone todas las etiquetas, y quien prefiere no ponerse ninguna, siempre dentro de la ecología política. En otras ocasiones, el término «izquierda verde» se opone al ecologismo, argumentando que en esta vida no todo es salvar ballenas. Desde la parte «verde, verde» a veces se critica lo rojiverde, diciendo que no triunfa porque no se diferencia lo suficiente de otras opciones.

No me gusta tomar partido en este debate. Cada cual que se etiquete como mejor le parezca, que ya llegaré yo por mis medios a la necesidad de la acción no violenta sin necesidad de llamarme pacifista, a los órganos de gobierno con al menos el 50% de mujeres sin decir que soy feminista, y a la necesaria vinculación entre la justicia social y la ambiental, sin necesidad de etiquetarme como socialista. Prefiero que me valores por lo que digo y hago, y no por cómo me etiqueto. Pero como etiquetarse puede facilitar la valoración, me parece bien que quien se quiera etiquetar para vincularse a unos valores, lo haga.

Al fin y al cabo hay una frontera clara: no somos productivistas. Por poner un ejemplo: No queremos mantener el carbón a cualquier precio, sino que queremos dar un nuevo trabajo a los mineros y cerrar las minas. Desde mi punto de vista, todos los que nos definimos como «eco-» estamos del mismo lado de esa frontera, y tendríamos cabida en una misma organización.

El ecosocialismo no es una corriente mayoritaria dentro del ecologismo europeo, pero sí que lo ha sido dentro de la ecología política en España. Hay varios partidos que se reivindican ecologistas de izquierdas y se autodefinen como ecosocialistas. Es el caso de ICV en Cataluña, de Iniciativa del Poble Valencià (IPV) en la Comunidad Valenciana, y de Iniciativa Verds (IV) en Mallorca. Tanto IPV como IV participan en el día a día de Equo, mientras que ICV apoya desde fuera. Otro partido de corte ecosocialista que ha tenido vinculación con Equo en forma de acuerdo electoral es «Alternativa Sí Se Puede«, en Canarias. En Galicia, entre los promotores de «Espazo Ecosocialista» hay gente que apostó al principio por Equo y luego salió hacia ese proyecto. En Murcia el partido «Ecosocialistas de la Región de Murcia» tiene una estrategia diferente y está integrado dentro de IU. También hay un conjunto de ecosocialistas integrados dentro de Izquierda Anticapitalista, como por ejemplo Jorge Riechmann.

El factor identitario

Un elemento común a destacar dentro de los partidos «verdes y de izquierdas» en el Estado Español es la presencia de un factor identitario. ICV se define como «catalanista», IPV como «valencianista», y Espazo Ecosocialista comenzó llamándose «Ecogaleguistas». En términos de alianzas electorales, IPV apuesta por una integración dentro de Compromís, cuyo socio principal es el Bloc Nacionalista Valencià, e IV hace lo propio dentro de una coalición con el PSM-Entesa Nacionalista, y Entesa por Mallorca (un partido «mallorquinista»). En general, se definen como «soberanistas».

Dentro del discurso de estos partidos es habitual encontrar llamadas a la creación de un frente amplio para hacer frente a la derecha, y referencias a la maltrecha situación («con la que está cayendo») como argumentos para reducir los debates internos y favorecer una política de alianzas contra el enemigo común.

La mayor parte de estos partidos comparten Espacio Plural, una plataforma donde también están formaciones no necesariamente verdes como la Chunta Aragonesista, el Partido Andalucista, o Nueva Canarias. Espacio Plural es una iniciativa de ICV para conformar un frente de izquierdas, federalista, y ecologista ante la crisis. Sus apariciones públicas tienen altibajos, y no pretende ser un proyecto en sí mismo sino un espacio de encuentro. Recientemente organizaron unas jornadas municipales, y la vez anterior que se activó coincidió con las fechas previas a la creación de Equo el 4-J.

El espacio de opinión política Paralelo 36 también forma parte de Espacio Plural, y defiende tesis del mismo estilo: ecologistas, de izquierdas, y en este caso andalucistas. Paralelo 36, sin ser un partido, da cabida a varias personas que defienden la creación de un espacio político que con estas bases defina «la nueva izquierda andaluza«, citando como referencias a varios partidos de Espacio Plural, además de a Syriza.

Estrategias con respecto a Equo

Dado su tamaño, implantación e historia, me parece razonable pensar que ICV querrá mantener una interlocución de tú a tú con Equo, similar a la que trató de tejer con Los Verdes en años anteriores. Una unión orgánica parece incluso difícil de plantear en el medio plazo, aunque sería lo deseable para el Partido Verde Europeo. ICV quiere que Equo respete su territorio, y se toma bastante mal la existencia de una asamblea de Equo en Cataluña. ICV tiene el objetivo confesado de encontrar un referente estatal para sus políticas, que a poder ser no interfiera en su territorio, y Equo podría serlo.

De cara a las próximas europeas parece que se mantiene la incógnita de si habrá de nuevo alianza IU-ICV. Si no la hay, imagino que querrán un proyecto lo suficientemente fuerte como para garantizar representación. En el año 99 ya lideraron la candidatura «Los Verdes – Las Izquierdas de los Pueblos«, que con parecidos componentes a los que tiene hoy Espacio Plural (ecologistas, de izquierdas, e identitario) se quedaron a las puertas del Europarlamento. Quizá hoy estén en condiciones de plantear algo parecido.

IPV apuesta por integrar un nuevo partido en el Pais Valencià, junto con Els Verds Esquerra Ecologista y Equo. El partido resultante por tanto no se disolvería en Equo, sino que buscaría también una interlocución uno a uno. Iría un paso más allá, puesto que sería el único referente de Equo dentro de la Comunidad Valenciana. Quienes proponen esto consideran que este mismo tipo de relación de igual a igual sería aplicable para otros territorios, si quisieran, dando lugar a un sistema de partidos independientes federados a Equo. La apuesta electoral de IPV es estratégica y se llama Compromís. Cabe pensar que quieran llevarla también a las europeas.

IV en Mallorca tiene una visión similar. Prefiere mantenerse como partido independiente antes que disolverse en Equo, y así lo proponen. «Establecer marcos de afilición y dirección bilaterales entre ambas organizaciones, y la no disolución de los partidos de ámbito autonómico dentro de Equo». Su estrategia electoral pasa también por alianzas electorales como primera opción.

Tanto el nuevo espacio político andaluz en torno a Paralelo 36 como Espazo Ecosocialista en Galicia tienen estrategias en apariencia similares, yendo hacia un modelo de Iniciativa ecosocialista, andalucista o galleguista, y buscando alianzas al estilo Compromís. Estos días se presentaba la propuesta de «un nuevo espacio político andaluz«, con gente proveniente del Partido Andalucista, de IU, y de la corriente de Equo Andalucía denominada Andalucía Ecológica, que aspira a una vinculación a Equo estatal similar a la planteada desde Mallorca o Valencia.

A la asamblea constituyente de Espazo Ecosocialista acudieron miembros de Compromís, IV, e ICV. «Compromiso X Galiza» es el nombre que le dan a una iniciativa de cooperación plural de izquierdas, términos similares a los utilizados en otros territorios.

¿En qué afecta esto a Equo?

En Catalunya hay un debate latente. El acuerdo de colaboración entre Equo e ICV no trata la creación de asambleas allí. Equo Catalunya ha querido echar a andar igual que en otros territorios, y esto ha supuesto una molestia considerable para ICV. En Cataluña Equo no tiene «mesa territorial» sino «comisión de coordinación», y se exploran vías de colaboración entre afiliados de ambas formaciones.

En el Pais Valencià, IPV no tiene intención de desparecer pese a ser un partido firmante del 4-J (salvo si se refunda en un nuevo partido). El próximo Congreso de Equo decidirá si acepta o no este tipo de relación. Ahora los afiliados de IPV pueden participar en las dinámicas cotidianas de Equo. Hay un número relevante de verdes en el País Valencià que no se han sumado o que han dejado el proyecto en los últimos meses esperando a que Equo se defina a este respecto, tanto en discurso como en organización.

IV en Baleares tampoco quiere disolverse, y aspira a ser la referencia de Equo en todas las Baleares, lo que provoca cierta incomodidad dentro de Equo Menorca. En Galicia el número de personas implicadas en Equo ha disminuido a raíz de la aparición de Espazo Ecosocialista. En Andalucía la propuesta de creación de un espacio sociopolítico ecoandalucista no ha provocado indiferencia.

El hecho de que existieran partidos independientes dentro de Equo tendría trascendencia, porque pondría en tela de juicio el modelo propuesto hasta ahora. Se pasaría de la dinámica de ser «un partido de personas» a ser «un partido de partidos». Ya no serían los afiliados quienes discutieran los posicionamientos estatales, sino que serían los representantes de los partidos quienes llegasen a un acuerdo entre sí. Esto está relacionado estrechamente con el debate sobre democracia representativa: un Congreso de delegados encajaría mejor con un modelo de «partido de partidos», mientras que un Congreso de afiliados encajaría mejor con un «partido de personas».

Estos debates tienen también influencia sobre las elecciones europeas de 2014. Podría plantearse una papeleta «Equo + Espacio Plural», a modo de actualización de la apuesta del 99, con los argumentos de la necesidad de generar un amplio frente común desde la izquierda a las políticas neoliberales. Esa posible lista sería de nuevo una «lista de partidos», en la que los puestos se negociarían, y tendría difícil encaje con el modelo de primarias habitual en Equo. Por otra parte, y dados nuestros resultados electorales, estaríamos en mala posición para negociar puestos.

En general, este debate pone sobre la mesa varias cuestiones de calado: la relación entre partidos un partido que defiende una nueva forma de hacer política y partidos ya existentes dentro de un espacio ideológico similar; la lógica de querer mejorar resultados agrupando a cuantos más partidos mejor, incluso aquellos con los que no hay una vinculación aparente, frente a la lógica de la consolidación de un espacio propio relevante; y también las dinámicas de la negociación entre partidos como contraposición a la negociación entre personas.

28 comentarios en “El ecosocialismo, sus partidos, el factor identitario, y su relación con Equo

  1. Abraham

    Para los ciudadanos que tenemos claro que las decisiones de los políticos nos afectan día a día. Y que, por tanto, nos importa la política. Y, en mi caso, sin haber participado nunca en ningún partido… EQUO, desde su manifiesto primero, es un empujón, un aire fresco, otra cosa diferente, lo que hacía falta para iniciar un camino alejado de más de lo mismo. Una vía para que muchos construyéramos. Y creo, sinceramente, que esa es la mejor opción: buscar lo que nos une, que además es lo que más afecta a la economía, la sociedad y el medio ambiente, y dejar las pequeñas diferencias.

    Os hago una pregunta: ¿Alguien cree que hablar de divisiones, corrientes, disputas, puestos, nos distinguen de alguien? ¿motivan a alguien a sumarse a EQUO, a un proyecto por construir?

    Para mí EQUO es de las personas para que las personas puedan hacer política e, igualmente, cada persona puede elegir cómo hacerla: en un partido asociado, en una corriente, en una coalición… Cabemos todos y debemos construir todos un camino de EQUIDAD SOCIAL Y ECOLOGÍA. Para mí eso lo resume todo y no necesito ninguna etiqueta del pasado, de los que que ya tienen o han tenido experiencias políticas o de os que estudian historia. Con todo mi respeto a todas las personas, hagamos realmente algo nuevo para tener resultados nuevos.

    Y como dice un amigo mío si esto no sale bien, no pasa nada, será porque la sociedad actual no lo quiere, no lo necesita o no lo ve.

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola Abraham,
      Hay una cuestión sobre la integración de los partidos que es peliaguda, que es la «exlusividad». Pongamos que un partido asociado forme parte de Equo. En el ámbito de ese partido, ¿tendría exclusividad? Es decir, si yo soy de esa ciudad o autonomía y quiero formar parte de Equo sin formar parte del partido local, ¿podría?

      Responder
  2. Borja BC

    Hola Rafa!
    Sé que estás familiarizado con ello, así que al tomate:
    – La política se ha venido pensando últimamente en el esquema (framework) de teorías de la justicia. Bien, aquí las posturas se dividen en: no igualitaristas (Nozick, me resulta casi imposible pensar en ninguna otra teoría de la justicia más o menos relevante aparte de ésta, si no nos movemos al campo de la teoría económica, claro) e igualitaristas (absoutamente todas las demás en las que uno pueda pensar: Dworkin, Sen, Rawls, Cohe… pero da igual, el debate sólo tiene lugar entre distintos tipos de igualitarismo).
    – Obviamente no creo que dentro del ecologismo haya demasiados nozickeanos. Más bien diría que si hay alguno, es que anda el tipo un poco despistado. Bien, o sea que la amplísima mayoría somos igualitaristas; o sea, progresistas, o «liberals», o lo que sea. Supongo que dar el paso al «socialismo» depende simplemente de cómo se define el socialismo. Si es simplemente creer que algún tipo de igualdad (income, wealth) es buena, no creo que nadie se desapunte.
    – Mi único punto es que me parece que quizá el debate sólo se puede resolver si cada uno de los que participamos en él (en el debate) entendemos lo mismo por socialismo, ecologismo, etcétera. Si en la Univerde pasáramos una encuesta preguntando algo así como «le gustaría a ud. que hubiera una mayor redistribución (de rentas laborales, de otras rentas, de riqueza, lo que sea) en España??», me sorprendería mucho que el rdo. no fuera abrumadoramente positivo. De lo contrario… bueno, de lo contrario quizá el que ande un poco despistado sea yo… xDDDD
    Un abrazo muy gordo Rafa!

    Responder
    1. Rafa Font

      Tocas un punto crucial y muy difícil de solventar: las definiciones, y si entendemos todos lo mismo. Más bien creo que usamos las mismas palabras, cada uno con su propia definición, y así es muy complicado ponerse de acuerdo. Esto me recuerda al debate «conferación vs federación»: había gente tirándose los trastos a la cabeza por ser «confederal» o «federal», y luego cuando explicaban sus idea en detalle, eran iguales.

      En vez de poner de acuerdo a la gente sobre el significado de las etiquetas, me animo más a abandonarlas, a ir a los temas concretos como el que tu planteas. Ahí es más sencillo llegar a acuerdos, sin importar qué etiqueta te pongas, y es donde se demuestra que compartimos un montón de ideas.

      Saluda a Nozick «el despistado» de mi parte 😉

      Responder
  3. Antonio Alarcón

    Como siempre, me gusta su tono y su trabajo, señor.

    Yo lo tengo claro… hay mucho trabajo que hacer… pero yo quiero un partido de personas, porque quiero un Estados para personas.

    A lo tico,.. Pura Vida Rafa!

    Responder
    1. Antonio Alarcón

      Manada (definición de la Wikipedia tuneada por mí): está constituida por un gran número de agentes simples que interactúan entre ellos y con su ambiente. Su comportamiento colectivo es decentralizado y auto-organizado. La manada actúa como una unidad en movimiento conjunto, pero su función emerge del comportamiento no coordinado de individuos que buscan su propio bienestar.
      En la manada cada individuo se encuentra espontáneamente y según sus aptitudes desempeñando funciones diferentes durante breves períodos. Cada individuo puede ser líder durante unos instantes o centro o puede ser el borde más expuesto durante unos momentos hasta que otro individuo naturalmente toma el relevo…

      La manada no puede actuar con agilidad y precisión, pero tiene grandes poderes de expansión y de agregación.
      Nuestro cerebro sincroniza estímulos espontáneamente: cuando algo “tiene sentido” se produce una conexión; cuando no lo tiene, no se produce. La conexión implica “atención” en conjunto aunque no tiene porque llevar a una decisión conjunta.

      Catalizador (definición de la Wikipedia tuneada por mí): El término catalizador se utiliza para designar a aquel agente o aparato que sirva para acelerar un proceso específico. En química los catalizadores son pequeños conjuntos de moléculas que alteran la velocidad de una reacción, acelerándola (o retrasándola). A través de los catalizadores se necesita menos energía para un cierto proceso. Los catalizadores amplifican la potencia, la dirigen. Son grupos pequeños y ágiles que encauzan la “atención conjunta”. No están compuesto por más de 20-50 moléculas.

      4 – Nuestras relaciones no han de ser horizontales, sino meritocráticas, en el buen sentido del término: méritos siempre en construcción a partir de las experiencias y del trabajo. Somos todas diferentes. Por esto las fuerzas se concentran alrededor del “trabajo hecho”, teorías-puestas-en-práctica, modos de vida y no de fantasías y opiniones.
      No nos define nuestra identidad, nos definen nuestros resultados.

      Nota:
      la horizontalidad puede llegar a ser una falacia: como Michel Bauwens, entre otros muchos, ha más que demostrado, en un grupo un 1% ejecuta, un 9% ayuda y un 90% parásita, se queja y tira hacia abajo (p.d.: éstos son los que no han venido llorados de casa para los que parafraseamos un consejo de Paul Arden, mago del marketing: la energía es el 75% del trabajo; si no tienes (o no puedes), sé amable).

      5 – Por esta misma razón defendemos la atribución (también en lo anónimo; o sea, en la imposibilidad de atribuir cuando quién “hace” así lo quiere): el empoderamiento y autonomía individual crean grupos sanos, donde cada miembro puede aportar según sus habilidades, sus posibilidades y conocimientos en cada momento de su historia personal, siendo reconocido y respetado por ello. El reconocimiento de la comunidad y del mundo exterior es cuidado e identidad y te permite liberarte de la frustración y del ansia de afirmación para serenamente dejar libre el fruto de tu trabajo.

      Responder
      1. boronat Autor

        Estoy bastante de acuerdo en general, con una discrepancia: no creo que el 90% «parasite». Más bien me parece que son «pasivos», «lectores». Creo que todos somos parte del 90% en alguna ocasión, dependiendo del contexto. Yo en Equo soy del 9% o del 1%, pero en otras organizaciones no dedico tanto tiempo, sólo leo alguna cosa, o hago algún comentario esporádico (o pago la cuota), esa contribución escasa, pero positiva.

        Responder
  4. Antonio Alarcón

    Notas para una r-evolución 2 (versión 1.0): Segunda fase: vicios vs nuevas virtudes tácticas
    De Simona Levi

    No es que esté deacuerdo plénamente con todo este texto,.. pero tiene reflexiones cañeras… del trabajo de un colectivo político.

    Responder
  5. Xavier Mayoral

    España la «diferente y olé», y aún queremos potenciarla más? Con todos mis respetos a quien sea, pero en…este país que ya no sé ni cómo llamarlo, las izquierdas (las que no han cambiado ni cambiaron a lo largo de la reciente historia pos constitucional) han visto la posibilidad de su supervivencia en el nacionalismo, algo -si es que no estamos en el ocaso de las ideologías-, ya que todo, absolutamente todo es apunta a partidos piramidales alejados de las estructuras horizontales.

    La representación de un partido a través de delegados no significa otra cosa que el vetusto centralismo democrático comunista, y como no se les puede escapar nada en sus fines, muy lejos estos de los que decía -en un pasado muy cercano- Equo, hasta este ha cambiado muchísimo en el ideal del valor insustituible de las personas, de una persona cualquiera que puede aportar más y de mejor manera que toda una dirección del partido.

    El centralismo democrático imperante en formas y hechos -«oculto» a veces por campañas en las redes sociales y en los medios- se pueden comprobar en las dinámicas internas de trabajo donde todo se hace para subir y mantener -sin dar razones democráticas como entendíamos en la Coordinadora Verde- a miembros del mismo partido que de hecho desarrollaron el centralismo democrático para volver a entusiasmar-engañar a la mayoría afiliada y tenerla solo de base para que pueda sostenerse en esa pirámide que enmudece y aplasta al de debajo porque no interesa tenerlo muy informado no sea que alguien salga «respondón».

    De hecho, querido Rafa, todo lo que nos cuentas es solo la parte «espectáculo» de los movimientos de ICV por otras autonomías porque Mónica Frasonni y quienes más sean del PVE – no todo, porque todo tampoco se entera que está pasando en España con el movimiento de los eco socialistas y las izquierdas, se horrorizarían- .
    Es cierto que hasta hace poco, hablar de los verdes en España no parecía nada serio ni eficaz en la política, y por tanto el PVE no creía en nosotros. Pero su descreencia ha venido solo medida por los resultados electorales y no porque conocieran a fondo el porqué de las cosas y por donde tenían que empezar con las «amputaciones» para sanear es campo verde.

    Cuando empieza el Movimiento de Hondarribia con la firme resolución que habría que re-empezar el movimiento verde desde cero y sin las lacras de pasado fundamentadas en la libre adscripción a la misma y el libre abandono de la misma. Este movimiento verde llamándose luego Coordinadora Verde para tener «un cuerpo» político y empezar a ensayar la política de manera colaborativa, horizontal, democrática real y transparente, demostrando que 14 partidos verdes de todo el estado si podíamos trabajar de verdad como decía Equo en sus primeras etapas y que luego no tuvieron ni el talante, ni el espíritu democrático ni NADA de lo que si tenía la Coordinadora Verde y que la confluencia con Equo solo ha supuesto una ruina de toda la trabajosa pero ilusionante entrega para construir un movimiento, un partido soberano, con entidad propia y diferenciada de todos los demás partidos.
    Equo como «producción» propia no tenía nada, solo un apoyo ciego a este y una ceguera hacia la Coordinadora Verde. Todo lo que queríamos a través de miles y miles de trabajo se está disolviendo entre tanta sigla.
    Hay posibilidades de recuperar lo que fuimos, pero hay que ser valiente y no meter en el mismo saco a los eco socialista, la izquierda por más «renovadora» que sean -en pactos debe ser y a los nacionalistas que se prestan al juego, pues separados su listón de crecimiento es muy limitado. La permanente escusa de recurrir al diablo del PP ya no vale, tan poco como que imponga todo un Partido Verde Europeo la situación de las mas anti democráticas, vetar un territorio en exclusiva a un pacto de izquierdas y eco socialistas – IU-ICV -. DE QUE VA ESTO?. SI desde la Coordinadora Verde hubiéramos visto esto por una ventana del futuro, no daríamos crédito ni a lo que se vería ni a lo que queríamos.

    Nuestra buena fe e ilusión ha hecho que mordamos el anzuelo, con el peligro inminente, de que de hecho estamos jugando a auto destruirnos, a destruir por lo que empezamos en la Coordinadora Verde: el desarrollo y la expansión del movimiento verde. Hay que decidir, seguir la gran aventura que empezó a dar frutos de realidad o el suicidio político, además de que la historia -porque tuvo y tiene- nos juzgará como los irresponsables engañados.

    Un gran abrazo Rafa,
    Xavier Mayoral

    Responder
    1. boronat Autor

      Hola Xavier,

      Creo que hay una variable muy relevante a incorporar en el análisis de la situación de Equo, y es la gran cantidad de personas nuevas que se han incorporado, que necesitan de unos ritmos y tiempos para saber donde están y sentirse a gusto en ese espacio.

      Esa gente puede perfectamente estar de acuerdo con muchas de las cosas que la Coordinadora Verde hizo, y por eso, aunque requieran de más tiempo, soy optimista en lo que se refiere a la transmisión de esas ideas. Eso sí, va a llevar más tiempo, no va a ser inmediato, es un proceso de aprendizaje compartido.

      Responder
  6. David Hammerstein

    Eco-socialistas, eco-liberales, ecofeministas… todos caben en la definición «verde» de la gran mayoría de partidos verdes europeos. En cambio la definición «socialista» limita la atracción de una fuerza política a personas como yo que nos identificamos con la ideologia socialista y además se vería abocada a luchar con unas fuerzas políticas que ya dominan este espacio. Pocos cuestionan la apuesta por la igualdad social de los partidos verdes europeos que apenas utilizan la palabra izquierda o, menos aún, socialismo. Es cuestión de ser inclusivo o exclusivo, de marcar un espacio político propio o de hacer memetismo de otros. Con el nacionalismo pasa algo igual. Pero obviamente, tener un proyecto propio no es ninguna garantia de éxito, ni mucho menos.

    Responder
  7. OLGA B RODRIGUEZ

    Me ha gustado mucho el artículo, claro, conciso, y muy bien expuesto. El debate es peliagudo y ya veremos lo que sale en el congreso.

    Saludos

    Responder
  8. Pepe Larios

    No voy a entrar en la descripción que haces, solo me referiré a un par de asuntos.
    EQUO en mucho más fuerte que lo que eran Los Verdes en el 99 y el problema de Andalucía Ecológica no solo radica en alguna de sus propuestas discutibles pe. el apoyo a gobierno de PSOE-IULV-CA que acaba de acordar recortes de 2.500 M€ si no en las formas, presionando para tomar decisiones antes del congreso y pretendiendo que cada persona no sea un voto en Andalucía al proponer que el congreso andaluz previo fuera vinculante para toda la delegación andaluza

    Responder
  9. Pau

    Hola Rafa,

    Es una entrada interesante, la que acabas de publicar, porque trata una de las cuestiones que más se está discutiendo en EQUO estos últimos tiempos. Coincido en muchas de las cosas que planteas, pero creo que hay veces que, quizá por falta de información directa, los hechos no son tal y como los presentas. Me ceñiré aquí a IniciativaVerds de Mallorca, porqué es lo que mejor conozco.

    Hacia el final del artículo mencionas que «IV en Baleares tampoco quiere disolverse, y aspira a ser la referencia de Equo en todas las Baleares, lo que provoca cierta incomodidad dentro de Equo Menorca.» Debo decir que esto no es así. IniciativaVerds es un partido que se origina en Mallorca y que actúa como fuerza política únicamente en esta isla. Ahora bien, la realidad de las cuatro islas Baleares es similar y por eso hemos establecido relaciones muy cercanas con fuerzas cercanas del resto de islas. En Menorca, con Equo/Els verds de Menorca i en Eivissa con Equo-Eivissa i Eivissa pel Canvi.
    En ningún momento nos hemos planteado crear IniciativaVerds Menorca o Eivissa, ya que creemos que son las personas de cada lugar las que mejor conocen su realidad política, y por ello las que deben organizarse como mejor les parezca.
    Que quede claro, no nos planteamos hegemonizar nada, sino todo lo contrario. Por poner un ejemplo: constituimos la mesa de coordinación de equo-balears de forma estrictamente paritaria, con dos representantes por cada isla. Hubieramos podido plantear una representación proporcional, que nos hubiera favorecido, pero no lo hicimos porque no es el tipo de proyecto en el que creemos.
    Por otro lado, e independeientemente de las posiciones que tengamos sobre el proyecto Equo, en ningún momento Equo Menorca o Eivissa nos ha trasladado ningún malestar. Al contrario, nuestras relaciones son buenas y fluidas y participamos y organizamos a menudo actos conjuntamente (este sábado en nuestra Escuela de Verano, sin ir más lejos)

    Y precisamente este modo de actuar en Balears es muy representativo de como concebimos un proyecto a nivel estatal: sin que nadie domine a nadie, sin que nadie imponga sus siglas a nadie, sinó que cada uno se pueda organizar como mejor le parezca para contribuir a un proyecto común, necesariamente plural.

    No hay que confundir igualdad con uniformidad. Y tampoco la existencia de partidos (movimientos sociales, o ciudadanos) dentro de Equo implica necesariamente una falta de democracia. Porque cuando planteamos la posibilidad de mantener las organizaciones que quieran seguir existiendo, lo único que proponemos es que las personas de un determinado lugar puedan, libre y democráticamente, organizarse de la manera que encuentren mas adecuada, y que mejor corresponda a su realidad. Ello no debería ser incompatible con trabajar con unos objetivos comunes a nivel estatal.

    Mencionas una cuestión muy relevante, la del lenguaje. A menudo somos víctimas de conceptos que creemos claros y que tienen significados diferentes según quien los eschuche. Para ello nada mejor que, como tu bien propones, ir a lo concreto. Cuando defendemos que IniciativaVerds no tiene porqué desaparecer (si no lo quieren sus bases) no es que planteemos que IniciativaVerds, como ente abstracto dotado de una especia de vida propia imponga su voluntad al resto del Estado. Al contrario, lo que planteamos es que las personas que viven en Mallorca, y deciden democráticamente que la mejor manera de defender los principios y objetivos que compartimos en Mallorca es «X», no venga nadie de fuera a imponer su opinión.

    La soberanía se manifiesta a muchos niveles: local, regional, estatal, europeo, mundial. Y hay que tenerlos presentes y respetarlos sinó queremos convertirnos en autoritarios a fuerza de querer ser superdemócratas y horizontales.

    Un abrazo

    Pau

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola Pau,

      Gracias por tu reflexión.

      Yendo a lo concreto, a mi me parece que la gente que forma parte de Iniciativa-Verds tiene todo el derecho del mundo a organizarse como mejor le convenga, incluso a mantener una legalidad propia si así lo estiman oportuno. Eso a mi como individuo miembro del proyecto Equo, en principio, no me afecta.

      Lo que sí me afecta es el modelo de partido que construye Equo. Un modelo en el que para afiliarse a Equo haya que afiliarse primero a Iniciativa-Verds, ya no me parece tan bien. O un modelo en el que las interacciones se hagan a través de los partidos territoriales y no a través de las personas, es un modelo de partido que choca con mi visión de Equo y de cómo hacer política.

      Una de las vertientes del debate que tenemos sobre la mesa es que haya partidos que tengan la exclusividad de ser Equo en un territorio. En otras palabras, que una persona de Mallorca pueda formar parte de Equo sin formar parte de ninguna otra organización, y que no venga nadie, ni de dentro ni de fuera, a decirle dónde se tiene que afiliar.

      Responder
  10. Emilio Verdu

    Hola a tod@s .

    Me encuentro entre las primeras personas en España que se entusiasmaron y comprometieron al conocer un nuevo proyecto politico llamado EQUO , y lo hice desde mi querida Valencia , y sinceramente , me siento engañado pero que muy engañado , sin embargo he renovado como socio de la Fundacion Equo , y ademas me he hecho afiliado al partido Equo , y la verdad es que lo he hecho pq no quiero perder la esperanza en una organizacion realmente verde que sea capaz de una vez por todas , de ser necesaria para gobernar este pais desde el parlamento Español .

    Tengo muy claro que el futuro sera Verde o no habra futuro , pero lo que no tengo tan claro todavia es si Equo sera esa organizacion verde que tanto necesita España como Europa .

    Querid@s compañeros de viaje , no soy un tonto ni un idiota al que algunos viejos y no tan viejos politicos ( con cierta experiencia maquievelica ) hayan podido facilmente engañar , sino mas bien me siento un romantico verde que se resiste a perder la esperanza de ver algun dia un gobierno en España que necesite del apoyo de una organizacion verde estatal .

    Y digo esto pq estoy completamente seguro de que en el proximo congreso de Julio , los maximos responsables de los Verdes Europeos , los de Equo Madrid , los de ICV , los de la Comunidad Valenciana ( IPV , EVEEPV ) y Cia. ya han determinado lo que Equo sera .

    Y lo que mas me duele es que sigan creyendose que tanto yo como muchos mas que nos entusiasmamos con Equo desde un principio , pq confiamos ciegamente ( o ingenuamente ) en las declaraciones , videos y demas que nos hicieron llegar , seguimos siendo faciles de engañar .

    Y digo yo para terminar , ¿ que diferencia existe entre el engaño y las mentiras de los dirigentes del PP y de otros partidos , y el engaño y las mentiras de los maximos responsables de nuestra organizacion?

    Un sincero y fuerte abrazo y feliz cogreso a tod@s los que como yo se entusiasmaron y confiaron en una nueva esperanza verde ( basada en la sinceridad , la transparencia , la horizontalidad , una nueva forma de hacer politica y una persona un voto ) a la que denominaron EQUO en el estado Español .

    Chao y nos vemos en el congreso para intentar elegir sobre lo que la mayoria ( por no decir todos ) de delegad@s ya han decidido a nuestras espaldas … vale ? …

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola Emilio,

      En muchos sitios los delegados no han sido todavía elegidos. En otros podemos intuir por qué postura se van a decantar, pero no dar por hecho que ya hay una decisión tomada, eso no se corresponde con lo que yo estoy viendo en el día a día de Equo.

      Por otra parte en las votaciones es necesario tener una mayoría de delegados y a la vez una mayoría de afiliados. Y en la ratificación de los documentos votan todos los afiliados. Creo que las garantías de que las decisiones del Congreso reflejen la voluntad de los afiliados de Equo son altas.

      Gracias por seguir ahí al pie del cañón.

      Responder
  11. Maribel

    Es una descripción interesante aunque con cierto maniqueismo.
    ¿Es que los y las afiliadas a los partidos ecosocialistas no son personas?
    No hay una contraposición entre un partido de personas y un partido de partidos, son formas diferentes de organizarse las personas en partidos.
    Los Verdes en Grecia, en solitario, han fracasado absolutamente.
    Europe Ecologie, con sus coaliciones han conseguido por primera vez tener grupo parlamentario propio en Francia.
    EQUO debe ser un revulsivo para todas las personas que se situan fuera del PP, PSOE e IU desde la ecologia y la equidad y promover acuerdos amplios en este sentido.
    Saludos.

    Responder
    1. Rafa Font

      Hola Maribel,

      Hay dos ideas en tu comentario que creo que son independientes.

      Por un lado las estrategias de pactos. Europe Ecologie hizo un pacto (que no una coalición) con el PS en Francia para que ambos retiraran candidatos en diferentes circunscripciones. Eso incluye 2 ministros en el gabinete de Hollande. Pero Europe Ecologie no ha renunciado en ningún momento a su propia marca.

      Por otro lado, el principio «1 persona = 1 voto» implica también una forma de relacionarse entre la gente. Yo quiero hablar contigo y con el resto de individuos, trabajar en conjunto de igual a igual, de todos a todos, en red, estudiar ideas y alcanzar acuerdos. Eso es lo que ocurriría dentro de un partido de personas, bajo una lógica de trabajar todos los afiliados y simpatizantes con todos.

      En cambio, en un partido de partidos, llegaría cada representante del partido territorial y diría: esto es lo que opinamos nosotros y somos 300. Otro diría: esto es lo que opinamos nosotros y somos 30. Y el resultado sería una especie de media de las fuerzas de cada uno. La lógica de este modelo llama a trabajar únicamente dentro de tu propio partido territorial, y no con el resto de gente que comparte el proyecto en el Estado.

      Yo lo tengo claro: quiero hacer política contigo sin intermediarios.

      Responder
  12. Nacho Arozarena

    Hola Rafa..
    Muy de acuerdo contigo en tu propuesta de Equo como partido de personas y no como confederación de partidos.
    Visto tu análisis sobre situación de partidos ecologistas a nivel autonómico, observo que la real competencia sobre la idea original de equo, cuando surgió a finales de 2010, no es otra que la proliferación de partidos de corte nacionalista, ecologista y de izquierdas que ponen el acento en alguno de estos adjetivos dependiendo del territorio al que nos refiramos y que provienen de escisiones del PSOE , de IU, o de los propios partidos nacionalistas o verdes prexistentes.
    Es un hecho que se está configurando una nueva izquierda de tinte nacionalista y ecologista y es ésta circunstancia a la que debemos dar una respuesta desde equo. Entiendo que es un error entrar a analizar lo que sucede en cada uno de estos territorios, ya que la situación es muy cambiante. Parece un tablero de ajedrez donde se mueve ficha casi a diario
    Caben 2 opciones:
    1.) Equo se desarrolla fuertemente a nivel de todos y cada uno de los territorios sin importar cual sea la relación de fuerzas exixtentes y sin perjuicio de pactos electorales en los territorios donde se puedan conseguir ventajas.
    2.) No se define un modelo concreto sino que se va jugando la partida y moviendo ficha según intereses de cada momento.Este es el modelo actualmente imperante

    Responder
  13. maribel

    Continuamos con el maniqueismo. No es en absoluto incompatible la relación entre todo el mundo (la tecnologia lo permite, como tod@s sabemos y practicamos) con una forma de organización que tenga en cuenta la diversidad territorial.
    Creo que algunos os esforzais en encontrar incompatibilidades en donde lo que se podria encontrar es complementariedad.
    En fin!!

    Responder
  14. Emilio Verdu

    Maniqueismo … que significa para ti en este caso maniqueismo Isabel ? …

    Lo que esta claro pero que muy claro para mi , es que no es lo mismo un partido de partidos , que un partido de personas , y creo que Rafa ya lo ha explicado con mucha claridad anteriormente …

    Y digo yo , como le explico a las personas de mi entorno , que formo parte de un nuevo partido verde a nivel estatal , que apuesta por una nueva forma de hacer politica , si mas pronto que tarde van a descubrir que si quieren implicarse , deberan afiliarse a un partido que de nuevo tiene lo que yo de Joven ( y tengo 50 años ) .

    Y por si esto fuera poco , imaginaros la reaccion de estas personas cuando se dan cuenta de que para pertenecer a un partido que se declara verde ( aqui en la C. Valenciana ) antes deben aceptar y defender , por encima de todo , el nacionalismo Valenciano ( es decir , entre otra cosa , la lengua Valenciana por encima de las demas ) …

    Y nos guste mas o nos guste menos , esta es la dura y contradictoria realidad , por lo menos aqui en la Comunidad Valenciana , pues aqui EQUO no existe ( politicamente hablando ) pq aqui su identidad esta en manos de IPV y EVEEPV , que a su vez estan en manos del Bloc , partido que por encima de todo , incluso de los principios verdes , defiende y defendera la lengua Valenciana y los demas » intereses nacionalistas .

    Pero cuando reconoceremos que estos partidos ICV , IPV , EVEEPV Y Cia. ni quieren ni nunca quisieron apoyar , ni integarse ( no con los mismos derechos y obligaciones que los demas afiliados el resto del Estado ) en EQUO .

    Cuando nos daremos cuenta de que lo unico que les interesa a estos partidos es aprovecharse de una nueva organizacion politica para escudarse detras de ella y asi entre otras cosas ( como beneficiarse en las citas electorales , donde por ellos mismos no podrian alcanzar buenos resultados ) poder lograr nuevos afiliados que no se afiliarian a sus correspondientes partidos de otra manera …

    En fin , como puedo pedir confianza en las declaraciones e intenciones de Equo , a personas que ya confian ( y mucho ) en mi , sin dejar ( en el fondo ) de sentir que les estoy engañando , como antes me engañaron a mi y a otr@s compañer@s de viaje .

    Ah … y gracias , muchas gracias a ti Rafa , por tu valiosa dedicacion e intencion en la defensa de los vedaderos intereses de EQUO … :))

    Un calido abrazo … y feliz Finde a tod@s … :))

    Responder
  15. Emilio Verdu

    Maribel no son descalificaciones sino observaciones y reflexiones que provienen de mi experiencia , y te pueden gustar o no , pero eso no cambiara la realidad .

    Y como no se construye nada positivo , con valor y duradero en el tiempo , es ocultando o ignorando la realidad cuando asi nos interesa , e intentando descalificar a quienes desde su propia experiencia tan solo intentan describir lo que perciben , con la unica intencion de poder mejorar lo mejorable .

    Y por favor Maribel , no confundas descalificacion con descripcion . :))

    Un abrazo y feliz Semana a tod@s . :))

    Responder
  16. María

    Interesante los comentarios, y raros en internet -una pena que estos no hayan continuado después de celebrado el congresode EQUO-.
    Pero claro,siempre parece estar presente el servil apoyo del ojo del gran hermano para fastidiar un diálogo interesante,la Maribel de turno.
    Los comentarios de Maribel se parecen mucho a otros que aparecen en debates ,foros,facebook, : carecen de argumentos: descalifican las posturas críticas: tienen miedo al debate :se comportan como los ciegos militantes de viejos partidos: ¿los manda la organización? ¿tienen encomendado ese papel? Cuántas organizaciones han fracasado torpedeadas por los siervos de GH

    Responder

Responder a Rafa Font Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *