Archivo del Autor: admin

Qué se cuece en la Equomunidad – Julio 2015

En la preparación para las elecciones generales, la elaboración y puesta al día del programa electoral de Equo vuelve a tener protagonismo, y con ella, la Equomunidad. Una herramienta que, aunque cojea desde su creación, es nuestro baluarte principal para el trabajo colaborativo. Hago en esta entrada un repaso a las cuestiones más interesantes que se mueven en la Equomunidad en estos días.

El programa electoral ya tiene un índice definido. ¿En qué sección quieres colaborar?

El índice del programa es el primer resultado del trabajo coordinado por Maite Pozo y Carlos Martins. Tiene 3 grandes áreas: Democracia y sistema político; Políticas para el buen vivir; y Transición ecológica de la economía, a su vez divididas en 11 capítulos y 64 secciones. Encuentra la sección en la que más te gustaría colaborar en el índice completo en la Equomunidad.

¿Cuando vamos a interactuar con las asociaciones?

Algunas personas demandan interacción con la sociedad civil desde el primer momento para configurar el programa. En el planning de trabajo existe un plazo para ese contacto con las asociaciones, pero antes se persigue tener un primer borrador interno. Puedes sugerir con qué personas se ha de contactar, con qué organizaciones, y qué documentos se han de tener en cuenta para configurar el programa en este enlace: “Cuestionarios para la redacción del programa“.

¡A los wikis!

El programa se irá redactando de forma colaborativa en los wikis de la Equomunidad. Allí se irán recogiendo aportaciones y configurando los documentos paso a paso. Los wikis están en cada una de las áreas temáticas:
Democracia y libertades, coordinados por Sergio Aguilar
Derechos y equidad, coordinados por Rosa Martínez
Transición ecológica de la economía, coordinados por Aitor Urresti.

Los wikis estarán abiertos hasta el 25 de julio. ¡Busca tu tema favorito y participa!

Si los espacios de confluencia funcionan, el rol de los partidos cambiará.

Las elecciones municipales tuvieron por protagonistas a las candidaturas de confluencia: Ahora Madrid, Barcelona en Común, la Marea Atlántica, y otras donde la gente fue suficientemente generosa e inteligente como para armar una candidatura unificadora y ganadora. En otros Ayuntamientos se ganó menos, o no se ganó nada. ¿Funcionará también en las generales?

El reto que tienen por delante Colau, Carmena y compañía es, además de demostrar a la opinión pública que funcionan, hacer que las confluencias rindan también en el día a día, en las pequeñas cosas que no salen en los medios. En la medida en que lo consigan contribuirán a una opción ganadora para la Moncloa, y a la vez le clavarán una estocada a la vieja forma de hacer política basada en partidos.

Las candidaturas ganadoras cuentan, entre otros, con los tres partidos estatales de izquierda: Podemos, IU y EQUO. Pero lo que cambia las cosas sustancialmente es la presencia de gente independiente. Si sólo fuese una coalición entre partidos correríamos el riesgo de llegar a acuerdos entre cúpulas, lo que no ofrece ninguna novedad. La presencia relevante de los independientes imposibilita esa dinámica entre cúpulas, la hace inviable porque de otra manera quedarían marginados y se caería el proyecto. Es lo que lo cambia todo.

Cuando haya que tomar decisiones habrá que contar con todas aquellas personas que forman parte de la candidatura, como individuos, y no como miembros de una u otra organización. El partido político tradicional, dentro de una confluencia, pierde la exclusiva de la voz política: ya no hace falta pertenecer a uno para participar.

Dentro de un espacio de confluencia estable me cuesta imaginar que la toma de posiciones esté basada en lo que opinan los partidos como tales. Me resulta mucho más natural pensar que el debate esté basado en lo que piensan cada uno de los individuos que participan. Que, a su vez, formarán parte (o no) de un partido político y por tanto estarán transmitiendo unas determinadas ideas. Y las posiciones de los partidos podrán ser tenidas en cuenta (o no) por las diferentes personas. Pero el debate será entre personas y entre ideas, y no entre partidos.

Quienes participen en los espacios de confluencia, ¿tendrán tiempo para seguir a la vez las reuniones y listas de correo de su partido? Quizá no. Quizá debamos repartirnos, unos en la vanguardia confluyente peleando el día a día, y otros en la retaguardia del partido metidos en la reflexión de fondo alimentando a los primeros.

Si los espacios de confluencia funcionan, el rol de los partidos cambiará. Para eso es imprescindible la presencia de la ciudadanía independiente, que es quien provoca que cambien las reglas de juego. La articulación de estos espacios de confluencia, especialmente en Madrid y Barcelona por la resonancia que tienen, es, para mi, la clave de esta nueva legislatura municipal.

¿Qué es el Estado Islámico? – Un evento de EQUO Bruselas

El jueves 28/5 Equo Bruselas y Die Grünen Brüssel reunimos a 90 personas en una charla introductoria sobre el Estado Islámico a cargo de dos expertos en Oriente Medio.

Joost Hiltermann pertenece al think tank “International Crisis Group”, dedicado al análisis y a la recomendación política acerca de conflictos por todo el mundo. Presentó la historia de ISIS, cómo evoluciona desde Al-Qaeda y cuales son las diferencias. Para él, el Estado Islámico es un movimiento más político que religioso. Explicó cómo se nutrió del fracaso del proceso de paz en Iraq, y cómo se aprovecha de la debilidad del ejército iraquí. Hizo hincapié en el apoyo popular que tiene ISIS, y que por esa razón una acción militar por sí sola no podrá resolver el problema: es necesaria una solución política.

Didier Leroy es un académico vinculado a la Universidad Libre de Bruselas y a la Academia Militar belga. Presentó la estructura de ISIS, con un liderazgo muy marcado en la persona de Abu Bakr al-Baghdadi, y a la vez con mucha independencia de acción por parte de los grupos locales. Exploró el aspecto psicológico de quienes se unen al Estado Islámico, en busca de una identidad. Señaló que la estrategia de ISIS está basada en la conquista territorial entre Baghdad y Damasco, y que no tienen interés en atentar en Occidente. Aunque si algún terrorista solitario lo hace, para ISIS son puntos extra. Analizó la situación política de los países de la zona, que según él tienen otros asuntos para ellos más importantes que ISIS.

Fuente: The Telegraph

En la parte de ruegos y preguntas surgieron, por ejemplo, las siguientes: ¿está el Estado Islámico camuflando gente en las pateras para llegar a Europa? Probablemente no, porque podrían hacerlo en avión más cómodamente, como están haciendo los que viajan de Europa hacia Siria y vuelta. ¿Alguna recomendación sobre libros para informarse sobre el tema? Al ser un tema muy novedoso no hay libros que lo traten en profundidad, también por la razón que apenas se deja a los investigadores realizar trabajo de campo. La sugerencia fue buscar a los periodistas de guerra que están asumiendo los riesgos de estar sobre el terreno y siguen informando.

Didier Leroy

La sala estaba llena. Anunciamos el evento en Facebook y en dos días teníamos más de 300 personas confirmadas. No enviamos recordatorios, ni hicimos promoción del evento por miedo a vernos desbordados. Ni los alemanes ni nosotros conocíamos a casi nadie de los asistentes, lo que indica que el evento logró salir por su propio interés del círculo habitual de verdes en Bruselas. Si queríamos una forma de llegar más allá de nuestras redes, parece que hemos encontrado un enfoque que funciona.

El tema parece salirse también de los más clásicos verdes, y sin embargo tiene muchos componentes que deben ser familiares para la ecología política: es un tema global, afecta a la convivencia de varias culturas, hay varias minorías oprimidas, y la dependencia del petróleo planea por encima de todo (por ejemplo como una vía de financiación de ISIS). Los Verdes mundiales, europeos, y EQUO en particular hemos de desarrollar posicionamientos sobre la situación en Siria e Iraq y el Estado Islámico. Quizá lo que nos falte sea un mejor conocimiento del tema.

Llenamos la sala casi sin promoción, pero ¿es ese nuestro límite de alcance? El evento siguió un modelo clásico: dos hablan, 90 escuchan, al final hay un turno limitado de ruegos y preguntas. Frente a este modelo, que apenas tiene impacto fuera de la sala, podríamos plantear darle la vuelta al guante y hacerlo hacia fuera: streaming, quizá menos gente en la sala pero equipados con sus ordenadores para replicar el contenido de la charla en las redes, introduciendo en el debate las preguntas desde Twitter, recogiendo preguntas con el hashtag elegido, y con una lista de periodistas especializados invitados a seguir la retransmisión. Ahí quedan como ideas para el próximo evento.

PS: Dos periodistas que cubren este conflicto son Mikel Ayestarán y Antonio Pampliega.