Archivo del Autor: admin

Centro derecha y ecologismo

El enfoque habitual del ecologismo viene de la izquierda. Sin embargo hay también quien en el centro derecha reivindica su propia voz para defender el medio ambiente. No considero al PP creíble como partido cuando habla de ecologismo (ya puestos, ni siquiera lo considero centro derecha). Pero sí que me parece valioso conocer mejor las ideas y las personas que en su entorno ideológico reivindican lo verde, no sólo de palabra, sino desde su práctica profesional. 

Hace poco la eurodiputada del PP Isabel Benjumea organizó una charla sobre “La vocación ecológica del centro derecha en la transformación de Europa“. Participaron ponentes a quien sigo, como Luis Quiroga, Toni Timoner y Miguel Angel Quintana Paz (ver un artículo anterior), y otros a quien no conocía, como la propia Benjumea, Luis Torras (participa en un fondo de inversión relacionado con agricultura y agua),  y Mario Garcés (diputado).

¿Por qué está hablando el centro derecha de ecologismo?

Los ponentes quieren tomar la inciativa en el tema y desarrollar un programa:

  • Benjumea : “El centro derecha no tiene la iniciativa [sobre el medio ambiente]. Solo responde a los postulados de la izquierda“.
  • Quiroga: “Nos falta una narrativa dentro de la derecha en España que estructure un programa ambiental.”

El punto de vista conservador

Los ponentes defienden que los conservadores son los que están mejor equipados para el conservacionismo, y catalogan a la izquierda como “extraña” a este concepto, del que se quiere apropiar.

Garcés compara la sociedad de EEUU (de conquista: quien llega primero se queda con el petróleo) con la de Reino Unido (conservacionistas puros). Y sitúa al ecologismo español que “surge como minifundio de protesta frente a obras, continua en una segunda oleada con Greenpeace y Ecologistas en Acción, y más cercano se vincula a la creación de Equo“. 

Se cita en varias ocasiones el libro del inglés Roger Scruton “Green philosophy, how to think seriously about the planet” que precisamente aborda el ecologismo desde el enfoque conservador.

La sociedad civil

Todos los ponentes reivindicaron el rol de la sociedad civil. Estas frases son de Isabel Benjumea:

  • “¿Como podemos empoderar a la sociedad civil para ser protagonista?”
  • “Las decisiones top-down no han funcionado bien. Hay que empoderar a la sociedad civil”. 
  • “¿Tenemos ese tejido de sociedad civil -no politizada- que pueda aplicar el patriotismo para defender el medio ambiente”?

Entrando en detalle, quizá se pueda discutir que ¿acaso no es ya protagonista la sociedad civil? Creo que la sociedad civil va por delante de los partidos verdes en cuanto a movilización y debate. Quizá esta sociedad civil activa está “politizada” (cosa que Benjumea ve mal, pero en la izquierda se ve bien). Los ponentes echan a faltar sociedad civil vinculada a sus ideas.

Quintana Paz insiste en este centro derecha que por momentos me parece “anarka”: “El monstruo sería tener un gobierno global: burocracias alejadas del control democrático de la gente”.

Donde podemos estar de acuerdo

Quintana Paz se pregunta quien vota a los verdes en Europa, y dice “gente que está preocupada por los principios éticos“. Dice que el medio ambiente no debe reducirse sólo a la gestión, a los impuestos o a lo económico. Que hay que tener una ética de agradecer el legado de las generaciones pasadas y también de dejar buenas cosas a los herederos. Para Quintana Paz este mensaje ecologista (cuidar el mundo que les dejamos a los herederos) es el que mejor llega al público conservador.

Creo que era Luis Torras quien le mandaba un recado a la izquierda: “Hay que hacer entender al centro izquierda que hay que unir sostenibilidad económica a la sostenibilidad ambiental“. Esta frase da por hecho que el centro izquierda no entiende esta idea, lo que es discutible. Pero en el fondo estamos de acuerdo.

Quiroga por su parte le da un toque a los socialistas: “En Reino Unido los laboristas han sido los más desarrollistas industriales“. De nuevo, estamos de acuerdo en la crítica, también en España.

Torras se posiciona a favor de un impuesto al CO2. No como mejor medida, pero sí como posible “second-best para evitar externalidades”

Garcés apuesta por las colaboraciones público-privadas, con este argumento: “No se puede dejar en manos de lo privado porque no tienen incentivos, pero tampoco todo en manos de lo público.”

Donde quizá no estemos de acuerdo

Donde quizá discrepemos es en la siguiente asociación de ideas que hacía Torras: enlazar la virtud y la ética con la propiedad y la competencia. Propone asignar un valor económico a los recursos naturales para protegerlos porque “los precios de mercado limitan y acotan conductas, y deben contener las externalidades“. Para varios de los ponentes la fórmula para abordar los problemas ecológicos es “propiedad, mercado y competencia”. “La economía de mercado y el medio ambiente no son incompatibles”, dice Garcés.

Si queremos reventar un posible acuerdo entre centro-derecha y verdes, quizá lo podamos hacer diciendo sólo dos palabras: “emergencia climática”. No es una cita literal, pero interpreto que Quiroga tiene miedo de que la izquierda lidere políticas ambientales porque “hablarían de emergencia para aprovechar y meter otras políticas que no tienen que ver”. Me quedo con la duda de saber cuales son esas políticas.

Merece la pena seguir hablando de esto

En varios países europeos Los Verdes están llegando a puntos de encuentro con el centro derecha. En este artículo he subrayado algunas de las ideas donde, en principio, y sin un análisis exhaustivo, podría haber solapamiento entre los postulados de ambos. A la vez, hay enfoques que son separadores, quizá líneas rojas. En cualquier caso me parece interesante continuar esta conversación.

Aprende a hacer política verde sin quemarte en el proceso

<Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos/as pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que alguna vez lo han logrado. Margaret Mead.>

Si eres de esas personas que no se rinden con facilidad, que se implican con honestidad en los procesos, en las tareas necesarias para hacer crecer un  proyecto como el nuestro que lleva su tiempo y  esfuerzo individual y colectivo. 

Si crees en los liderazgos compartidos, y en la fortaleza que supone trabajar por un bien común.

Si ves como creces día a día políticamente, gracias a  tu activismo y compromiso y consideras que tienes mucho que aportar, ha llegado el momento lógico de tener ambición política; la Ecología Política necesita de más personas que la representen en las instituciones.

Tú sabes, por tu experiencia vital, por tu formación, profesión, y por tu implicación, que tienes cualidades, pero tal vez, tienes muchas dudas, lagunas e inseguridades. Son normales: no somos profesionales de la política, tenemos otras ideas sobre lo que tiene que ser una persona política. Enfrente tenemos a las  grandes empresas con sus departamentos de marketing. A los partidos tradicionales que utilizan su maquinaria apisonadora dentro y fuera de las instituciones. Y a esos “políticos de toda la vida” que tan bien conocen el sistema. 

Superando nuestros miedos y sesgos será más fácil ocupar el espacio político que nos corresponde. Y para eso, necesitamos formarnos vivencialmente, como opuesto a teórico. Cierto es que en cada proceso electoral, interno y externo, venimos aprendiendo mucho sobre diferentes ámbitos: sobre el funcionamiento de las distintas administraciones, sobre comunicación, redes sociales y medios. Hemos aprendido con y de las personas y colectivos con las que hemos trabajado en cooperación política, y un largo etcétera que nos ha ayudado a enfrentarnos a nuestras carencias.

Si has leído hasta aquí, es tu momento. ¿Quieres ser coportavoz, presentarte a próximos procesos electorales dentro o fuera del Partido, presentar candidatura en las próximas municipales, autonómicas o estatales, te gustaría representar a la Organización en charlas, debates, entrevistas…? 

Para apoyarte en el proceso te invitamos a participar en: 

Las sesiones de mejora individual para potenciar habilidades y actitudes.

Ofrecemos una beca para 5 personas que formen parte específicamente de las Redes  Transversales (Red EQUO Mujeres, Red Equo Joven, Red EQUO LGBTI+ , Red Equo Derechos Animales), que teniendo potencial no tienen recursos monetarios para realizar un proceso de mejora en capacidades que le permita expandir sus mensaje verde. Siendo conscientes de la situación económica actual tras la crisis sanitaria, queremos invertir en nuestras compañeras, compañeros y compañeres que tanto potencial tienen. Carles y yo asumiremos el coste de la capacitación/formación individual (1.000€).

Las personas seleccionadas recibirán 3 sesiones de 1 hora aproximadamente enfocadas a mejorar diferentes áreas personales, según las capacidades iniciales de cada persona.  

Por ejemplo: comunicación verbal y gestual, superación de miedos e inseguridades o visibilización. Aquí tienes algunos ejemplos de lo que se puede trabajar: https://capacitador.info/es/mejora-individualizada/

Si tus recursos económicos te lo permiten, te animamos a participar igualmente en el proceso formativo, en este caso, remunerando tú personalmente las sesiones individuales de potenciación personal, que es una inversión asegurada, también, para tu desarrollo personal y laboral. 

Las sesiones corren a cargo de Carles Porcel, especialista en comunicación y capacitación y simpatizante de las políticas verdes.

Para hacer la solicitud, escribe a Carles Porcel en carles@capacitador.info indicando cuáles son tus aspiraciones políticas (concejala, cargo orgánico, etc.), la motivación que te lleva a solicitar la ayuda de mejora, cuáles crees que son tus potencialidades, cuál es tu experiencia política, qué crees que puedes aportar a EQUO y cualquier otra información que nos permita hacer una buena evaluación. 

Las solicitudes se recibirán hasta el 31 de diciembre de 2020 a las 12:00 hora peninsular. Se dará a conocer las personas seleccionadas antes del 9 de enero de 2021.

Qué se cuece en la Equomunidad – Julio 2015

En la preparación para las elecciones generales, la elaboración y puesta al día del programa electoral de Equo vuelve a tener protagonismo, y con ella, la Equomunidad. Una herramienta que, aunque cojea desde su creación, es nuestro baluarte principal para el trabajo colaborativo. Hago en esta entrada un repaso a las cuestiones más interesantes que se mueven en la Equomunidad en estos días.

El programa electoral ya tiene un índice definido. ¿En qué sección quieres colaborar?

El índice del programa es el primer resultado del trabajo coordinado por Maite Pozo y Carlos Martins. Tiene 3 grandes áreas: Democracia y sistema político; Políticas para el buen vivir; y Transición ecológica de la economía, a su vez divididas en 11 capítulos y 64 secciones. Encuentra la sección en la que más te gustaría colaborar en el índice completo en la Equomunidad.

¿Cuando vamos a interactuar con las asociaciones?

Algunas personas demandan interacción con la sociedad civil desde el primer momento para configurar el programa. En el planning de trabajo existe un plazo para ese contacto con las asociaciones, pero antes se persigue tener un primer borrador interno. Puedes sugerir con qué personas se ha de contactar, con qué organizaciones, y qué documentos se han de tener en cuenta para configurar el programa en este enlace: “Cuestionarios para la redacción del programa“.

¡A los wikis!

El programa se irá redactando de forma colaborativa en los wikis de la Equomunidad. Allí se irán recogiendo aportaciones y configurando los documentos paso a paso. Los wikis están en cada una de las áreas temáticas:
Democracia y libertades, coordinados por Sergio Aguilar
Derechos y equidad, coordinados por Rosa Martínez
Transición ecológica de la economía, coordinados por Aitor Urresti.

Los wikis estarán abiertos hasta el 25 de julio. ¡Busca tu tema favorito y participa!

Si los espacios de confluencia funcionan, el rol de los partidos cambiará.

Las elecciones municipales tuvieron por protagonistas a las candidaturas de confluencia: Ahora Madrid, Barcelona en Común, la Marea Atlántica, y otras donde la gente fue suficientemente generosa e inteligente como para armar una candidatura unificadora y ganadora. En otros Ayuntamientos se ganó menos, o no se ganó nada. ¿Funcionará también en las generales?

El reto que tienen por delante Colau, Carmena y compañía es, además de demostrar a la opinión pública que funcionan, hacer que las confluencias rindan también en el día a día, en las pequeñas cosas que no salen en los medios. En la medida en que lo consigan contribuirán a una opción ganadora para la Moncloa, y a la vez le clavarán una estocada a la vieja forma de hacer política basada en partidos.

Las candidaturas ganadoras cuentan, entre otros, con los tres partidos estatales de izquierda: Podemos, IU y EQUO. Pero lo que cambia las cosas sustancialmente es la presencia de gente independiente. Si sólo fuese una coalición entre partidos correríamos el riesgo de llegar a acuerdos entre cúpulas, lo que no ofrece ninguna novedad. La presencia relevante de los independientes imposibilita esa dinámica entre cúpulas, la hace inviable porque de otra manera quedarían marginados y se caería el proyecto. Es lo que lo cambia todo.

Cuando haya que tomar decisiones habrá que contar con todas aquellas personas que forman parte de la candidatura, como individuos, y no como miembros de una u otra organización. El partido político tradicional, dentro de una confluencia, pierde la exclusiva de la voz política: ya no hace falta pertenecer a uno para participar.

Dentro de un espacio de confluencia estable me cuesta imaginar que la toma de posiciones esté basada en lo que opinan los partidos como tales. Me resulta mucho más natural pensar que el debate esté basado en lo que piensan cada uno de los individuos que participan. Que, a su vez, formarán parte (o no) de un partido político y por tanto estarán transmitiendo unas determinadas ideas. Y las posiciones de los partidos podrán ser tenidas en cuenta (o no) por las diferentes personas. Pero el debate será entre personas y entre ideas, y no entre partidos.

Quienes participen en los espacios de confluencia, ¿tendrán tiempo para seguir a la vez las reuniones y listas de correo de su partido? Quizá no. Quizá debamos repartirnos, unos en la vanguardia confluyente peleando el día a día, y otros en la retaguardia del partido metidos en la reflexión de fondo alimentando a los primeros.

Si los espacios de confluencia funcionan, el rol de los partidos cambiará. Para eso es imprescindible la presencia de la ciudadanía independiente, que es quien provoca que cambien las reglas de juego. La articulación de estos espacios de confluencia, especialmente en Madrid y Barcelona por la resonancia que tienen, es, para mi, la clave de esta nueva legislatura municipal.

¿Qué es el Estado Islámico? – Un evento de EQUO Bruselas

El jueves 28/5 Equo Bruselas y Die Grünen Brüssel reunimos a 90 personas en una charla introductoria sobre el Estado Islámico a cargo de dos expertos en Oriente Medio.

Joost Hiltermann pertenece al think tank “International Crisis Group”, dedicado al análisis y a la recomendación política acerca de conflictos por todo el mundo. Presentó la historia de ISIS, cómo evoluciona desde Al-Qaeda y cuales son las diferencias. Para él, el Estado Islámico es un movimiento más político que religioso. Explicó cómo se nutrió del fracaso del proceso de paz en Iraq, y cómo se aprovecha de la debilidad del ejército iraquí. Hizo hincapié en el apoyo popular que tiene ISIS, y que por esa razón una acción militar por sí sola no podrá resolver el problema: es necesaria una solución política.

Didier Leroy es un académico vinculado a la Universidad Libre de Bruselas y a la Academia Militar belga. Presentó la estructura de ISIS, con un liderazgo muy marcado en la persona de Abu Bakr al-Baghdadi, y a la vez con mucha independencia de acción por parte de los grupos locales. Exploró el aspecto psicológico de quienes se unen al Estado Islámico, en busca de una identidad. Señaló que la estrategia de ISIS está basada en la conquista territorial entre Baghdad y Damasco, y que no tienen interés en atentar en Occidente. Aunque si algún terrorista solitario lo hace, para ISIS son puntos extra. Analizó la situación política de los países de la zona, que según él tienen otros asuntos para ellos más importantes que ISIS.

Fuente: The Telegraph

En la parte de ruegos y preguntas surgieron, por ejemplo, las siguientes: ¿está el Estado Islámico camuflando gente en las pateras para llegar a Europa? Probablemente no, porque podrían hacerlo en avión más cómodamente, como están haciendo los que viajan de Europa hacia Siria y vuelta. ¿Alguna recomendación sobre libros para informarse sobre el tema? Al ser un tema muy novedoso no hay libros que lo traten en profundidad, también por la razón que apenas se deja a los investigadores realizar trabajo de campo. La sugerencia fue buscar a los periodistas de guerra que están asumiendo los riesgos de estar sobre el terreno y siguen informando.

Didier Leroy

La sala estaba llena. Anunciamos el evento en Facebook y en dos días teníamos más de 300 personas confirmadas. No enviamos recordatorios, ni hicimos promoción del evento por miedo a vernos desbordados. Ni los alemanes ni nosotros conocíamos a casi nadie de los asistentes, lo que indica que el evento logró salir por su propio interés del círculo habitual de verdes en Bruselas. Si queríamos una forma de llegar más allá de nuestras redes, parece que hemos encontrado un enfoque que funciona.

El tema parece salirse también de los más clásicos verdes, y sin embargo tiene muchos componentes que deben ser familiares para la ecología política: es un tema global, afecta a la convivencia de varias culturas, hay varias minorías oprimidas, y la dependencia del petróleo planea por encima de todo (por ejemplo como una vía de financiación de ISIS). Los Verdes mundiales, europeos, y EQUO en particular hemos de desarrollar posicionamientos sobre la situación en Siria e Iraq y el Estado Islámico. Quizá lo que nos falte sea un mejor conocimiento del tema.

Llenamos la sala casi sin promoción, pero ¿es ese nuestro límite de alcance? El evento siguió un modelo clásico: dos hablan, 90 escuchan, al final hay un turno limitado de ruegos y preguntas. Frente a este modelo, que apenas tiene impacto fuera de la sala, podríamos plantear darle la vuelta al guante y hacerlo hacia fuera: streaming, quizá menos gente en la sala pero equipados con sus ordenadores para replicar el contenido de la charla en las redes, introduciendo en el debate las preguntas desde Twitter, recogiendo preguntas con el hashtag elegido, y con una lista de periodistas especializados invitados a seguir la retransmisión. Ahí quedan como ideas para el próximo evento.

PS: Dos periodistas que cubren este conflicto son Mikel Ayestarán y Antonio Pampliega.